Mostrar Mensajes

Esta sección te permite ver todos los posts escritos por este usuario. Ten en cuenta que sólo puedes ver los posts escritos en zonas a las que tienes acceso en este momento.


Temas - Amármol

Páginas: [1] 2 3 ... 67
4
Off Tópic / Relatos cortos (+18)
« en: 07 de Abril de 2021, 10:36:55 am »
Os dejo algo de mi cosecha que escribo a ratos.


La graduación

Este año, sí; este año Elena iba a tomarse unas vacaciones de verdad. Los últimos años se los había pasado estudiando la carrera de medicina. Había cogido algún fin de semana libre pero no unas vacaciones al uso.

Además estaba lo de la pandemia. Le partió un curso por la mitad, tuvo que hacer clases telemáticas en el siguiente y notaba que no era lo mismo que ir a clase, no aprendía igual.

También había perdido a su abuela en los primeros días de la crisis. Una mujer rondando los setenta años, independiente, autónoma y muy sociable, con vehículo propio que solía usar a diario para sus quehaceres y que pasó en cuatro días de tener un poco de fiebre y cierta dificultad para respirar a fallecer en un box improvisado en el pasillo de un hospital desbordado por los ingresos.

Así que decidió darse una recompensa y, junto con su prima Carla, se acogió a una oferta de las muchas que había, por fin, ese año para pasar dos semanas de hotel en una localidad costera.
La crisis empezaba a remitir y la ciudadanía estaba deseosa de liberarse por fin de restricciones, confinamientos y, sobre todo, mascarillas por lo que los alojamientos turísticos volvían a las ocupaciones habituales que tenían en verano antes de la pandemia. Por lo tanto, el hotel era un hervidero de clientes radiantes, con ganas de sol y playa, fiestas, comidas en las terrazas de los bares y restaurantes y, por encima de eso, el contacto humano que tanto se había restringido durante tanto tiempo.
La habitación que les habían asignado estaba en la quinta planta del hotel; constaba de un dormitorio con dos camas, una mesita/escritorio, televisor, nevera, un pequeño armario donde guardar sus pertenencias (camisetas finas de tirantes, minifaldas, shorts, pareos,  blusas ligeras, unos pares de sandalias cómodas aunque vistosas, varias mudas de ropa interior y los bikinis y toallas para disfrutar en la piscina del hotel y la playa cercana), un aseo con inodoro, lavabo y ducha y una pequeña terraza desde donde se veía el jardín del hotel y la zona de la piscina y, unos doscientos metros más allá, la playa.
Una vez que hubieron deshecho el equipaje y dejado la ropa en el armario se dispusieron a bajar a la piscina y empezar a disfrutar de un merecido descanso. Elena escogió un bikini estampado con la parte inferior tipo culotte, ancho por delante pero dejando la mayor parte de las nalgas al aire por detrás, sin llegar a ser tanga. La parte de arriba eran dos simples triángulos de tela que se ataban con cintas y de los que se desembarazaría a la menor oportunidad que tuviera. Le gustaba tomar el sol en topless y poder lucir escote sin zonas blancas. Su prima eligió un conjunto blanco con la braga tipo tanga que hacía resaltar su culo respingón. La pieza superior era tipo sujetador abrochado con una hebilla por detrás.
Mientras se cambiaban no pudo evitar comparar sus cuerpos. Altas las dos, un poco por encima de 170cm ella y raspándolos su prima, tenían un cuerpo esbelto, con pechos abundantes y de areola muy oscura y pezones muy marcados en el caso de Carla y un par de tallas menos Elena, con unos pezones pequeñitos y una areola que apenas se distinguía del resto de la piel. De cintura estrecha y vientre plano las dos, Elena era un poco más ancha de caderas mientras que Carla tenía unas nalgas más prominentes. Las dos habían pasado por la esteticista antes de salir. Carla había optado por dejar toda su entrepierna limpia de vello alguno y dejaba bien a la vista dos labios carnosos en los que se adivinaba un clítoris que pugnaba por salir de su escondite. Elena, por su parte, había dejado un pequeño mechón de vello en su pubis, como adorno de un sexo también carente de vegetación.
Al llegar a la zona de la piscina localizaron un hueco en el césped, cerca de un pino que les daría sombra en caso de necesitarla. Ya había bastantes clientes allí; alguna familia con niños pequeños que se situaban en las cercanías de la piscina infantil, varias parejas, tanto de jóvenes como maduros y algunos grupos de chicos y chicas de edad semejante a ellas, sobre la mitad de la veintena de años. Mientras dejaba su toalla y demás pertenencias sobre el césped Elena observó que su prima estaba absorta mirando un punto fijo del recinto. Dirigió su vista hacia el mismo sitio y entendió a la primera la causa del aturdimiento de Carla. Como a unos veinticinco metros había un grupo de cinco o seis muchachos entre los que sobresalían dos especialmente. Uno muy moreno, de aires caribeños, con el pelo todo hecho trencitas pegadas a su cráneo y que, por la parte de atrás, continuaban en varias de esas trencitas colgando adornadas con piezas de colores. Debía medir algo más de metro ochenta, con hombros anchos y pecho potente; unos brazos con los músculos perfectamente marcados y una zona abdominal muy definida. Llevaba un pequeño bañador ceñido tipo bóxer con el que no era difícil adivinar que debajo de aquella prenda había algo que podría tener un buen tamaño si llegaba la ocasión. Por debajo de esa zona, unas piernas finas, pero musculosas, bien torneadas, aunque con la apariencia general de ser todo él producto de la genética y no del gimnasio.
- Menudo modelo para la clase de anatomía. Pensó Elena. Con alguien así te aprendes los músculos y lo que no son músculos a la primera.
Junto a él, un dios vikingo. Un rubio de casi dos metros con el pelo casi hasta los hombros, ojos clarísimos, barba y bigote de unos cinco días, pero finamente recortada y perfilada. Además de alto, era grande; muy grande. Un cuello ancho descansaba sobre unos hombros enormes, su pecho era como la pared de un frontón y sus brazos más anchos que los muslos de cualquiera de las dos primas. Los abdominales se podían contar perfectamente. El bañador tipo bermuda le llegaba casi a la rodilla, pero se adivinaban unos muslos muy marcados, a tenor del tamaño de sus pantorrillas, en una de las cuales lucía una cenefa tatuada con figuras geométricas. El bañador no dejaba intuir qué había debajo, pero si estaba a proporción con el resto del cuerpo…
Estaban de pie, con sus amigos, riendo y haciendo bromas entre ellos, ajenos a los dos pares de ojos que no les quitaban la vista de encima. Elena, riendo, dio un pequeño empujón a su prima que la hizo salir del trance.
- ¿Qué? - Dijo Carla, sobresaltada.
- No sé; tú dirás, que llevas ahí quieta un buen rato.
Carla miró a su prima, miró a los chicos, volvió a mirar a su prima y estalló en una carcajada a la que se sumó Elena durante un buen rato. Dejaron las toallas en el césped y se fueron hacia el agua a darse un chapuzón. Por el camino vieron que el grupo de los chicos había empezado a jugar con un frisbee lanzándoselo unos a otros. Llegaron al borde de la piscina, pasaron por la ducha y entraron en el agua; Elena con una zambullida bastante ortodoxa pues desde pequeña se había manejado muy bien en el agua y Carla bajando por las escaleras ya que prefería notar el contraste de temperatura poco a poco. Elena buceó unos metros, salió a la superficie nadando hasta el extremo opuesto y volvió hasta donde estaba su prima, apoyada en la pared de la piscina y sujetándose con una mano al borde.
- ¿Qué te pasaba antes? - Preguntó Elena con una sonrisa pícara en los labios.
- Calla, calla. Si me pinchan no sangro. -  Le contestó Carla poniendo los ojos en blanco. ¿Has visto que dos pedazos de tíos? El rubio parece Thor en persona, solo le falta el martillo.
- Lo debe tener escondido debajo del bañador. No me importaría ser su yunque. Imagino como se debe sentir Elsa Pataki. - Dijo riendo Elena.
- ¡Quita, quita! Este le da mil vueltas al Hemsworth o como quiera que se llame. Si es más grande que el armario de nuestra habitación…
Tras unos minutos en el agua, salieron de la piscina y se dirigieron a las toallas. En el recorrido vieron que había varias chicas y mujeres con los pechos al aire y decidieron imitarlas. Se tumbaron en las toallas dejando que el sol les dorase la espalda y Elena se puso a consultar las diferentes notificaciones que tenía en el móvil mientras Carla prefería echar una cabezada.
Mientras daba un like a una foto de una amiga suya sintió un golpe en su hombro y vio como aterrizaba un disco de goma naranja a unos palmos de su cabeza. Al girarse una sombra le tapó el sol por completo y, a contraluz, intuyó, más que vio, al dios vikingo avanzando hacia ella a grandes pasos con una sonrisa culpable en los labios.
- Oh! I’m so sorry! I didn’t want to…
- Don’t worry. It’s ok - Contestó pidiendo para sus adentros que hubiera utilizado la fórmula correcta para aceptar las disculpas. El inglés nunca había sido su fuerte pero más o menos se defendía en ese idioma.
- Lo siente, lo… ¿sienta? - Vaya, parecía que “Thor” tampoco se llevaba muy bien con el español.
- Lo siento - Dijo Elena con la mejor de sus sonrisas para no preocupar al hombretón. Al oír la conversación Carla abrió los ojos y reprimió un suspiro al ver aquel Adonis a menos de un metro de ella. Rápidamente se dio cuenta de lo sucedido, alcanzó el disco y, poniéndose en pie, se lo entregó al muchacho con la mejor sonrisa de la que era capaz de poner en sus labios.
Más lanzada que su prima, no dudó en empezar una conversación.
- Hola, soy Carla. ¿Tú cómo te llamas?
- Lars - Dijo a la vez que le tendía la mano para estrechársela. Carla la tomó y, al mismo tiempo, se alzó sobre sus pies para darle dos besos; el segundo muy cerca de la comisura de los labios, deteniéndose un instante más que en el primero para dejar patente que quería algo más que un simple saludo.
- Ella es Elena, mi prima.
Mientras se daban los besos de rigor Carla vio como se acercaba el amigo moreno de Lars (había dejado de ser Thor para ellas) con una gran sonrisa que mostraba una dentadura blanca que contrastaba con el moreno de su piel.
- ¡Lars! ¿Necesitas ayuda? – Le preguntó con socarronería y en un perfecto español.
- ”A mí no me importaría que me ayudaras” - Pensó Elena mientras notaba un cosquilleo entre sus piernas. Empezaba a sentirse excitada por la situación.
- Hola. Perdonad, a este hombre se le queda pequeño el mundo. Si hubiera dos como él, no cabríamos todos. Me llamo Miguel, por cierto.
Cogió el disco de las manos de su amigo y lo lanzó hacia el grupo que había quedado esperando.
- Ahora vamos, seguid vosotros. - Les dijo mientras pensaba para sí mismo “O no…”
Elena y Carla obsequiaron a Miguel con sendos besos y, una vez hechas las presentaciones, Miguel explicó que había conocido a Lars durante una estancia en Noruega mientras aprovechaba una beca del programa Erasmus. Él era de Tenerife, de madre cubana, y había tenido que regresar súbitamente a España al declararse el estado de alarma por la pandemia y, ahora, habían querido aprovechar la bonanza imperante para volver a juntarse unos días junto con varios compañeros de la facultad - los que se habían quedado jugando a parte - y que Lars conociera España.
- ¿Tomamos algo? - Dijo Carla. Hacía calor y le apetecía refrescarse por dentro. Además, sería más fácil acercarse a Lars, y quien sabe si algo más, con una cerveza de por medio. Se puso la camiseta que había usado para bajar a la piscina, una de tirantes finos que se ceñía a su cuerpo como una segunda piel y que marcaba sus pezones sobre la tela al no haberse puesto la parte superior del bikini antes.
Elena se vistió con la blusa holgada que llevaba, recogió el móvil, las llaves de la habitación y su billetera y se encaminaron al bar de la piscina, donde ocuparon una mesa que había libre. Pidieron unas cervezas y unas patatas para picar y empezaron a hablar de trivialidades. Sus estudios, sus familias, sus proyectos futuros…
La mesa era alargada y en un lado se sentaron Miguel con Elena y, al otro, Carla y Lars. Aprovechando que una de las patas de la mesa ocupaba el sitio donde Carla debía poner sus piernas, se deslizó hacia el centro de la mesa y dejó que su muslo rozara el de Lars, haciendo más ostensible este roce conforme pasaban los minutos y se consumían las cervezas.
- Espera, tienes algo ahí. - Carla aproximó su cara a la de Lars y se dispuso a retirar un trozo de patata imaginario de los labios del noruego. Le pasó un dedo por la comisura y, acto seguido, juntó sus labios con los de él mientras una mano descendía bajo la mesa y se colocaba entre los muslos del rubio. Este separó las piernas para permitir un mejor contacto y la mano ascendió hasta su entrepierna, donde empezó a realizar un masaje por encima del bañador que provocó una erección que se iba haciendo más patente por momentos.
El vikingo entreabrió la boca, buscando con su lengua la de la chica, mientras una mano se perdía por debajo de la camiseta, alcanzando uno de los pechos y empezando a rozar el pezón con sus dedos, que respondió como un resorte mientras Carla lanzaba unos tenues pero perceptibles gemidos y su cuerpo empezaba a vibrar.
Elena y Miguel sonrieron al ver la escena, se miraron y, sin mediar palabra, con un simple asentimiento de cabeza, se levantaron, pagaron las consumiciones y se dirigieron al edificio del hotel, camino de la habitación de ellas. En el ascensor estaban solos, por lo que dieron rienda suelta al deseo que ya se había despertado en ellos. Miguel levantó la blusa de la chica por encima de sus pechos y empezó a mordisquear y lamer sus pezones mientras ella deslizaba una mano por el interior del bóxer hasta alcanzar su miembro, que ya presentaba una considerable erección. Intentó rodear con sus dedos la circunferencia de aquel cilindro y fue incapaz. Había tenido varias relaciones, pero ninguna poseía el calibre de ese tamaño.
Cuando el ascensor llegó a la planta requerida, salieron atropelladamente de él y se encaminaron hacia la habitación repasando por el camino sus cuerpos con las manos y la boca hasta llegar a la puerta. Introdujo la llave, abrió la puerta y, casi sin acabar de cerrarla se lanzó al cuello del tinerfeño con sus brazos mientras sus piernas se entrelazaban en las caderas del joven y su lengua se hundía en la garganta de su pareja.
Así la llevó Miguel hasta la cama, donde le sacó la blusa por encima de la cabeza y se puso a lamerle los pechos mientras una mano se introducía bajo el bikini y empezaba a jugar con su sexo. Elena se dejaba hacer, se notaba ya húmeda en su interior y hacía tiempo que no echaba un buen polvo. Miguel fue bajando por su torso hasta llegar al ombligo, al que dedicó unos segundos con su lengua mientras acababa de bajarle el bikini. Acto seguido, hundió su cara entre las piernas de ella y se dedicó a dar pequeños besos y mordisquitos alrededor de la vulva, pero sin llegar a tocarla directamente. Elena se retorcía, deseaba que Miguel llegara por fin a su sexo; cada vez que sus labios rozaban un trozo de su piel notaba una corriente en su interior; sentía como sus músculos vaginales se contraían por el deseo y las caricias del hombre.
Al fin, algo diferente. Miguel empezó a mordisquear su clítoris, Pequeños roces con los dientes que hacían que Elena se retorciera sobre la cama. A la vez, un dedo había empezado a deslizarse por la piel que existía entre la entrada a su vagina y el ano, pero sin llegar a entrar en ninguno de sus huecos. Debido a la excitación que ya sentía, el dedo se movía sin roce alguno ayudado por los jugos que empezaban a salir de su interior.
Estaba a punto de estallar. Si no llegaba al orgasmo en los segundos inmediatos lo iba a pasar mal. Instintivamente, arqueaba su cadera para buscar la boca del joven con su vagina. Necesitaba que acabara ya con aquello; la electricidad recorría su cuerpo, cargándose cada vez más, pero sin llegar a estallar el rayo. Se masajeaba las tetas, se pellizcaba los pezones. Se mordía el labio inferior mientras Miguel la estaba volviendo loca casi sin tocarla.
¡Ya, sí, ahora…! Por fin. La lengua de Miguel estaba recorriendo el interior de su vulva; desde el clítoris hasta la entrada de la vagina, haciendo un viaje en círculo pasando por los laterales de los labios y regresando por los otros. Notó como retraía la piel de su clítoris y lo succionaba como si fuera un pequeño pene. Después, llegaba con la lengua hasta su vagina y la introducía en toda su longitud. Cuando la extrajo, un dedo ocupó su lugar, después fueron dos. Con un movimiento de vaivén, a la vez que hacía rotar su muñeca, estaba masajeando las paredes de su vagina mientras con la boca se dedicaba a succionar su clítoris.
Un tercer dedo se introdujo en su ano y ya no pudo aguantar más. Los espasmos hacían que sus músculos pélvicos se contrajeran sobre los dedos que Miguel había introducido en su interior, sintiéndolos aun más, si cabe. Tras unos segundos inacabables su cuerpo se relajó.
Carla y Lars tardaron unos minutos en darse cuenta que se habían quedado solos en la mesa del bar. No sabían dónde estaban Elena Y Miguel, pero se lo imaginaban.
- Un “momenta”. Wait, yes? - Dijo Lars mientras se dirigía hacia donde estaban sus amigos. Vio que recogía algo del suelo y volvía con ella. Le mostró un llavero como el que tenían ellas y supo qué era lo que iba a suceder a continuación. Cogidos de la mano se dirigieron al hotel.
Al llegar a los ascensores los encontraron ocupados en los pisos superiores; como la habitación de los chicos estaba en la segunda planta, Lars la cogió en brazos como si fuera un bebé y subió las escaleras de dos en dos hasta llegar a la habitación. Al cerrar la puerta Carla se sacó la camiseta por los hombros, bajó las bermudas del vikingo hasta los tobillos y, poniéndose en cuclillas empezó a masajearle el miembro de formas lenta; descubriendo y tapando el glande según bajaba o subía la mano. Al mismo tiempo le acariciaba los testículos, jugando con ellos con la palma de su otra mano.
Pasó la punta de la lengua por el frenillo y notó un estremecimiento en el cuerpo del gigante noruego a la vez que más tensión en su mano. Recorrió toda la longitud de su verga con la lengua, deteniéndose al llegar a las pelotas, que introdujo en su boca mientras seguía masajeando arriba y abajo, muy lentamente. Llegó con la lengua hasta la base del escroto e, irguiéndose un poco, empezó a chupar con los labios la punta del miembro.
Despacio, se lo introducía en la boca sin llegar a entrar más de tres o cuatro centímetros, lo humedecía bien con la lengua y volvía a sacarlo, dejando tras de sí un hilillo de saliva que llegaba hasta sus labios. Escuchaba los jadeos y gruñidos de Lars y eso le hacía humedecerse aún más. Notaba como por sus muslos empezaba a deslizarse un fino reguero de sus propios jugos.
Poco a poco iba introduciendo un trozo más del miembro en su boca. Hasta que sus labios llegaron al pubis rubio del vikingo. Notaba la punta del miembro empujando en su garganta, la sentía palpitante, latiendo como con vida propia. Ser retiró dejado que saliera la verga de su boca, húmeda, llena de su saliva, moviéndose arriba y abajo como guiada por hilos invisibles.
Entonces se levantó, echó sus manos alrededor del cuello de Lars, enredó sus piernas en las caderas del muchacho y se echó a un lado el tanga que aun llevaba puesto. El gigante rubio la sujetó por la cintura y, mientras ella guiaba su pene hacia la apertura anhelante de su vulva, la fue dejando resbalar hasta que quedó enterrado en ella. Entonces Carla empezó a mover sus caderas hacia detrás y delante, notando como aquel miembro entraba y salía de sus entrañas.
No necesitó muchas embestidas para llegar al orgasmo. Aun así, el noruego seguía empujando; con una mano en la cintura, la otra en sus tetas y la boca en la suya. Al notar que el muchacho apoyaba la espalda en la pared comprendió que no faltaba mucho para que él también llegara al clímax. Se apoyó en sus hombros, hizo palanca en la cadera y dejó que saliera de ella. Se agachó delante de él, agarró el pene entre sus tetas y, mientras le masturbaba con ellas, iba introduciendo el glande en su boca hasta que escuchó un gruñido sordo y un chorro de semen salió despedido hacia su cara, su barbilla, sus tetas como en una fuente sin fin.
Cuando Elena levantó su cabeza y miró hacia sus pies se encontró con los rizos de Miguel que emergían de entre sus piernas. Sus ojos oscuros la miraban mientras esbozaba una sonrisa inmensa en una cara empapada por los jugos de Elena. Clavó los codos en la cama y se sentó en el borde mientras Miguel se incorporaba y se ponía de pie.
Había una impresionante hinchazón en el bañador del muchacho. Elena soltó el cordón que aseguraba la prenda y, despacio, la fue bajando hasta dejar al descubierto la verga más grande que había visto nunca. Con unos pocos rizos en el pubis, se levantaba inhiesta hasta llegar al ombligo del chaval, más de un palmo por encima de donde empezaba; tenía más grosor que las muñecas de la chica y la punta surgía desafiante con el prepucio totalmente retraído.
Sin hacer caso al principio de aprensión que empezaba a tener cogió aquel mástil con ambas manos y empezó a frotarlo lentamente mientras sus labios se cerraban sobre el glande dudando si podría llegar a introducir todo en su interior. Fue bajando la cabeza sobre el falo hasta llegar a un poco más de la mitad del recorrido total. Notaba la boca llena, respiraba por la nariz pero sabía que, si continuaba, aquel miembro iba a acabar alojado en su garganta y no podría evitar las arcadas.
Entonces colocó unas de sus manos junto a sus labios y, haciendo tope con ella, siguió chupando la verga mientras la otra se dedicaba a acariciar el resto a la vez que hacía incursiones en los testículos; sabiendo que, si no pasaba de allí, no iba a tener problema alguno. Miguel, mientras, le sujetaba el cabello retirándoselo de la cara y le iba acariciando las tetas.
Al cabo de unos minutos Elena se retiró, se echó hacia atrás en la cama y le invitó a entrar en ella. El tinerfeño se arrodilló y ayudándose de la mano, dirigió su miembro hacia la apertura anhelante penetrándola despacio, sin empujones, hasta que los dos pubis chocaron entre sí. Elena sentía como empujaban en lo más hondo de ella. Notaba como su vagina se había dilatado para aceptar aquella inmensidad. Y, una vez se había acostumbrado a su tamaño, empezó a moverse al ritmo que le marcaba él con sus movimientos.
Era bien consciente de como entraba y salía de su cuerpo. El roce que le producía hacía que sus terminaciones nerviosas enviaran millones de impulsos por segundo a su cerebro. No quería parar, no podía parar. Volvía a notar como su cuerpo se tensaba ante la llegada de otro orgasmo. Este llegó al cabo de unos minutos. Miles de sacudidas, una tras otra, que empezaban en lo más profundo de su cuerpo para repartirse después por toda la piel, erizándosela desde los pies a la cabeza, como si fuera víctima de una electricidad estática que le hiciera sacar chispas por todos sus poros.
Unos segundos después, Miguel se tensó, se retiró de ella y con unos cuantos movimientos de su mano sobre su pene eyaculó sobre su vientre, dejando un sinfín de regueros blanquecinos en su abdomen. Acto seguido, la besó suavemente en los labios y se recostó a su lado.
Mientras Elena dejaba que sus pulsaciones volvieran a un ritmo más pausado, no pudo evitar hacer un balance mental de lo que llevaba de día.
- “Vaya comienzo de vacaciones. Hace una hora que estaba sobre la toalla tomando el… ¡Ostras, las toallas! Con la tontería se han quedado en el jardín” - Se puso a reír pensando que tampoco le importaba mucho, que ya iría a buscarlas más tarde; o quizá las habría recogido su prima, aunque apostaría lo que fuera que Carla tampoco estaba pensando en ellas, precisamente.
- Es un cabrón, ¿sabes? - Le sorprendió Miguel.
- ¿Qué? ¿Qué quieres decir?
- Lars. Maneja el frisbee como quiere. Le he visto meterlo por una ventana desde unos diez metros o hacerlo aterrizar en una marca del suelo. Si hubiera querido, habría hecho que se posara sobre tu cabeza suavemente…
Vaya, parecía que todo aquello no había sido una casualidad.

5
Torneo / Megatorneo de las 20 canciones de ElSéptimoArte
« en: 05 de Abril de 2021, 10:47:39 pm »

MEGATORNEO DE LAS VEINTE CANCIONES DE EL SÉPTIMO ARTE





Pues sí; para dar por finiquitada esta etapa vamos a realizar un Torneo donde participarán las 20 primeras clasificadas de cada temporada con el formato habitual de cuatro grupos de cinco canciones cada semana. Algunos enlaces de las canciones han sido actualizados porque, o bien el vídeo original ya no existía, o había problemas de reclamación de derechos. Los enlaces nuevos corresponden, en casi su totalidad, a la cuenta oficial de la canción o el grupo para poder evitar, en lo posible, algún problema más.
Con una pequeña variación: En la primera ronda va a haber 5 "bombos" de 40 canciones cada uno (Bombo 1: Canciones de la primera a la cuarta posición de cada torneo; Bombo 2: De la 5 a la 8; Bombo 3: de la 9 a la 12; Bombo 4: de la 13 a la 16 y Bombo 5: de la 17 a la 20). Las canciones que haya en un bombo no se podrán enfrentar entre ellas en los grupos de la primera ronda. En las siguientes ya será competición libre con las restantes.
Para confeccionar los grupos de cada semana durante la primera ronda se seguirá pidiendo números aunque de una manera un poco diferente:
Bombo 1: 4 números sin repetir hasta el 40 la primera semana, hasta el 36 la segunda...
Bombo 2: 4 números sin repetir hasta el 40 la primera semana, hasta el 36 la segunda...
Bombo 3: 4 números sin repetir hasta el 40 la primera semana, hasta el 36 la segunda...
Bombo 4: 4 números sin repetir hasta el 40 la primera semana, hasta el 36 la segunda...
Bombo 5: 4 números sin repetir hasta el 40 la primera semana, hasta el 36 la segunda...
Número aleatorio: del 1 al 5 con + o - (+3, -5, -2, +4...) para decidir el orden de las canciones en los grupos. Un número elegido en un bombo se puede repetir en otro bombo, ya que son independientes.
La elección se realizará mediante esta plantilla.
Código: [Seleccionar]
[b]Bombo 1:[/b] X, X, X, X
[b]Bombo 2:[/b] X, X, X, X
[b]Bombo 3:[/b] X, X, X, X
[b]Bombo 4:[/b] X, X, X, X
[b]Bombo 5:[/b] X, X, X, X
[b]Nº Aleatorio:[/b] +/- X
En las siguientes rondas el sistemas será el habitual, 4 grupos de cinco números limitados a las canciones restantes.
Empezando con 200 canciones, la primera ronda (y su posible repesca) acabará con 120 canciones clasificadas (3/5). De la segunda deberán salir 75 canciones (72 teóricas más 3 de repesca para completar 15 grupos). En la tercera ronda deberán quedar 45 canciones para dar paso a los grupos de clasificación donde se contará la puntuación total independientemente de la posición lograda en cada grupo para tener acceso a la gran final de 20 canciones. La clasificación en las 3 primeras rondas es la habitual de "pasan 3, se quedan 2".
Muchas gracias a todos.
Clay y Amármol.

6
Torneo / Torneo de las 20 canciones de ElSeptimoArte Vol.10 2ª Ronda Grupo 15
« en: 17 de Enero de 2021, 09:53:19 pm »
TORNEO DE LAS 20 CANCIONES DE EL SÉPTIMO ARTE,
10o VOLUMEN
RONDA 2
GRUPO 15







Código: (Plantilla para votar) [Seleccionar]
Perfect - Ed Sheeran- [b]X[/b]
La calle del olvido - Los secretos- [b]X[/b]
Bohemian Like You - The Dandy Warhols- [b]X[/b]
Wannabe - Spice Girls- [b]X[/b]
La típica canción - Ginebras- [b]X[/b]




Canciones enviadas por:
  • Guillermolawe
  • Guillermolawe
  • Clay
  • Clay
  • Calde_Vila

PARA ESCUCHAR LA CANCIÓN PINCHA SOBRE EL TÍTULO CORRESPONDIENTE

  • El grupo acaba el día 24 a las 22:00
  • Para votar copia la plantilla y añade las puntuaciones, de 1 a 10, sin repetir votación, en lugar de la X

7
Torneo / Torneo de las 20 canciones de ElSeptimoArte Vol.10 2ª Ronda Grupo 14
« en: 17 de Enero de 2021, 09:53:07 pm »
TORNEO DE LAS 20 CANCIONES DE EL SÉPTIMO ARTE,
10o VOLUMEN
RONDA 2
GRUPO 14







Código: (Plantilla para votar) [Seleccionar]
Mon desir - Octavio Mai- [b]X[/b]
It’s Raining Again - Supertramp- [b]X[/b]
Might (feat. Makayla Phillips) - Yuki Hayashi- [b]X[/b]
Only Love Can Hurt Like This - Paloma Faith- [b]X[/b]
Woman - John Lennon- [b]X[/b]




Canciones enviadas por:
  • Calde_Vila
  • Guillermolawe
  • KellerDover
  • Clay
  • Amármol

PARA ESCUCHAR LA CANCIÓN PINCHA SOBRE EL TÍTULO CORRESPONDIENTE

  • El grupo acaba el día 24 a las 22:00
  • Para votar copia la plantilla y añade las puntuaciones, de 1 a 10, sin repetir votación, en lugar de la X

8
Torneo / Torneo de las 20 canciones de ElSeptimoArte Vol.10 2ª Ronda Grupo 13
« en: 17 de Enero de 2021, 09:52:49 pm »
TORNEO DE LAS 20 CANCIONES DE EL SÉPTIMO ARTE,
10o VOLUMEN
RONDA 2
GRUPO 13







Código: (Plantilla para votar) [Seleccionar]
Unstoppable - Sia- [b]X[/b]
Blinding Lights - The Weeknd- [b]X[/b]
Walk To School - Philip Glass/Paul Leonard-Morgan (Tales From The Loop)- [b]X[/b]
Diggin’ For Gold - David John & The Mood- [b]X[/b]
Siempre es de noche - Alejandro Sanz- [b]X[/b]




Canciones enviadas por:
  • Clay
  • Calde_Vila
  • Wanchope
  • Wanchope
  • Amármol

PARA ESCUCHAR LA CANCIÓN PINCHA SOBRE EL TÍTULO CORRESPONDIENTE

  • El grupo acaba el día 24 a las 22:00
  • Para votar copia la plantilla y añade las puntuaciones, de 1 a 10, sin repetir votación, en lugar de la X

9
Off Tópic / Felices fiestas
« en: 23 de Diciembre de 2019, 09:13:42 am »
Pues eso. Que parece que vayamos perdiendo las buenas costumbres.

10
Torneo / Torneo de las 20 canciones de ElSeptimoArte Vol.9 1ª Ronda Grupo 32
« en: 25 de Noviembre de 2019, 02:10:07 pm »
TORNEO DE LAS 20 CANCIONES DE EL SÉPTIMO ARTE,
9o VOLUMEN

GRUPO 32







Código: (Plantilla para votar) [Seleccionar]
Symphony (feat. Zara Larsson) - Clean Bandit- [b]X[/b]
Susanna Griso - Tu Madre Es Puta- [b]X[/b]
Intergalactic - Beastie Boys- [b]X[/b]
November Rain - Steve’n’Seagulls- [b]X[/b]
Hard Knock Life - Annie- [b]X[/b]




Canciones enviadas por:
  • Clay
  • KellerDover
  • Amélie Poulain
  • Calde_Vila
  • Wanchope

PARA ESCUCHAR LA CANCIÓN PINCHA SOBRE EL TÍTULO CORRESPONDIENTE

  • El grupo acaba el día 1 a las 22:00
  • Para votar copia la plantilla y añade las puntuaciones, de 1 a 10, sin repetir votación, en lugar de la X

11
Torneo / Torneo de las 20 canciones de ElSeptimoArte Vol.9 1ª Ronda Grupo 31
« en: 25 de Noviembre de 2019, 02:08:28 pm »
TORNEO DE LAS 20 CANCIONES DE EL SÉPTIMO ARTE,
9o VOLUMEN

GRUPO 31







Código: (Plantilla para votar) [Seleccionar]
Broken Wings - Mr. Mister- [b]X[/b]
La revolución sexual - La casa azul- [b]X[/b]
Cuando nadie me ve - Alejandro Sanz- [b]X[/b]
Hologram - NICO Touches the Wall- [b]X[/b]
The Fire Dragon - Jerry Goldsmith- [b]X[/b]




Canciones enviadas por:
  • Clay
  • Guillermolawe
  • Amármol
  • KellerDover
  • Wanchope

PARA ESCUCHAR LA CANCIÓN PINCHA SOBRE EL TÍTULO CORRESPONDIENTE

  • El grupo acaba el día 1 a las 22:00
  • Para votar copia la plantilla y añade las puntuaciones, de 1 a 10, sin repetir votación, en lugar de la X

12
Torneo / Torneo de las 20 canciones de ElSeptimoArte Vol.9 1ª Ronda Grupo 30
« en: 25 de Noviembre de 2019, 02:07:09 pm »
TORNEO DE LAS 20 CANCIONES DE EL SÉPTIMO ARTE,
9o VOLUMEN

GRUPO 30







Código: (Plantilla para votar) [Seleccionar]
Man In The Mirror (ft. Irv Da PHENOM!) - Cryptic Wisdom- [b]X[/b]
Man In The Mirror - Michael Jackson- [b]X[/b]
In Too Deep - Sum 41- [b]X[/b]
Beautiful Lies - Jon McLaughlin- [b]X[/b]
Sweet But Psycho - Ava Max- [b]X[/b]




Canciones enviadas por:
  • KellerDover
  • Amármol
  • URBI
  • Amélie Poulain
  • Calde_Vila

PARA ESCUCHAR LA CANCIÓN PINCHA SOBRE EL TÍTULO CORRESPONDIENTE

  • El grupo acaba el día 1 a las 22:00
  • Para votar copia la plantilla y añade las puntuaciones, de 1 a 10, sin repetir votación, en lugar de la X

13
Torneo / Torneo de las 20 canciones de ElSeptimoArte Vol.9 1ª Ronda Grupo 29
« en: 25 de Noviembre de 2019, 02:05:53 pm »
TORNEO DE LAS 20 CANCIONES DE EL SÉPTIMO ARTE,
9o VOLUMEN

GRUPO 29







Código: (Plantilla para votar) [Seleccionar]
Every Single Night - Fiona Apple- [b]X[/b]
Words - The Christians- [b]X[/b]
Mortal Kombat Theme - Mortal Kombat BSO- [b]X[/b]
Fariña - Iván Ferreiro- [b]X[/b]
Be My Lover - La Bouche- [b]X[/b]




Canciones enviadas por:
  • Amélie Poulain
  • Amármol
  • URBI
  • Calde_Vila
  • Clay

PARA ESCUCHAR LA CANCIÓN PINCHA SOBRE EL TÍTULO CORRESPONDIENTE

  • El grupo acaba el día 1 a las 22:00
  • Para votar copia la plantilla y añade las puntuaciones, de 1 a 10, sin repetir votación, en lugar de la X

14
Gente del cine / Muere Narciso (Chicho) Ibáñez Serrador
« en: 07 de Junio de 2019, 07:40:18 pm »

Páginas: [1] 2 3 ... 67
  El Séptimo Arte  
© 2005-2021, www.elseptimoarte.net . Todos los Derechos Reservados. SMF 2.0.18 | SMF © 2011, Simple Machines | XHTML | RSS | WAP2