Buscador

Twitter Facebook RSS

'Astérix: El secreto de la poción mágica' - Salir con una sonrisa

Vía El Séptimo Arte por 09 de enero de 2019
Imagen destacada

El otro día leí como John Krasinski comentaba que Paul Thomas Anderson le había dado un estupendo consejo el año pasado: Básicamente, el director de 'Un lugar tranquilo' le habló de "una mala película" al director de 'El hilo invisible', y este le reprendió: "No digas eso. No digas que no es una buena película. Di que no es para ti, y ya está".

Es verdad que el contexto, siempre necesario (porque las palabras no flotan en el aire), el también director de 'Magnolia' se refería, principalmente, a que tanto él como el también intérprete de 'Jack Ryan' forman parte de una misma industria. Pero lo uno no quita lo otro: Sigue siendo un buen consejo que podemos re-interpretar a nuestra medida como espectadores, lectores y personas. Es más, que deberíamos tener más que presente y así poder decidir, voluntariamente, de forma desinteresada, en qué medida le hacemos caso o no.

Por ejemplo, a un servidor le encantan las películas de animación que inciden claramente en eso que yo llamo el toque "cartoon", se entienda así de verdad o se llame como se llame en realidad. Películas como 'Cigüeñas', películas como 'Mortadelo y Filemón contra Jimmy el Cachondo', películas como 'Astérix: La residencia de los dioses'... y por supuesto, películas como la continuación de esta última, 'Astérix: El secreto de la poción mágica', faltaría más.

A efectos prácticos, o a mis efectos prácticos, una producción tan disfrutable como lo fue la de 2014, en una película que lo dicho, saca indudable partido a su condición de "dibujo animado" para no dejar ni un sólo minuto de metraje sin un gag, ya sea visual o dialéctico. Una constante, y un constante espíritu festivo heredado tanto del material original al que homenajea como del medio animal, vegetal o mineral que le ha dado vida (en la gran pantalla).

Un completo y trepidante pasatiempo apto para niños de 1 a 99 años que no hay que tomar en serio, por supuesto, porque no se trata de ser serios. Pura diversión que, ya sea más o menos redonda que otros precedentes, cuestión que sencillamente me la suda, ofrece lo que cabe esperar de una producción de animación; esto es, que se vale de la misma para otorgarle un valor claramente diferencial que además, le sienta como la poción mágica a los irreductibles galos.

A través de la animación (ahora por ordenador) es cuando los personajes creados por René Goscinny y Albert Uderzo adoptan su verdadera forma cinematográfica. Como Tintín o Mortadelo, como algún día esperemos que también Superlópez. Cuando consiguen aquello que uno busca cuando acude tanto a una sala de cine en familia como a un puticlub sin ella: Salir con una sonrisa a pesar de haberte dejado por el camino más de 50 eurazos. O más.

Una lástima que cuatro años después no se haya estrenado también la secuela de 'Mortadelo y Filemón contra Jimmy el Cachondo'...


Por Juan Pairet Iglesias
@Wanchopex

Temas relacionados

< Anterior
Siguiente >

Noticias relacionadas