CINÉFILOS > Cine clásico y contemporáneo

Easy Rider: Buscando mi destino (1969)

(1/1)

Michael Myers:
EASY RIDER: BUSCANDO MI DESTINO/EASY RIDER

SINOPSIS: Dos motoristas de pelo largo de Los Ángeles se embarcan en un viaje hacia Nueva Orleans, cruzando el país por carretera, intentado descubrir América. Después de una venta de cocaína a un hombre de Los Ángeles llamado Connection, Billy y Wiatt, conocido como el Capitán América, asisten a una fiesta en Mardi Grasantes. Pronto emprenden el viaje a lomos de sus dos modernas motos, conduciendo a través del suroeste. En el camino se encuentran a un montón de inusuales personajes, entre ellos un ranchero y su familia, o un autoestopista de una comuna hippie, antes de ser arrestados en un pueblecito por parar sin un permiso. Su compañero de celda, un abogado borracho, les hace un gran favor sacándoles de la cárcel y luego decide unirse a ellos.


MI MOTO, MIS REGLAS

'Easy Rider (Buscando mi destino)' fue el debut detrás de las cámaras de Dennis Hopper (1936-2010) en el que empezó apostando fuerte retratando varias caras de Estados Unidos y dando, a su vez, el pistoletazo de salida a un nuevo estilo de hacer cine, cine de bajo presupuesto con más libertad creativa, más que innovación de estilo cinematográfico que tampoco realmente no innova demasiado.

Hopper protagoniza junto a Peter Fonda un viaje en motocicleta en el que Billy (Dennis Hopper) y Wyatt (Peter Fonda) buscan la felicidad mediante otro estilo de vida que no sea el común donde el "vivir para trabajar" y el "trabajar para vivir" a veces son separados por una fina línea. En apariencia podría parecer que son dos personas que buscan problemas allá donde vayan; nada más lejos de la realidad, la cinta les irá descubriendo que buscar la felicidad no es tan fácil como pensaban a pesar de sus nobles personalidades.

Y es que el filme no solo vive de paisajes naturales de Estados Unidos y moticicletas decoradas, sino que el viaje de ambos personajes se va adornado poco a poco y de forma no tan evidente de lecturas de la sociedad de Estados Unidos donde en algunos sitios se es bien recibido (la comuna hippie) o no tanto (los conservadores a los que el aspecto de Bill y Wyatt les parece una infamia y llegan a juzgarles por su aspecto) y una crítica hacia la promesa fallida de la felicidad por la estabilidad. Es decir, la sociedad se ha domado a elección propia y no hay espacio para otra felicidad que no sea la que acepte la misma sociedad.

La otra promesa es que ver esta cinta va a ser un cambio mental para el público y seguramente lo fue para la gente que lo vio en su estreno o poco después. Hoy en día, si bien su lectura más crítica sigue siendo acertada pues sigue habiendo una especie de felicidad y libertad comunmente aceptada que en realidad es una esclavitud semicubierta, ha envejecido algo mal. Técnicamente no aporta apenas nada salvo la escena del cementerio y narrativamente no es una sacudida intelectual, más allá de la moraleja antes citada. Donde no cabe duda es que tanto Hopper como Fonda y la aparición de Jack Nicholson como abogado alcohólico que le dio la primera de sus doce nominaciones al Oscar casan con sus respectivos personajes como Cenicienta a su zapato de cristal.

No entro a formar parte de ese selecto club de fans de la película, aunque sí tiene aciertos evidentes y se agradece además su ritmo equilibrado que hace apenas caer en el letargo.

6

Navegación

[0] Índice de Mensajes

Ir a la versión completa