Autor Tema: Lejos del mundanal ruido (Far From the Madding Crowd)  (Leído 2157 veces)

0 Usuarios y 1 Visitante están viendo este tema.

Desconectado Wanchope

Lejos del mundanal ruido (Far From the Madding Crowd)
« en: 11 de Junio de 2015, 11:05:32 am »
Lejos del mundanal ruido
(Far From the Madding Crowd)


SINOPSIS:
Narra la historia de la bella, independiente y obstinada Bathsheba Everdene (Carey Mulligan), que atrae a tres pretendientes muy distintos: Gabriel Oak (Matthias Schoenaerts), una ganadero ovino, cautivado por su atractiva terquedad; Frank Troy (Tom Sturridge), un apuesto y temerario sargento, y William Boldwood (Michael Sheen), un próspero y maduro soltero.


CRÍTICA: Hacer lo correcto

Nueva adaptación del primer gran éxito literario del británico Thomas Hardy. Publicada originalmente en 1874 en forma de serial mensual de la revista literaria The Cornhill Magazine que, sin embargo, contó con varias revisiones por parte del propio Hardy una vez se publicó de una sentada, ha contado con varias adaptaciones siendo la versión más conocida la película que dirigió en 1967 John Schlesinger con Julie Christie, Terence Stamp, Peter Finch y Alan Bates en los papeles que ahora interpretan respectivamente Carey Mulligan, Tom Sturridge, Michael Sheen y Matthias Schoenaerts.



En un momento dado de la película un personaje le pide consejo a otro, y este simplemente le responde con un lacónico "Haga lo correcto". No siempre es fácil, pero tampoco tiene por qué ser difícil. Eso es lo que parece que ha hecho Thomas Vinterberg en su primer trabajo fuera de su tierra. El propio realizador lo argumenta de la siguiente manera: "Durante toda mi carrera siempre he sido yo, yo y yo, pero en una película de estudio como 'Lejos del mundanal ruido' hay un guión y unos ejecutivos, así que como director ya no eres el rey, sino un miembro de una junta. Me gustó esa sensación de comunidad, así que no fue difícil decidirme por el proyecto. Fue una sensación parecida a la de ser un mercenario, pero en el buen sentido de la palabra".

Aunque dirija alguien con nombre y apellidos, no dejamos de estar ante el presumible relato de época de corte clásico y apariencia británica. O más bien, de pulcra corrección británica en dónde no se le ha dado ningún vuelco particularmente significativo a una obra del siglo XIX cuyo discurso feminista se ha superado ampliamente a principios del siglo XXI. Para lo bueno en su acabado técnico, tan irreprochable como inmaculado es el trabajo de su reparto; para lo malo en su apariencia encorsetada, tan convincente como llegado el caso, conformista. "Hacer lo correcto" es la directriz principal aplicada, por supuesto, con la debida corrección capaz de tergiversar la noción del bien y del mal como axioma aplicable a todas las variables.

Este clasicismo roto ocasionalmente por la exquisita fotografía de Charlotte Bruus Christensen atiende, posiblemente, a esa "sensación de junta" que mencionaba Vinterberg. Es imposible ahora mismo no pensar en 'Downton Abbey', sobre todo por el formato: encajonada en las dos horas de rigor institucional, si algo se echa en falta de 'Lejos del mundanal ruido' es la ausencia de la oportuna pausa, contemplación y regodeo que dote de relevancia o profundidad al ir y venir de Bathsheba Everdene. Y al final, al margen de algunas marcas de agua, un ir y venir tan ágil y válido como lícito resulta enterrar su recuerdo bajo la sensación de ser "un pacto de estado" antes que una consecuencia de una mayoría absoluta.

Nota: 6.5


Lo Mejor:
- La fotografía de Charlotte Bruus Christensen; la solvencia de la producción en sí misma

Lo Peor:
- La sensación a déjà vu

Cinéfilos que agradecieron este mensaje:


Foro de cine - E7A

Lejos del mundanal ruido (Far From the Madding Crowd)
« en: 11 de Junio de 2015, 11:05:32 am »

Desconectado lourdes lulu lou

  • Al mejor Actor
  • **
  • Mensajes: 242
  • Agradecimientos:
  • - Dados: 0
  • - Recibidos: 19

  • Sexo: Femenino
    • Ver Perfil
Re:Lejos del mundanal ruido (Far From the Madding Crowd)
« Respuesta #1 en: 01 de Agosto de 2015, 12:59:32 pm »
Amante sin labios que besar, enamorado sin cuerpo que amar, oídos que se recrean con el goce de su voz, ojos que miran pero no poseen pues el permiso requerido se perdió por el fatigoso camino, ¡hay acaso muerte más lenta y dolorosa!
Por suerte es lo que esperas, por fortuna proporciona lo que anhelas, ese romance de época que empieza donde quiere terminar, para dar mil vueltas de recreo ocioso que rellena con talento y soltura y, mientras tanto, a confundir, divertir, padecer, entretener al personal con esa fascinación por el drama, amor por la pasión, apetencia por los tropiezos, dolor por el desatinado corazón, ansia por esa conjunción ardiente, urgente esperanza de resolución final que compense tanta espera y arregle tal desbarajuste.
Porque es la esencia de la historia, el espíritu de su ser, ese alargar lo máximo posible, con precipitado caos incluido y errores como condimento que no fallan, para esa deseada mezcolanza que se resiste a lo que más solicita, que se controla ante su mayor atracción, que incrédula observa el paso del tiempo y los acontecimientos con el triste asombro de equivocarse una y otra vez.
Felicidad, ¿dónde quedas que tan lejos estás?, ¿no alcanzo a cogerte a pesar de mi honda necesidad? Tan cerca tan prohibida, puedo sentirte pero no tocarte, verte pero no tenerte, rocambolesco juego de sentimientos y emociones combinado con armonía delicada y sutil, esmerada formalidad de innegable deleite más una preciosa fotografía que habla por si misma, de forma que sigues la ruta marcada, escrita por el novelista de la obra, también adivinable y conocida si eres admirador y devoto de este género, y te dejas llevar por el dificultoso amor de estos dos silenciosos enamorados, valientes en sus decisiones laborales/afónicos y tímidos en su privacidad que a nadie, ni a ellos mismos, engañan.
Tiene la consistencia suficiente para atrapar, la fuerza debida para encandilar, el encanto justo para degustarla con placer y agrado de saber dónde irá a pesar de los tortuosos y enrevesados giros que se empeña en dar; Matthias Schoenaerts como merecido héroe, sufridor, fiel y honorable, claro merecedor de más suerte, Carey Mulligan como bella y confusa dama, objeto de deseo que no sabe cómo manejar sus propios arrebatos e instintos, más una corte de gratos secundarios para formalizar ese estupendo retrato de tiempo añejo donde lo no dicho era más importante que lo impetuosamente expresado, donde las miradas ruborizaban y un sólo roce carnal, leve toque mano con brazo, piel temblorosa con agitada respiración era un delirio de tormento, fascinante, penetrante e inolvidable por el cual vivir esperando o morir olvidando.
Matthias Schoenaerts ofrece esta nueva adaptación, leal y correcta, sólida y acorde a la obra de quien nace y existe, robustez espléndida en la plasmación del momento, en la configuración del escenario, en la seducción del entorno, ajustada química entre los intérpretes, sugerente y expresiva ella/firme y potente él, un guión lleno de orgullo y misericordia, afán y celos, desdén y fortaleza, sensaciones varias que no necesitan de mucho esfuerzo para presentarse y establecer camino, lujuria sentida tímidamente/evocada con más gracia que viene a sugerir, por lo bajito, que ¡menos contención y más provocación! pues el relato adquiere más temperatura al ser absorbido por tu expectante cuerpo y pasar a la fantasiosa imaginación que lo degusta, repasa y desmenuza hasta secarlo, que lo digerido por tus sentidos que observan poca agitación temblorosa para tanta implícita insinuación.
Vibra con moderación, retumba con templanza, no acaba de explosionar todas sus fervorosas armas, relato para provocar y encender al corazón, alterar y frustrar al alma, atosigar y preocupar a la razón que sólo logra realizarlo a medias, pues tu aprobación ante lo visto está lejos del suculento ardor que tus carnes solicitan presenciar, justa, armónica, bonita y decorosa, retrato sobrio y mesurado que pasa por cada uno de los puntos con eficacia y seguridad pero se olvida de infringir intensidad y vigor a tanta suavidad y corrección.
"Soy demasiado independiente para ti"; te equivocas, no lo eres, muestra coherente que no sobresale dentro del amplio abanico de hermanas similares, apetecible se digiere con comodidad y complacencia, lo cual no quita se eche de menos algo más de arrebato, sufrimiento y voltaje, inyectar más energía y ardor a su placidez y finura; acomodarse sí, está bien y se aprueba pero necesito experimentar la tormenta, su lluvia y catastróficas o conformes consecuencias con mayor devoción y éxtasis, vivir y absorber el proyectil de apertura, el granizo de entretiempo y la traca que anticipa su final con mayor ímpetu y desasosiego.
"Así la ardiente pasión, que en abrasado volcán convertía al corazón, se trueca en tibia ceniza al pie de los altares y, arroyo que se desliza es lo que torrente fue. Ceniza que da calma al amante corazón, por eso el dulce sosiego de los felices esposos, es la ceniza del fuego de sus pechos amorosos; evidencia de gran amor/vacilación respecto la pasión, la dicha perseguida se revela y desafía como se espera pero sin la magnitud y fuerza que se imaginaba, parece que, desde el principio, la ardiente pasión fue tibia ceniza, siempre arroyo/nunca torrente, de modo que la erupción del volcán nunca fue de violento magma, nunca fue de auténtica lava.
lou

 

Temas relacionados

  Asunto / Iniciado por Respuestas Último mensaje
3 Respuestas
5955 Vistas
Último mensaje 25 de Enero de 2008, 09:31:06 am
por gicu
2 Respuestas
2014 Vistas
Último mensaje 18 de Agosto de 2010, 11:55:26 pm
por rekeseke
3 Respuestas
2666 Vistas
Último mensaje 10 de Noviembre de 2011, 07:19:51 am
por ÁngelNeg
13 Respuestas
5069 Vistas
Último mensaje 05 de Mayo de 2015, 03:41:33 pm
por Wanchope
1 Respuestas
1317 Vistas
Último mensaje 02 de Octubre de 2015, 01:58:50 am
por Wanchope

  El Séptimo Arte  
© 2005-2019, www.elseptimoarte.net . Todos los Derechos Reservados. SMF 2.0.15 | SMF © 2011, Simple Machines | XHTML | RSS | WAP2