Buscador

Twitter Facebook RSS

'Les Combattants' - Madera de aventureros

Vía El Séptimo Arte por 08 de agosto de 2015

Les Combattants

Aventuras en la naturaleza, el despertar hacia un primer amor, cenas con el sonido de las chicharras, tormentas que rompen e iluminan el cielo... . Si te sumo a ello una casa del árbol, te entrego la fórmula de la clásica película para y/o sobre esta estación del año, que normalmente se centra en niños o adolescentes de vacaciones. Ni hay casa en el árbol ni imberbes pero en otros elementos si recuerda al citado, si podemos llamarlo así, subgénero y resalta como suele pasar en estas cintas, por sus personajes y por su encanto inocente.

La película nos relata del encuentro y relación entre dos personajes, que pese a no ser niños ni pre-adolescentes, desprenden inocencia, avidez por saber, por descubrir, por querer... desconocimiento de qué hacer, con la excusa de la incertidumbre de la crisis. Él desprende dudas e inseguridad, laborales y personales; ella parece una mujer dura, con ideas claras. Él no sabe si seguir con el negocio familiar tras la muerte de su padre o tomar otro camino y pese a ello vive bastante despreocupado; ella está obsesionada con la supervivencia, las tácticas y los recursos para ello, en caso de que un día, el mundo se viera abocado a una catástrofe. La posibilidad de alistarse al ejército y un cursillo de preparación para ello los une y vemos ante nuestros ojos como, en esos días, progresa su relación y crecen como personas y como personajes.

Podemos ver con naturalidad y una conexión brutal entre Kévin Azaïs y Adèle Haenel, como ambos van conectando hasta incluso invertir sus papeles. El que pudiera parecer un inseguro perdido puede acabar siendo un líder, la que parece ser una roca distante puede estar tan necesitada como cualquier otro. Salvo por lo visto en el arranque no nos cuentan nada del pasado de cada uno, no les otorgan una profundidad o una trabajada procedencia o motivos de su carácter, ni falta que hace. Dos personas cualquiera que se encuentran, nos sitúan en un momento y un lugar y vemos lo que sucede entre ellos.

La cinta va de menos a más, con lo que parece un tira y afloja desenfadado entre boy scouts a algo más profundo, con una escena que puede parecer forzada y radical hacia un camino dramático, pero que sin duda es la mejor del film y un momento de inflexión hacia su tercio final, que es lo mejor. Interesante en muchos sentidos, seguramente gane en el recuerdo y tiene un aroma fresco que la hace atrayente.

Nota: 6.3

Por Abrahán Guirao, AKA Calderilla
@Calde_Vila


Temas relacionados

< Anterior
Siguiente >

Comentarios

  • Avatar de Calde_Vila
    Calde_Vila 07 de Agosto de 2015, 10:10:56 pm
    Madera de aventureros

    Aventuras en la naturaleza, el despertar hacia un primer amor, cenas con el sonido de las chicharras, tormentas que rompen e iluminan el cielo... . Si te sumo a ello una casa del árbol, te entrego la fórmula de la clásica película para y/o sobre esta estación del año, que normalmente se centra en niños o adolescentes de vacaciones. Ni hay casa en el árbol ni imberbes pero en otros elementos si recuerda al citado, si podemos llamarlo así, subgénero y resalta como suele pasar en estas cintas, por sus personajes y por su encanto inocente.

    La película nos relata del encuentro y relación entre dos personajes, que pese a no ser niños ni pre-adolescentes, desprenden inocencia, avidez por saber, por descubrir, por querer... desconocimiento de qué hacer, con la excusa de la incertidumbre de la crisis.  Él desprende dudas e inseguridad, laborales y personales; ella parece una mujer dura, con ideas claras. Él no sabe si seguir con el negocio familiar tras la muerte de su padre o tomar otro camino y pese a ello vive bastante despreocupado; ella está obsesionada con la supervivencia, las tácticas y los recursos para ello, en caso de que un día, el mundo se viera abocado a una catástrofe. La posibilidad de alistarse al ejército y un cursillo de preparación para ello los une y vemos ante nuestros ojos como, en esos días, progresa su relación y crecen como personas y como personajes.

    Podemos ver con naturalidad y una conexión brutal entre Kévin Azaïs y Adèle Haenel, como ambos van conectando hasta incluso invertir sus papeles. El que pudiera parecer un inseguro perdido puede acabar siendo un líder, la que parece ser una roca distante puede estar tan necesitada como cualquier otro. Salvo por lo visto en el arranque no nos cuentan nada del pasado de cada uno, no les otorgan una profundidad o una trabajada procedencia o motivos de su carácter, ni falta que hace. Dos personas cualquiera que se encuentran, nos sitúan en un momento y un lugar y vemos lo que sucede entre ellos.

    La cinta va de menos a más, con lo que parece un tira y afloja desenfadado entre boy scouts a algo más profundo, con una escena que puede parecer forzada y radical hacia un camino dramático, pero que sin duda es la mejor del film y un momento de inflexión hacia su tercio final, que es lo mejor. Interesante en muchos sentidos, seguramente gane en el recuerdo y tiene un aroma fresco que la hace atrayente.

    Nota: 6'3
  • Avatar de Beyond
    Beyond 04 de Noviembre de 2015, 02:49:26 am
    Pues a mí me ha encantado. Tiene una premisa relativamente original y fresca, buenas actuaciones y unos personajes muy interesantes, sobre la protagonista femenina. Además está muy bien planteada, con varias lecturas posibles que te invitan a reflexionar. Para mí tiene las tres características básicas que exijo a una película de ocho para arriba: Es buena, entretenida y te hace pensar.

    Mi nota es 8/10.

Noticias relacionadas