CINÉFILOS > Críticas de estrenos

El último duelo (The Last Duel)

(1/2) > >>

Wanchope:
El último duelo
(The Last Duel)


SINOPSIS:
Una apasionante historia de venganza y traición ambientada en la opresión a las que estaba sometida la mujer en la Francia del siglo XIV.


CRÍTICA: ¿Qué hacemos con Marguerite?

Han pasado casi 45 años desde que Ridley Scott debutase como director con 'Los duelistas', una estupenda película que por desgracia siempre ha estado a la sombra de sus dos siguientes filmes, 'Alien' y 'Blade Runner', para muchos aún todavía sus dos mejores trabajos. Mucho ha llovido desde entonces, y durante estos casi 45 años el cineasta británico ha alternado buenos trabajos con otros no tan buenos; cabe señalar, que como la mayoría de los cineastas.

Y también, al igual que ocurre con la mayoría de los cineastas, el ímpetu creativo de sus primeros años se ha ido estancando, siendo que a estas alturas es complicado que pueda dar un vuelco a la mesa como los de 'Alien', 'Blade Runner'... o 'Los duelistas', el origen del viaje que nos lleva hasta 'El último duelo', destinada a ser tal vez su última película en aquella otra vida en la que 'Gran Torino' hubiera sido la última de Clint Eastwood (al menos como actor).
 

Lo uno no quita lo otro, y lo que ha podido perder de innovador lo ha ganado en estabilidad: 'Marte' fue una buena prueba de ello, como también lo es ahora 'El último duelo', película que a más de una sorprenderá que haya hecho "un señoro" de 82 años. Apuesto a que 9 de cada 10 críticas que lean mencionarán el "Me Too", dicho sea como un halago hacia la película que tal vez mejor ha sabido diseccionar ese patriarcado que cierto es, alguna vez existió.

Como existió una película llamada '¿Qué hacemos con Maisie?', y también, por supuesto, otra llamada 'Rashomon' cuyo visionado es requisito fundamental para obtener el carnet de cinéfilo. Scott demuestra la solidez que arrastra después de 45 años de carrera cinematográfica, y despojado de la responsabilidad de hacer un blockbuster ha sido capaz de condensar en dos vibrantes horas y media lo que en 'Exodus: Dioses y reyes' no le salió del todo bien.

O lo que en tiempos de 'El reino de los cielos' fueron cuatro -exquisitas- horas de metraje, que por ser, ahora también hubieran podido ser, y todos igual de contentos. 'El último duelo' son tres versiones de una misma historia donde el punto de vista determina la verdad... de cada uno. Y nadie es el villano de su propio relato. Tres versiones que confluyen en "el último duelo" de su título, cuando las dos horas (y pico) previas descargan con una intensidad brutal.

Si bien es lo más contundente que ha rodado Scott en años, es el camino hasta él lo que le da valor y resonancia. Dos horas y pico donde Scott, guiado por un guión conciso y preciso, y en el que prácticamente no hay puntada sin hilo, demuestra la experiencia narrativa que decía: No hay nada transgresor o innovador, pero todo está rodado y montado con tanta prestancia y determinación, que fluye como un río embravecido que lo arrastra todo a su paso.

Scott hace que parezca tan fácil, sencillo y orgánico que incluso las notables interpretaciones del reparto no parecen surgir de ningún esfuerzo, siendo un ejemplo claro de película lo que se dice "bien hecha" que funciona a la perfección por la suma del sentido común que se ha aplicado a cada elemento. Tan cierto es que ha costado 100 millones como que no todos los directores saben qué hacer cuando estos apenas van destinados a los efectos CGI.

Me too. 'Rashomon'. 'Los duelistas'. Ridley Scott. Y '¿Qué hacemos con Maisie?', por aquello de que la niña -o en este caso mujer- viene a ser un subterfugio para ver quién la tiene más larga. Casi 45 años después Scott (y su cohorte) demuestra que no hay que innovar para ser moderno ni ser moderno para ser contemporáneo, y que se puede filtrar contenido y sensibilidad actual dentro de un relato de porte clásico sin canibalizarlo ni resultar impositivo, anacrónico o artificioso.

También, seguir haciendo cine en letras mayúsculas aunque sea por inercia y rutina, siempre a la sombra de 'Alien' y 'Blade Runner'.

Nota: 8.0


Lo Mejor:
- La solidez de la propuesta a todos los niveles. Y por supuesto, "el duelo" en sí mismo.

Lo Peor:
- Que no sea (aún) más ambigua

Cansadodeloszombis:
Solo puedo decir....Peliculón. Que gozada en todos los aspectos.

Wanchope:
Ridley Scott says he plans to release extended cuts of ‘The Last Duel’ and ‘House of Gucci’ sometime in the future.

(https://t.co/NKefwDzmbt) pic.twitter.com/J9kfAC4b0f— Film Updates (@FilmUpdates) November 27, 2021
--- Fin de la cita ---

jescri:
Esperaba mucho más. Ambiciosa en su idea, pero excesivamente larga y sobre todo repetitiva en su interés de mostrar distintos puntos de vista para en definitiva decir lo mismo. Un 5.

Michael Myers:
EXIJO UNA SATISFACCIÓN

Vaya por delante que me parece digno de elogio que a sus 84 años Ridley Scott siga con ganas de dar batalla cuando podría perfectamente, y sería entendible, retirarse a disfrutar de las rentas sin preocuparse nada más que de pasarlo bien el tiempo que le quede. Y no solo que siga dirigiendo con 84 años, sino que dé trabajos de esta talla ya no es solo digno de elogio, sino de reconocimiento.

Y es que Scott sabe de quien rodearse para sacar la mejor película posible, caso que se da aquí con Matt Damon, Ben Affleck, Adam Driver y una cada vez más asentada Jodie Comer, a quien solo recordaba de su aparición en el Episodio IX de $tar War$ (llamado así desde que Disney compró Lucasfilm) con guion a tres manos de los que dos de los autores son los mismos Affleck y Damon, ganadores del Oscar en 1998 a Mejor Guion Original por 'El indomable Will Hunting'.

Además, el realizador inglés ha sabido elegir los tiempos para estrenar esta producción, pues los tiempos del #MeToo, "hermana, yo sí te creo" y demás mantras hacen adecuado la fecha de estreno, solo que esta película no va de creer a las mujeres digan lo que digan, sino de derecho a la defensa en un tiempo en el que la mujer era un cero a la izquierda, siendo el personaje de Comer un referente para levantar su voz. Es decir, un alegato a favor de la mujer, pero sin perder los papeles.

Juzgándolo como filme, no diría que es un nivel excelso el ofrecido por el veterano realizador (esos puestos de honor lo ocupan 'Alien, el octavo pasajero' -mi película favorita- y 'Blade Runner'), aunque sí es un producto más que entretenido donde el apartado visual y técnico y el apartado actoral funcionan viento en popa y la historia que se narra pone también de su parte, pues se mantiene al espectador en vilo para que conozca la resolución de todo el asunto con el tramo resolutorio del duelo.

Con largometrajes como este, desde luego que Ridley Scott no necesita la jubilación.

7

Navegación

[0] Índice de Mensajes

[#] Página Siguiente

Ir a la versión completa