Buscador

Twitter Facebook RSS

'Cut Bank' - Thriller pasivo

Vía El Séptimo Arte por 18 de agosto de 2015

Cut Bank

Mark Shackman, un joven con experiencia en la dirección de series de éxito (“Mad Men”, “A dos metros bajo tierra”, “House” o “Fargo” entre otras) se estrena la industria del cine poniéndose al mando de su primer largometraje con éste CUT BANK. Una cinta que parte de unas bases que ya hemos visto antes; Un pequeño y tranquilo pueblo en el que todo el mundo se conoce, un caso de homicidio, variopintos y estereotipados personajes involucrados, algo que esconder... Si, parece que Shackman, consciente de su relativa inexperiencia en el medio, ha preferido pisar sobre terreno seguro para llevar a cabo un thriller de crimen e intriga con tintes de comedia negra... o eso se supone.

El guión, firmado por Roberto Patino, propone unas bases que aparentan ser realmente interesantes, pero que, a medida que pasan los minutos, se va desinflando y perdiendo el interés a causa de varios elementos, detalles y situaciones que provocan al publico la incapacidad de aceptar lo que está ocurriendo. No sólo lo escrito sobre el papel es responsable ello, la ejecución tras las cámaras y montaje, aunque se puede catalogar cómo solvente y correcto, se muestra conformista, sin provocar –prácticamente- la más mínima reacción, sensación o empatía por parte del público. Momentos, gestos y comportamientos que despistan y confunden al público, sin saber exactamente si lo que estamos viendo debe provocar una risa o un momento de tensión.

Se sospecha, se intuye, que los Coen han podido ser una de las referencias más presentes en la que han tenido puesto el ojo la hora de -intentar- emular ésta cinta neo-noir... sin probar la misma suerte y quedando a una considerable distancia de la pareja de hermanos. Los secretos y las "sorpresas" -que apenas se guardan- se van nos van presentando más que revelando, sin crear misterio, atmósfera, tensión... simplemente, nos van informando, a modo de guía turístico, cómo si de un paseo sobre una escena de un crimen y la verdad que se oculta tras él se tratase. Sin más misterio, sin más a lo que darle vueltas, sin más que seguir el camino en lo que tampoco hay demasiado que observar. Tanto es así, que puede que en algún momento nuestro interés en la cinta se centre más el más extraño y desconcertante de los personajes, Derby Milton (Michael Stuhlbarg) que en la propia trama central, pero que, al final, una vez todo vaya quedando resuelto y llegados al supuesto pico de drama final, nos nos transmite ningún tipo de reacción.

Ni un gran reparto en el que figuran nombres cómo John Malkovich, Billy Bob Thorton o Bruce Dern, ni una partitura perfectamente ambientada a manos de James Newton Howard logran hacer que éste Thriller pasivo despegue hacia una posición notable, pero qué, siendo justos, se mantiene con solvencia en un correcto pasatiempos de 93 minutos de carácter menor.

Nota: 5.5

Por Alex Martín Fernández
@fenometrix


Temas relacionados

< Anterior
Siguiente >

Comentarios

  • Avatar de Wanchope
    Wanchope 21 de Agosto de 2015, 09:14:08 pm
    Resumo lo más interesante de la película en una sola imagen:

    Spoiler (Click para ver)
  • Avatar de lourdes lulu lou
    lourdes lulu lou 28 de Agosto de 2015, 05:01:04 pm
    ¡La que lía una entrega fallida!, despiste que obliga a un cambio de planes y a amoldarse a lo que venga.
    "Bienvenido a Cut Bank, el lugar más frío de la nación", donde Derby Milton, personaje singular y poco querido, sólo quiere encontrar su necesitado bolso, con urgencia suprema, pero todos se empeñan en ponérselo difícil pues le repiten, torpemente, una y otra vez, "¿no eres Derby Milton?, pensé que ¡estabas muerto!", al tiempo que le entretienen y molestan pues el cartero ha sido asesinado y tiene, el mismo, que encargarse de buscar y recoger su propio correo.
    Excepto que, es más complicado de lo esperado, pues éste se resiste, y en su obsesión enfermiza, que nadie entiende ni respeta, se lleva por delante a más personas del previsto y tiempo calculado, delirio que alcanza alta cuota de calor y nervio en una ciudad donde, a pesar de la leyenda de inicio, se suda y tiembla como en ningún sitio pues, para ser "el primer asesinato, nunca visto, en esta ciudad", son unos cuantos los muertos acumulados.
    Para ser feliz, para alcanzar tu sueño, sacrificar a un cordero sólo que, un inesperado lobo solitario, psicópata superviviente de curiosa decencia y particular honestidad para con los animales, se cruza en su camino y, la llegada al paraíso prometido, se convierte en tortura asfixiante de infierno y mientras, el ingenuo y bonachón alguacil, paso a paso, siguiendo las pistas de los cuerpos asesinados y reconstruyendo el rompecabezas exhibido.
    Sólidos y definidos personajes, de estereotipo clásico en su corte y confección, para una trama, presuntamente negra aunque, la verdad, simple y fácil, que es un desastre de carambola en su ejecución, todo un desatino de control, donde el caos reina y el desorden toma el mando de la situación, guión firme y estable de una inocente estafa, vuelta paranoia desbaratada, que incrementa su fuerza, interés y tensión conforme avanza en su escalafón.
    No es una gran sorpresa el camino ni la resolución, los decibelios se mantienen a buen nivel aunque sin subidas repentinas de angustia y temblor, la negrura de su humor no acaba de coger ritmo y potencia, linealidad argumental, sin mareos o imprevistos sobresalientes, que hace camino con eficiencia de quien sabe su destino y cómo llegar a él, complace en su sinceridad e integridad de proceder y en la buena interpretación de sus actores donde, prontamente son avistados los papeles asignados a cada cual, en este "Cluedo" a resolver; se trata, sencillamente, de seguir las pistas y huellas dejadas para ganar el juego.
    La recompensa lo vale pues, entretiene y distrae, con clara moderación pero, en el fondo, válida pues con la evidencia de que, Dios aprieta pero no ahoga, se hace recopilación y memoria de los honores y vergüenzas de vecinos de toda la vida, en un pequeño pueblo de la américa profunda donde existe un pacto, elegante y sobrio, de todos los diestros participantes para, con la habilidad de ser dignos en su hacer diario, componer un trabajo modesto, grato y sereno, comedido en sus ingredientes pero de resultado conciso y adecuado.
    Le falta perspicacia de carisma y codicia, inteligencia de astucia e intriga, se anhela sentimiento de mayor fuerza y carácter para emular a su familiar lejano "Fargo", pero ameniza con gratitud y solvencia, sin incertidumbre ni duda de qué pasará al movimiento siguiente pero, sin que dicha certeza, sea fatal para su consumo y disfrute, satisfactoria calidad interpretativa para un guión mediocre y sencillo que, sin molestarse en demasía en adentrarse en su propio conflicto, cubre las necesidades medias.
    En el fondo, el gran fraude de la cinta, está en su cartel de bienvenida pues, Cut Bank, no es el lugar más frío de la nación; ese trono lo sigue ocupando la genialidad de los hermanos Coen pero, como episodio esporádico que ambienta aquella época, no está mal, sirve y gusta.
    Para pasar un agradable rato, sin elevadas complicaciones resolutivas.

Noticias relacionadas