Buscador

Twitter Facebook RSS

'Ema' - La República independiente de tu música

Vía El Séptimo Arte por 19 de marzo de 2020
Imagen destacada

'Ema' no es un mueble de Ikea.

Y seguro que eso no es lo que nos quiere vender, ni mucho menos lo que aspira a fabricar Don Pablo Larraín, un cineasta bastante menos convencional y mucho más inquieto que lo que puedas encontrar dando una vuelta por un Ikea.

Nueva prueba de ello es 'Ema', una especie de cuento en torno a la brecha generacional, el concepto de familia, el patriarcado y demás derivados a través del reggaeton (con eróticos resultados, por descontado). Agresiva y dulce a la vez, tan anárquica como dispersa. Su aparente voluntad abstracta no obstante resulta tan forzadamente guay, del Paraguay, que cuesta creer que no sea, a su vez, condescendientemente, esclava de su propia noción partidista e interesada de libre albedrío.

Una interesante cuestión que nos lleva a preguntarnos si realmente alguno de nosotros somos libres como tal. Si nos lo podemos creer o considerar cuando, en esencia, y como advertía Tyler Durden, lo que posees te acaba poseyendo.

Mejor: Si a alguien le importa verdaderamente esa llamada "libertad" que siempre, siempre, siempre está supeditada a los intereses, reales o virtuales, que nos hacen sonreír a cada uno en nuestro día a día. Una reflexión más que interesante con la que 'Ema' no nos deja tarareando, canturreando o bailoteando a pesar de sus loables e intrigantes esfuerzos, siempre bienvenidos. Si acaso, con ganas de ponernos los cascos que algunos ni se quitan para poder escuchar nuestra propia música.

No, 'Ema' no es un mueble de Ikea, sino uno de esas piezas artesanales en busca de un poco de amor con las que nos podemos encontrar paseando por el Rastro un domingo a la hora del vermú. Algo que no se posee, se quiere.


Por Juan Pairet Iglesias
@Wanchopex

Posdata. Lo mejor de la película...

< Anterior
Siguiente >

Noticias relacionadas