Buscador

Twitter Facebook RSS

'Black Beach' - ¡Los malos están ahí dentro!

Vía El Séptimo Arte por 23 de septiembre de 2020
Imagen destacada

'Black Beach' es a efectos prácticos una de esas películas comerciales que tanto les gustan a los norteamericanos, pero a las que no estamos tan acostumbrados en España. Más o menos lo mismo, pero con un ligero toque local. Nuestro afecto o afinidad hacia ella dependerá un poco de lo curtidos que estemos, de lo cínicos que seamos o de con qué pie nos hayamos levantado esa mañana.

Quiero decir, oficialmente está descrita como el "retrato de un país africano en el que se hace patente el engranaje gigantesco, complejo e incomprensible que sustenta en la actualidad cualquier conflicto en cualquier parte del mundo... Un mundo gobernado por una elite empresarial sin escrúpulos y capaz de manipular la política internacional, llegando a involucrar a las Naciones Unidas".

De dicha descripción me quedo con "cualquier conflicto en cualquier parte". No sé si es que ya estoy demasiado curtido, que ya me he abandonado al cinismo o que cuando la vi me levante con el pie equivocado. Pero es que no hay prácticamente nada de 'Black Beach' que me sorprendiese. O que me emocionase, eso sí, en la misma medida en la que tampoco hay nada que me molestase, realmente.

No es que sepa como va el mundo, tan sólo me hago una idea. Pero es que 'Black Beach' viene a representar esa idea de manera tan aseada y modesta como un vídeo comercial de empresa. O como una película tirando a comercial, en donde la posible buena voluntad no puede tener más peso que la necesidad de ser entretenida. Algo así como una película de Costa-Gavras para toda la familia.

Esto es, una película que apunta maneras pero cuyo discurso no pasa de la apariencia y lo superficial. Como cuando Danny Madigan le decía a Jack Slater que "¡Los malos están ahí dentro!" y se quedaba tan ancho. Aunque sin perder nunca la compostura de ese cine comercial tan sobrio como impersonal, 'Black Beach' es ese inocente niño señalando desde la ventanilla de un coche que está de paso.

'Black Beach' no es que sea una mala película, es que carece de algún elemento diferenciador o relevante que la ayude a imponerse a ese "cualquier conflicto en cualquier parte" que decíamos. Sin desmerecer (más que lo justo) por ello, 'Black Beach' es un trabajo tan correcto e inocuo que apenas causa algún revuelo a su paso, y en la que no hay casi nada que ayude a evitar la sensación a déjà vu.


Por Juan Pairet Iglesias
@Wanchopex


Temas relacionados

< Anterior
Siguiente >

Noticias relacionadas