Buscador

Twitter Facebook RSS

'C'est la vie!' - Poyastá

Vía El Séptimo Arte por 23 de enero de 2018
Imagen destacada

A menudo no es tanto lo que tengas como lo que vendas. El cómo vendas lo que sea que tengas.

'C'est la vie' es lo nuevo de los responsables de 'Intocable'. Y ya está, ya tenemos la película vendida. Vendida en prácticamente todos los sentidos. Por si aún quedaban dudas tras 'Samba', Olivier Nakache y Eric Toledano ratifican su humilde sumisión a lo que podríamos llamar la sonrisa cómplice del cine de masas. Humilde sumisión, o humilde preferencia. Nada malo, salvo que nos vendan lo contrario. Nada malo, nada inoportuno o indecente salvo que nuestra conciencia se empeñe en llevar la contraria.

De fondo tres (o cuatro) preguntas: ¿Qué esperar si no de los creadores de 'Intocable', uno de esos filmes cuyo éxito te persigue de por vida a poco que no seas alguien verdaderamente extraordinario?, ¿qué esperar del espectador tras un éxito de este calibre que se sitúa, extraoficialmente, como el apellido "del director" de turno?, y aún más importante, ¿cuándo narices sale Omar Sy? Ah, ¿que no sale...?

La cinta no es sino lo que se nos vende y se quiere que compremos: Un ágil, solvente, simpático y hasta por momentos divertido pasatiempo modelado al gusto del consumidor, que no de un espectador que esté sediento de algún tipo de reto. Y tras la sonrisa el vacío, el olvido, el "poyastá" sin mayor emoción. Un filme podríamos decir que construido con pladur, por qué no, que funciona a la medida del producto que quiere y pretende ser y vender. O sea, un precio justo, adecuado al mercado y más que razonable.


Por Juan Pairet Iglesias
@Wanchopex


Temas relacionados

< Anterior
Siguiente >

Noticias relacionadas