Buscador

Twitter Facebook RSS

'Dr. Death' - En buenas manos

Vía El Séptimo Arte por 11 de septiembre de 2021
Imagen destacada

Hay gente que enseguida se viene arriba cuando les mencionas que tal película o tal serie está basada o inspirada en una historia real. No es mi caso, y por lo general me suele dar bastante igual. Una buena historia es una buena historia, ya sea real o inventada. Por no mencionar que por más que una película o serie pueda estar basada o inspirada en un historial real, siempre será una dramatización. Esto es, una ficción. Sólo Dios pueda estar en todas partes, y por lo tanto, sólo Dios puede dar fe de todos los recovecos y puntos de vista de una misma historia.

Ahora bien, hay a producciones como 'Dr. Death' que le sientan de maravilla el estar "basadas o inspiradas" en una "increíble" historia real. Producciones tan sólidas y solventes como esta 'Dr. Death' cuya credibilidad se ven reforzadas por la certeza de que estas cosas pasan. Cosas que pasan alrededor nuestra cada día, sin que por suerte la mayoría de las veces nos medio enteremos salvo por cuchichear con el portero, el guardia de seguridad, el bedel o el camarero. Historias de entreactos, pasillos y barra de bar que cuando salen a la luz se convierten en trending topic.

A todos les apetece decir algo al respecto aunque no tengan nada que decir. Aunque la historia se cuente sola, maravillosamente sola a través de una producción tan sólida y solvente como esta 'Dr. Death' cuyo argumento no voy a destripar: Una muy mala costumbre es creerse con la potestad de desvelar una historia de principio a fin sólo porque "está basada en una historia real" que puedes conocer... como puedes no conocer, lo más probable cuando vives al otro lado del mundo. Como en toda buena historia que se precie, merece la pena descubrirla por uno mismo.

También es verdad que su primer (y estupendo) episodio deja claro qué vamos a ver, en una historia que se mueve constantemente hacia adelante y hacia atrás en el tiempo y que mantiene varios frentes argumentales abiertos en paralelo, siendo por lo general sumamente estimulantes los momentos en el que unas y otras líneas convergen. Su narrativa no lineal ayuda a evitar el aire a telefilme que emana de tantos y tantos relatos de este estilo, a menudo una especie de dictado rutinario de los momentos más relevantes para niños de la educación primaria.

Ayuda también, aún más su fina pero a la vez discreta caligrafía audiovisual, la cual, como el bisturí de un buen cirujano, sólo se hace notar cuando debe dejarse notar, sin recurrir a más virguerías de las útiles, por contraste, a la hora de contar lo que quiere contar: Una historia por otro lado muy bien interpretada por los tres individuos que dan la cara en su póster oficial, a cada cual más creíble en unos roles para los que la edad les ha hecho perfectos. Lo que quiere contar, que es a su vez lo que acaba contando, sin prisa pero sin pausa durante sus ocho episodios.

Ocho raciones que funcionan a la perfección como lo que son y a lo que dan forma, una notable serie de televisión. Una serie muy estimulante que da pie a hablar sobre el mundo que nos rodea, tan imperfecto como a menudo injusto y repleto de intereses particulares que hacen que el sentido común sea el menos común de los sentidos. Un "basada o inspirado en un historial real" que parece hecho a la medida de una ficción que le hace justicia, dado que al igual que ocurría con 'La red social', su narrativa la envuelve con la elegancia de quien parece haber nacido para contarla.


Por Juan Pairet Iglesias
@Wanchopex


Dr. Death

Temas relacionados

< Anterior
Siguiente >

Noticias relacionadas