Buscador

Twitter Facebook RSS

'Vigil: Conspiración desde el aire' - De los productores de la primera

Vía El Séptimo Arte por 02 de abril de 2024
Vigil: Conspiración desde el aire

Hay series que ya sólo con su premisa te atrapan y no te sueltan. 'Vigil: Conspiración nuclear' es una de ellas. Podría incluso llegar a importar bastante poco si luego su creador no hubiera sabido qué hacer con una premisa tan jugosa, que no era el caso. "Ya me tenías con el hola", pero cambiando el "hola" por "submarino". Al menos a la primera, no tanto a la segunda...

No ocurre lo mismo con 'Vigil: Conspiración desde el aire', la segunda entrega de las aventuras de Amy Silva y Kirsten Longacre, las dos protagonistas de este thriller genuinamente británico de seis intensos episodios repletos de piruetas argumentales. Ya lo adelanto para los que están al fondo de la sala distráidos con el móvil en la mano: Nada es lo que parece a simple vista... 

Salvo sus protagonistas, por descontado. Dos personajes y/o actrices que no se bastan para compensar la principal carencia de esta "nueva conspiración": La ausencia de un entorno como aquel submarino nuclear que aportaba un valor tan distintivo y reconocible a la primera, remitiendo ya de paso a clásicos del subgénero como 'La caza del Octubre Rojo' o 'Marea roja'

Algo así como 'The Investigation' ambientada a bordo de 'El submarino', dije sobre la primera. Ahora esta "conspiración desde el aire", sin submarino de por medio, por más que sea tan endiabladamente distraída como la nuclear, carece de un auténtico valor diferencial y de la garra necesaria para compensarlo e imponerse a la media de este tipo de producciones británicas.

'Vigil: Conspiración desde el aire' combina de nuevo una intrincada trama policial con una peliaguda situación de seguridad nacional al borde del conflicto diplomático, en una doble narrativa paralela que no defrauda, por cuanto cumple con la máxima que por ejemplo también cumplen las dos entregas de 'Trigger Point: Fuera de control': La del movimiento perpetuo.

No defraudan, más tampoco emocionan o enamoran, ni mucho menos como lo hizo para ser recordada 'Vigil: Conspiración nuclear'. Su secuela, fruto del éxito inicial, es otra de estas producciones que a los británicos se les da tan bien hacer, en una suerte de eco como el que está siendo (o parece ser) la carrera de los hermanos Harry y Jack Williams después de 'The Missing'.

El "ya me tenías con el hola" de la primera ya no funciona de igual forma, siendo que, por más que cumpla con creces y la podamos disfrutar tanto como de hecho tanto se disfruta, 'Vigil: Conspiración desde el aire' acaba en esa ingrata zona de nadie que es el pelotón. De las no se arrepentirá, pero tampoco encontrará a nadie con la que hablar de ellas. Siquiera a sí mismo.


Por Juan Pairet Iglesias
@Wanchopex


Vigil

Temas relacionados

< Anterior
Siguiente >

Comentarios