Buscador

Twitter Facebook RSS

'El caso Fischer' - El buen sparring

Vía El Séptimo Arte por 12 de agosto de 2016
Imagen destacada

1972, en plena Guerra Fría, el campeonato mundial de ajedrez cobró proporciones mediáticas y tintes políticos sin precedentes. El enfrentamiento en Reikiavik entre el mítico jugador norteamericano Bobby Fischer y el campeón soviético Boris Spassky fue más allá de la pura competición, calificándose como la “Partida del Siglo”... en parte, porque es lo que nos dicen; en parte, porque es lo que sabemos; en parte, porque queda tan bien en una sinopsis que no se puede dejar pasar la oportunidad de hacerlo constar.

Lo que nos dicen, sabemos o consta... que no es tanto lo que muestra una película que, como tantas otras, se queda jugueteando por la superficie de un tablero netamente norteamericano. Llendo un poco más allá que por algo nos pagarían (si nos pagasen), sobre la superficie del tablero de manera agradable y moviendo las fichas con gracia y agilidad, elegancia y soltura aunque sin intención, talento u opciones para dar jaque a un espectador al que, básicamente, se le ofrece una partida que no le suponga un gran esfuerzo.

Exigencias reducidas que no obstante no menguan la capacidad de satisfacción de una película sin tacha en líneas generales y no tan generales, algo más que correcta en todos los sentidos y que se puede decir que cumple a la medida de su república independiente. Tanto en lo cinematográfico como en lo deportivo, también en lo espiritual y más que suficiente como para darse la mano al final de la partida aunque siempre quede, maldita sea, un carácter conservador incapaz de llevar el juego al terreno de lo personal.

Edward Zwick es un realizador sólido con una carrera a sus espaldas muy sólida. Y 'El caso Fischer' es una buena muestra de esta solidez a medio camino entre lo artesanal y la gloria. Excelente como sparring, Zwick vendría a ser -una vez más- el voluntarioso y honesto segundón mientras que Tobey Maguire evidencia que, a diferencia de otros compañeros de profesión, lo suyo es más vagancia que falta de talento como bien refleja la sonrisa de un Liev Schreiber que, por su parte, y como suele ser costumbre, va tan de sobrado que no hay queja ninguna.

En Reikiavik se enfrentaron dos formas antagonistas de entender el ajedrez, la política y la vida. Una "Partida del Siglo" que no ofrece un rendimiento a la altura en la gran pantalla... sin dejar de ofrecerlo. Es posible que el ajedrez siga huérfano de un gran título a lo Rocky de esos que hacen afición. Como también que sin ser ni tener apenas opciones de convertirse en un campeón 'El caso Fischer' sea capaz de hacer sudar a uno que cometa el error de subestimarle como rival. Porque el material de archivo ni es tan entretenido ni está tan bien filmado.

Por Juan Pairet Iglesias
@Wanchopex


Temas relacionados

< Anterior
Siguiente >

Comentarios

  • Avatar de 0iker0
    0iker0 26 de Agosto de 2016, 07:28:59 pm
    La vi ayer, y pese a que tiene los "fallos" que me esperaba por su producción americana, casi obvian por completo a Spassky, me gustó. Tiene momentos muy buenos donde se muestra la genial locura de Fischer. Tobey Maguire está bien en la película, pero Liev Schreiber es un crack en lo que hace e interpreta como nadie al soviético. Me hubiese gustado también que mostrasen más del Fischer post-match por el cetro mundial.

    6

Noticias relacionadas