Buscador

Twitter Facebook RSS

'Hunter Killer. Caza en las profundidades' - Eso es, eso era

Vía El Séptimo Arte por 30 de octubre de 2018
Imagen destacada

'Hunter Killer' tiene una cosa que no tienen todas las películas: Un submarino.

No sé si es o ha sonado a chiste. De lo que sí estoy seguro es que la propia 'Hunter Killer. Caza en las profundidades' no lo es. Y es una lástima, porque es de esas películas que cuanto menos en serio se hubiera tomado a sí misma, mejor para todo el mundo. Que hubiera sido una de esas películas en las que Gerard Butler pudiera decir un "¡Ya está bien! ¡Estoy harto de estos putos rusos y de este puto submarino!". O algo parecido y siempre de cachondeo.

Veamos a ver, 'Hunter Killer. Caza en las profundidades' ("Hunter Killer" a secas en V.O.) es una producción de acción de Millennium Films que está protagonizada por Gerard Butler. ¿Qué cabe esperar? Pues eso mismo. O cuando el algodón no engaña... como no debería de hacerlo no sé, la presencia en su reparto de un Gary Oldman sobreactuado, como casi siempre lo está cuando se trata de coger el dinero, vivir de ello y no mirar hacia atrás.

No es un chiste, aunque lo pudiera ser. Como no lo es que 'Hunter Killer' tenga (más de) un submarino, aunque también pudiera serlo. Cada X años nos llega una película en torno a un submarino, en un subgénero que a diferencia de otros subgéneros que están muy explotados, no lo está. ¿Acaso hay alguna posibilidad de que una película moderna pueda competir con el recuerdo de 'El submarino', 'La caza del Octubre Rojo' o 'Marea roja'?

Puede ser que haya alguna posibilidad, no sé, pero a buen seguro que dicha posibilidad nunca ha estado al alcance de 'Hunter Killer'. Tampoco de una producción de Millennium Films, compañía que bueno, en fin, que parece que vive bien haciendo lo que hace. Pero lo dicho, no es un género tan saturado como el de los superhéroes como para levantarse y decir "¡Ya está bien! ¡Estoy harto de estas putas películas de submarinos!". O algo parecido.

Porque por lo demás, poco más: Quién más quién menos, es de esas películas en las que no parece que nadie haya trabajado por gusto. De esas películas de dónde todos los rusos tienen cara de malo. De esas películas en las que todo el mundo habla en inglés, buena muestra de un planteamiento geopolítico internacional equiparable a un partida de Risk. De esas películas en las que lo bonito es ser norteamericano, y todo lo demás es todo lo demás.

No hay problema, salvo porque se toma (demasiado) en serio. Eso es lo que desluce una función a la que le cuesta arrancar, que está escrita y filmada con igual sudapollismo o que intenta, en vano, lucir que no ha costado tres duros invirtiendo dos de ellos en un puñado de caras famosas (de las baratas). Pero durante su segunda mitad, aunque sólo sea por inercia, por resignación, porque para eso es para lo que voy, resulta entretenida.

Es Millennium Films. Es Gerard Butler. ¡Es un puto submarino! Todo ello junto debería de haber dado para un filme divertido. Sin prejuicios. A lo americano, lo mío para mí y a los demás que les den. Porque si nos ponemos serios, lo realmente serio es que alguien quiera pagar por una película así con la intención de ver algo parecido a 'K-19: The Widowmaker', película que fracasó porque Liam Neeson no salía repartiendo hostias. Así de claro.

Eso es. Eso era. Más claro agua, Zapatero a tus zapatos. Y los de Gerard Butler no son los mismos que los de Denzel Washington, de igual modo que los de Michael Nyqvist tampoco son los de Sean Connery. Ni por asomo.


Por Juan Pairet Iglesias
@Wanchopex

Temas relacionados

< Anterior
Siguiente >

Noticias relacionadas