Buscador

Twitter Facebook RSS

'El mejor verano de mi vida' - Como quien tiene una pecera en casa

Vía El Séptimo Arte por 11 de julio de 2018
Imagen destacada

'El mejor verano de mi vida' clausuró la última edición del Festival de Málaga. Cine en Español. Obviamente, lo hizo fuera de concurso. No faltaba más.

La última película de un Dani de la Orden que no hay que confundir (en nuestras cabecitas locas) con Dani de la Torre es menos sólida, menos eficiente, y menos divertida que la mucho más saludable 'El pregón', en dónde el estupendo reparto conseguía levantar lo que aquí se queda a medio gas tanto por desinterés, que ni nos va ni nos viene, como por falta de interés en intentar cualquier otra cosa que no sea lo que viene a ser, así, sin más y por ser, lo que es: Nada del otro mundo. Ni tan mal, ni tan bien, que da un poco lo mismo.

Una funcional comedia de tinte comercial y muy dudosa credibilidad argumental a mayor gloria de su protagonista, un simpático Leo Harlem que eso sí, se nota que ha contado con la suficiente pasta como para que junto a su buen ritmo, poder lucir por encima de unas posibilidades (y de unos secundarios) que malgasta con demasiada alegría. De unas posibilidades que aunque como película sean escasas, como una sucesión muy ligera de chascarrillos se pueden dar por bueno, venga, vale, que nos da un poco lo mismo.

Que mientras haya aire acondicionado en la sala, como quien tiene una pecera en casa.


Por Juan Pairet Iglesias
@Wanchopex


Temas relacionados

< Anterior
Siguiente >

Comentarios

  • Avatar de Calde_Vila
    Calde_Vila 03 de Diciembre de 2018, 07:51:29 pm
    La película tiene un claro objetivo de dejar una moralina encaminada a, entre otras cosas, que más vale lo bruto y lo de toda la vida que tanto coaching, raiki y comer quinoa. Resulta demasiado obvia, forzada y poco creíble tanto en la historia como en las actuaciones.  Queriendo defender lo natural sobre lo artificial, lo que menos tiene es naturalidad. Parece el típico anuncio de cerveza veraniego con historia azucarada, incluyendo piezas musicales que aún la refuerzan más en sus defectos.

    Para mi no aprueba, pero aún así, por destacar algo, mencionar los veloces juegos de palabras de Leo Harlem.

Noticias relacionadas