Buscador

Twitter Facebook RSS

'Top Gun: Maverick' - Una irresistible apisonadora de prejuicios

Vía El Séptimo Arte por 26 de mayo de 2022
Imagen destacada

Es normal desconfiar de una secuela tan tardía como la de 'Top Gun: Maverick'. Más aún en una época como la actual, en la que cualquier propiedad intelectual es susceptible de volver a nuestras vidas... una y otra vez y de cualquier manera. ¿Qué esperar de una industria como la del cine, que tan a menudo trata a sus teóricas posesiones estrella como si fueran comida basura?

Lo cierto es que cansa, aburre y molesta la manera en la que se recuperan algunas ahora llamadas franquicias que nunca tuvieron por qué serlo. O que siquiera lo fueron. Con qué poco respeto se tratan películas que nos venden como si fueran el Santo Grial cuando en realidad son un vaso de plástico de una máquina de café. Con qué poca confianza tratan a menudo al público.

Es normal desconfiar de una secuela tardía como la de 'Top Gun: Maverick', sí. Al fin y al cabo la ahora primera película no es que sea un gran película. Es una leyenda, es icónica y a decir verdad, es muy efectiva. Pero no es más que un videoclip esteta de los ochenta cuya sutilidad, sensibilidad y convicción dramática se reducen a una imagen para forrar carpetas... cosa que, por cierto, creo que ya, lamentablemente, no se suele hacer en la actualidad.

También es la película que convirtió a Tom Cruise en lo que es todavía a día de hoy, casi 35 años después. Y si lo sigue siendo es gracias, sobre todo, al cuidado que pone en su trabajo. En su máximo respeto por el trabajo que hace. Y en ese aura tan trabajada de estrella de cine que sólo unos pocos pueden lucir con tanta vehemencia y convicción. Con tanta autenticidad.

Tom Cruise es 'Top Gun: Maverick', en una secuela que sin su estrella no tendría sentido: Es el omnipresente actor quien se lo da con su presencia y carisma. Cruise es la estrella, y todo lo demás es relleno, siendo una película en la que todo está ajustado para servir a una sola causa: Tom Cruise. Su sempiterna sonrisa como el sol que ilumina la existencia y universo conocidos.

¿Y eso, la convierte en una mejor o peor película? Al igual que sucedía con su ahora primera entrega, no creo que se trate de una buena o mala película, sino de una producción tan plenamente consciente de lo que es, y de lo que puede llegar a ser, que funciona a la perfección y en proporción directa a su fe en sí misma y en el espectador: Una película que satisface por completo y de largo al público que la escoja y/o al público de Cruise.

'Top Gun: Maverick' es la definición de una estrella como Cruise, en una película que es evidente que no está hecha por hacer: Que o se hacía como es debido o no se hacía. Todo está en su sitio, todo luce bien y bonito, y todo tiene una razón de ser. Todo está bien medido, dura lo que tiene que durar y al menos los secundarios parece que tienen algo de personalidad y amor propios.

Por más que todo esté supeditado a Tom Cruise quien, ya sabemos, quiere que todo sea auténtico: En 'Top Gun: Maverick', por supuesto, los aviones son reales. Y así se siente. Como la de 1986, nos queda un producto comercial altamente efectivo, muy auténtico en su hueco postureo americano y tan centrado en lo suyo que actúa como una irresistible apisonadora de prejuicios.

Sirva un detalle de su inteligencia: En ningún momento menciona quién es un "enemigo" reducido a ser un "enemigo" sin patria, religión, intención alguna o condición política. El villano/la excusa perfecto/a.


Por Juan Pairet Iglesias
@Wanchopex

< Anterior
Siguiente >

Noticias relacionadas