Buscador

Twitter Facebook RSS

'El ritmo de la venganza' - Hasta que llegó su hora

Vía El Séptimo Arte por 05 de marzo de 2020
Imagen destacada

'El ritmo de la venganza' es una película entretenida. Entretenida, pero también demasiado funcional y que rara vez es capaz de situarse por encima de sus posibles referentes. O de los nuestros como espectadores, liderados, muy posiblemente, por producciones como las de las franquicias de Jason Bourne o el James Bond pre-coronavirus.

Entretenida, pero demasiado funcional como para en última instancia ser recordada por sí misma. O por algo más que por su fracaso comercial en Estados Unidos, todo hay que decirlo, demasiado cruel para con una película que mantiene cierta dignidad durante buena parte de su metraje. Que es durante la mayor parte de su metraje.

De hecho, la posibilidad de ser una película más interesante de lo que finalmente acaba siendo siempre está ahí, latente, animada a su vez por la presencia en su reparto de Jude Law o Sterling K. Brown. Una incertidumbre que mantiene a la película dentro del espectro anteriormente mencionado de "las películas entretenidas".

No obstante, y como a menudo sucede con el cine comercial (producido en cualquier parte del mundo), da la sensación de que está demasiado "condicionada" por el firme propósito de no molestar a nadie. Más aún, de no ofender a nadie. De tratar cualesquiera que sean los temas que trata con profunda trivialidad y ligereza.

Esto es lo que la acaba sumiendo en la indiferencia y lo irrelevante, algo que explota sin remedio en un tramo final durante el que es evidente, ya es evidente que es una producción comercial que no tiene nada qué decir. Que es una réplica, descafeinada y aséptica, de un modelo reducido, vilmente, al "bueno matando al malo".

El mundo, que ya no es como en los tiempos de Charles Bronson. Ahora hasta los agentes secretos con licencia para matar son sensibles a los virus.


Por Juan Pairet Iglesias
@Wanchopex

Temas relacionados

< Anterior
Siguiente >

Noticias relacionadas