CINÉFILOS > Críticas de estrenos

Good bye, Lenin! (2003)

(1/1)

Michael Myers:
GOOD BYE, LENIN!

SINOPSIS: Berlín, octubre de 1989. Unos días antes de la caída del Muro, la madre de Alex, una mujer orgullosa de sus ideas comunistas, entra en coma. Cuando despierta ocho meses después, su hijo hará lo posible y lo imposible para que no se entere de que está viviendo en una Alemania reunificada y capitalista. Su objetivo es convertir el apartamento familiar en una isla anclada en el pasado, una especie de museo del socialismo en el que su madre viva cómodamente creyendo que nada ha cambiado.


UNA DULCE MENTIRA

Good Bye, Lenin! Supone una especie de "historia contemporánea de Alemania para principiantes" donde unos diversos sucesos dentro de una familia de la extinta República Democrática Alemana la harán cambiar para siempre, si bien no se intenta dramatizar y edulcorar en exceso, sino que al igual que a la madre de la familia protagonista, se pretende hacer entrar poco a poco.

La historia orquestada por Alex (Daniel Brühl) de intentar no angustiar a su madre debido al hecho de que la unificación de Alemania la pilla durante un estado de coma mezcla inteligentemente comedia y drama. Es imposible no esbozar una sonrisa cuando a veces se da la situación como con el vecino borracho y el drama y la crítica social hace también fuerte acto de presencia cuando toca. Crítica que toca a la antigua y la nueva Alemania (obediencia ciega a la ideología, entrada de 'cultura' occidental como el porno...), así que no toma partido por ninguna de las ideologías de estos territorios.

Una historia así, donde los personajes lo son todo, debe estar fuertemente apoyada por buenas interpretaciones de su reparto para salir adelante y así termina siendo. Un joven Daniel Brühl encarna al principal protagonista que hará lo que sea para evitar que a su madre le de un patatus del gran cambio en su país natal y lo hace dando vida a un personaje con cierto carácter irascible, pero en otras veces también cariñoso y cuidadoso; el resto del elenco también están solventes en sus diversos papeles, creando la química necesaria para dar vida con credibilidad a un núcleo familiar.

La capacidad crítica y cómica de la transición de una Alemania socialista a una Alemania capitalista, caída del Muro de Berlín mediante, es el ingrediente clave por el que este filme se hace valer por sí mismo y hace pasar un buen rato para quienes quieran darles al coco, ya que aquí hay crítica para dar y tomar, o para quienes quieran pasárselo bien con los malabarismos de Alex para evitar que su madre descubra la verdad.

7

Navegación

[0] Índice de Mensajes

Ir a la versión completa