CINÉFILOS > Críticas de estrenos

El club del paro

(1/1)

Wanchope:
El club del paro


SINOPSIS:
Cada mañana, sea el día que sea, Fernando (Areces), el Negro (Francés), Jesús (Tejero) y Benavente (Collado), cuatro amigos se reúnen en un bar a tomar unas cañas y arreglar el mundo a su manera: Criticando y despotricando contra todo y contra todos. Tienen algo en común, están en paro, bueno... todos, menos uno.


CRÍTICA: Oh, si las cañas hablasen

"No sé si será sólo cosa mía o no, pero de un tiempo a este parte cuando veo una comedia española tengo la sensación de estar viendo no una película propiamente dicho, sino algo parecido a un episodio de televisión extendido de cualquiera de las muchas series patrias, más o menos simpáticas, que rellenan la programación de los principales canales de televisión hoy en día, y que un servidor por cierto suele ignorar salvo oportuna casualidad".
 
Esto es lo que escribí hace nueve años, cuando se estrenó 'En fuera de juego', película dirigida por David Marqués, el mismo director de 'El club del paro'. Desde entonces la sensación no ha ido a mejor, al contrario, siendo que con esta nueva comedia, de nuevo, tenemos una cinta que rezuma formato televisivo por todos sus poros, por más que sus méritos vistos en pantalla al menos le permitan superar los 80 minutos de tiempo reglamentario (en rugby) con vida.


Con mucha vida, hasta el punto que sin que sirva de precedente, el formato televisivo juega en su contra de manera esta vez imprevista: Nos deja con ganas de ver el capítulo de la semana que viene. O sea, con ganas de más. Y eso que la idea es muy sencilla. O precisamente por eso, porque es tan sencilla que funciona con la sencillez y humildad con la que puede funcionar un programa de televisión como 'Camera Café' o 'Nadie al volante'. Casi, sin querer.

'El club del paro' son cuatro amigos hablando en un bar y con una caña en la mano. Salvando las distancias, como si fuera 'La vida moderna' o los 'Ilustres ignorantes': Esta semana fue el paro, la semana que viene podría ser un viaje en tren por Europa. En realidad, no hay mucho más: Cuatro personajes cuyas vidas se desarrollan lo justo, mediante un par de flashbacks y un toque mockumentary a lo 'Modern Family', para poder tenerlos sentados a la mesa hasta el final.

Como si fuera una obra de teatro, sencilla pero simpática y reforzada por la oportuna elección de un determinado marco temporal. También, por, pudiendo hacerlo, no meterse en política y en cierto sentido, malmeter con cariño hacia todos de manera que todos podamos sonreír a la vez que todos nos sentimos un poquito culpables. Oh, si las cañas hablasen. ¿Quién no ha solucionado alguna vez todos los problemas del mundo rodeada de amigos y cañas?

Aunque a decir verdad, 'El club del paro' no va de solucionar nada de nada. Va de cuatro amigos que hablan, sin más, sobre lo que tienen en común (que tampoco es mucho): El club... del paro. Que igual ni son amigos, aunque durante 80 minutos como si fueran los nuestros, que una caña es una caña. Un rato ameno y distraído que, aún sin ser nada realmente memorable, bien podría valer como un episodio piloto que se transforma en una serie de televisión.

Por mi parte, ya tiene luz verde.

Nota: 6.75


Lo Mejor / Lo Peor:
- Hablar por hablar

Navegación

[0] Índice de Mensajes

Ir a la versión completa