Buscador

Twitter Facebook RSS

'12 valientes' - Son otros tiempos

Vía El Séptimo Arte por 04 de mayo de 2018
Imagen destacada

Hubo un momento en el que Jerry Bruckheimer era algo así como el Judd Apatow del cine de acción norteamericano, allá por los años 90. Uno de los pocos productores cuyo nombre aparecía en los carteles de la película, y cuyo nombre te vendía una película. Hasta que llegó Disney y como suele pasar, lo jodió todo. A pesar del éxito de la franquicia de 'Piratas del Caribe' la estrella del padrino de Michael Bay se fue apagando...

Es verdad que en el cartel de '12 valientes' aparece tanto su nombre como el de 'Black Hawk derribado', la nunca suficientemente bien valorada película del hermano mayor de Tony Scott. Pero son otros tiempos, otro mundo, y ni el nombre de Jerry Bruckheimer en un póster tiene el mismo valor, ni el guión está tan bien ajustado a la causa, ni el debutante Nicolai Fuglsig cuenta con la veteranía (o el talento) de tito Ridley.

'12 valientes' no es 'Black Hawk derribado', ni se le parece. Tampoco es 'Thor: Ragnarok' y no hay nadie haciendo un chiste cada 3 minutos salvo como suele ser habitual Michael Peña, quién lo intenta cada vez que se deja ver... que para eso se deja ver. Que de eso se trata básicamente, de fichar y cobrar un cheque que al menos Chris Hemsworth se gana con creces; como estrella de cine, y como excusa para aguantar hasta el triunfo final.

'12 valientes' viene a ser lo que parece, una especie de eco de aquellos filmes de los 80 a cuenta del reinado de Ronald Reagan, tales como el 'Navy Seals' de Charlie Sheen y Michael Biehn o el 'Delta Force' de Chuck Norris y Lee Marvin, por alguna razón, las dos películas en las que pienso cuando pienso en este tipo de películas. Un eco, no una actualización o reinterpretación aunque exista un tímido amago de concienciación.

A su favor, además del porte de Hemsworth, la renuncia al empleo de CGI (al menos de manera evidente); en contra, lo convencional y rutinario que resulta todo durante más de dos horas. Dos horas sobre las que sobrevuela todo el rato la sombra del producto acomplejado por lo políticamente irrelevante que ni se divierte ni nos divierte, ni es capaz de darnos un argumento de peso que pueda justificar su existencia (o el precio de una entrada).

Una película a lo bruto, en lo que parece un plato precocinado calentado en el microondas. Tan competente en lo técnico y en lo formal como cabe esperar de toda una producción hollywoodiense, pero también tan incompetente en lo humano y en lo divino como cabe temer de toda producción puramente alimenticia. Se deja ver, como quién dice, aunque también como quién dice no vaya a ninguna parte. Durante dos horas. Dos largas horas.


Por Juan Pairet Iglesias
@Wanchopex


Temas relacionados

< Anterior
Siguiente >

Comentarios

  • Avatar de jescri
    jescri 31 de Agosto de 2018, 10:58:09 am
    Tremendamente floja. Le doy un 5 porque tiene algún que otro momento interesante, pero son los menos...

Noticias relacionadas