Buscador

Twitter Facebook RSS

'El vicepresidente: Más allá del poder' - Que va y viene

Vía El Séptimo Arte por 31 de enero de 2019
Imagen destacada

'El vicio del poder' es una película que va y viene. No se me ocurre otra definición mejor: Una película que cuando está, te agarra, pero que cuando no está, te suelta. No se trata necesariamente de irregularidad, sino más bien de fragmentación, la por otro lado inherente a una película que recorre muchos años de la vida de alguien, dando saltos de aquí para allá y de allá para aquí. De fragmentación y una cierta inconsistencia. Que va y viene.

Vaya por delante una cosa: Adam McKay ha pasado de escribir y dirigir comedias con Will Ferrell a escribir y dirigir comedias con Christian Bale. De 'El reportero' y 'Hermanos por pelotas' a 'La gran apuesta' y a esta 'El vicio del poder', título español un tanto "sui géneris" pero no tan desacertado como pueda parecer. Y entre medias 'Los otros dos', que a mí me hizo mucha gracia en su momento aunque no sé si nueve años después me la volvería a hacer.

En realidad, no hay mucha diferencia entre unas y otras: Las formas ahora son más refinadas, los temas tratados son más serios, cosas como VOX que antes nos hacían tanta gracia ya no nos la hacen y los intérpretes que aparecen en ellas prefieren un Óscar a un premio de la MTV. Pero en suma, la Amy Adams de 'Pasado de vueltas' participa de lo mismo que la Amy Adams de 'Pasado de vueltas': De la sátira de trazo más o menos chanante.

Está claro que McKay no es tan elegante como Armando Iannucci, pero ni mucho menos es como cualquiera de los llamados directores que duermen a la sombra de Adam Sandler durante los rodajes. Para empezar es norteamericano y fue cultivado en el SNL, la sutileza no es lo suyo. Pero a diferencia de otros coetáneos, si ha logrado revestir a la comedia norteamericana de algo de lo que suele carecer (cuando Paul Feig no está cerca): De dignidad.

No nos engañemos: Nos pondrá de mala leche y su protagonista podrá ganar el Óscar, pero 'El vicio del poder' no deja de ser una comedia como aquellas protagonizadas por Will Ferrell. La diferencia está en la madurez de un autor que, a estas alturas de la vida, probablemente, ya está más preocupado por el mundo que le rodea (y que va a legar a sus hijos) que por sí mismo. En un trasfondo que ha pasado de claramente estúpido a claramente concienciado.

Al fin y al cabo, está bien hacer reír, pero hacer reír y además contar algo está mejor que bien. Con 'El vicio del poder' McKay apuntala el camino trazado con 'La gran apuesta'. Que no les engañe su estreno en mitad de la temporada de premios, en plena carrera por esos Óscar que tanto dan como quitan. Eso es, en verdad, lo de menos. O debería de serlo. Así es la industria, el negocio, el capitalismo. Pero nosotros no tenemos por qué.

'El vicio del poder' es en esencia una comedia, o sátira, a la que se le ha tratado con el debido respeto. Esto es, además de ser una comedia, también es una película (además bastante interesante). Una película que va y viene, demasiado fragmentada y algo frívola, pero con un poso de ácida amargura que casa muy bien con la conciencia de cualquier espectador con conciencia: Que te hace reír con algo que en verdad no tiene puta gracia.

Dicho de otra forma, que se ríe en tu puta cara... pero contigo, no de ti.

Aunque acabe por hacerse larga, sus bruscos cambios de tono pesados o el conjunto en sí mismo no sea todo lo estimulante que debería, 'El vicio del poder' no deja de ser lo que llamaríamos una película interesante. El trasfondo, ese mencionado poso de ácida amargura, la indudable fuerza de muchas de sus escenas o la entrega de todos sus intérpretes. También, por supuesto, ante todo, ponerle una sonrisa a un tema que no es para sonreír.

En "la era de los ofendidos" cabe apreciar aún más si cabe el atrevimiento, descaro y desvergüenza de una película como esta, capaz de convertir juegos "de mayores" en juegos "de niños", y que a pesar de ser tan americana (y distendida) puede ser a la vez tan nuestra (y grave). Aunque como un servidor, no acabes de disfrutar de ella. Una sensación incómoda, por cuanto el diferido (y la reflexión) aporta el respeto no se ha adueñado del directo (o el instinto).

Y es que no es perfecta, pero se lo han currado como cabrones. Un respeto.


Por Juan Pairet Iglesias
@Wanchopex

< Anterior
Siguiente >

Comentarios

  • Avatar de MrLuellin
    MrLuellin 13 de Enero de 2019, 07:51:22 pm
    La mejor crítica que he leído por ahora de esta película.  Yo la veré por Christian Bale si te soy sincero, aunque es un actor muy criticado porque según algunos solo sabe "transformarse" pero para mí es uno de los mejores.

    Adam McKay no es santo de mi devoción pero también es cierto que esta película está siendo por ahora, la mejor valorada de todas las que tiene, quizá sea por algo, no me espero una obra maestra pero al menos que entretenga y que los actores cumplan con su trabajo, que con Bale estoy seguro de que sí, aparte del resto del elenco, al menos de la mayoría. 
  • Avatar de Wanchope
    Wanchope 14 de Enero de 2019, 11:55:46 am
    Para mí merece la pena. Es más, no descarto volver a verla a lo largo del año, o de cara a la Copa de Cine del año que viene. Es una de esas películas con un potencial enorme para revalorizarse con cada nuevo visionado.

    Y sí, todo los intérpretes cumplen aunque sólo unos pocos tengan margen para lucirse. Sobre Christian Bale, a mí me pasó lo mismo con la Natalie Portman de 'Jackie' o el James Franco de 'The Disaster Artist', la diferencia entre dar vida a un personaje o sólo replicar el personaje. No creo que sea el caso de Bale, no al menos en esta película.

Noticias relacionadas