Buscador

Twitter Facebook RSS

'Clifford, el gran perro rojo' - Jekyll y Hyde

Vía El Séptimo Arte por 01 de diciembre de 2021
Imagen destacada

Vaya por delante una cosa: No se me ocurre ni una sola razón para ver 'Clifford, el gran perro rojo' si no es acompañado de algún menor al que la adolescencia le pille aún lejos. O más bien, si no es para acompañar a algún menor al que la adolescencia le pille todavía lejos.

Aclarado esto, en realidad, no habría mucho más qué decir que indirectamente no quede dicho de una producción que como adultos nos hace sentir como Eddie Brock con Venom. Nos gustaría liberar a la bestia y que la liase lo más parda posible. Pero no podemos. O no deberíamos.

¿Es que nadie va a pensar en los adultos? Va a ser que no, y 'Clifford, el gran perro rojo' es el clásico ejemplo de película para los más pequeños de la familia que cuanto más lo piensas, más estúpida es. Tras ella no hay ni una sola inquietud artística. Ni de casualidad o sin querer.

Algo descarado que además está respaldado por unos medios y recursos que a menudo escasean para filmes que cuanto menos, intentan ser algo. No es el caso de 'Clifford, el gran perro rojo', una película producción que en resumen, es lo que es: Una tontería por y para niños.

Eso sí, una tontería que al menos en apariencia, funciona bien con su público objetivo, aún desprovisto de espíritu crítico y que no se hará ninguna pregunta, tan sólo se dejará llevar por las perrerías de un cachorro al que parece que a nadie le preocupa que pueda convertirse en un Godzilla.

Cuando crezca, si es que crece. Mientras tanto a los adultos nos tocará velar por los pequeños y resistir estoicamente, por una buena causa y tal vez también por nuestro propio bien: Es probable que algún día, cuando la rueda gire, sean ellos los que nos tengan que aguantar a nosotros...



Por Juan Pairet Iglesias
@Wanchopex

Temas relacionados

< Anterior
Siguiente >

Noticias relacionadas