Buscador

Twitter Facebook RSS

'Infinite' - Como si fuera lo mismo

Vía El Séptimo Arte por 21 de octubre de 2021
Imagen destacada

'Infinite' es un ejemplo perfecto del gran pecado capital del cine comercial norteamericano. Lo sea de verdad o sólo lo parezca, supone una nueva ocasión en la que una buena idea (en potencia) queda empequeñecida por un sistema impaciente y con muy poco interés por desarrollarla. O más bien, tomarse las debidas molestias para convertir una buena idea (en potencia) en una película que haga buena dicha idea. Basta que el resultado se pueda vender como si lo fuera. Como si fuera lo mismo.

Para entendernos, 'Infinite' es de ese tipo de proyectos cuya gestación parece haberse desarrollado en un fin de semana de copas. A alguien le gusta una idea con pinta a posible franquicia, ficha a un director y a un protagonista conocidos, les da 100 millones de dólares y una fecha de estreno. Poco importa que algo tan en teoría importante como un guión (o una historia definida) no exista: No es una cuestión de palabras, sino de números. Del dicho al hecho es lo de menos, lo importante es la balanza comercial.

Nunca entenderé (ni aún menos querré entender) por qué a una industria que mueve y arriesga tanto dinero le gusta jugar tanto con fuego. Menos aún, que parezca que casi todas las industrias hagan lo mismo, casi por rutina. La que transmite la propia 'Infinite', la típica producción que parece improvisada a la carrera, sobre la marcha y a contrarreloj. Pero sobre todo, la típica producción poco trabajada que parece concebida, desarrollada y resuelta con un enorme y altísimo nivel de desinterés, desgana e irrelevancia.

Por dejarlo claro: en 'Infinite' Antoine Fuqua y Mark Wahlberg activan clara y descaradamente el modo "me suda la polla". Toma el dinero y corre, que una vez con el cheque en el bolsillo ya habrá tiempo de renegar de la película. Una inconcebible superproducción de demasiados millones de dólares que nunca desarrolla su teórica premisa, ni mucho menos algún tipo de historia que no sea una simple y rudimentaria excusa para una sucesión de desinteresadas escenas de acción y efectos especiales, a cada cual más toscamente imposible.

A decir verdad 'Infinite' puede llegar a ser entretenida, si bien no por las razones correctas. Puede, pero porque su falta de vergüenza despierta nuestra curiosidad por saber hasta dónde será capaz de llegar con sus escenas de acción, el único argumento de este subproducto de videoclub con esteroides que se creería 'Wanted' de tener alguna ilusión por vivir. Lo es, puede o podría serlo. Pero no dejan de ser 90 minutos de una presunta película que en otra vida más decente sería un vídeo de YouTube de no más de 10 minutos.


Por Juan Pairet Iglesias
@Wanchopex

Temas relacionados

< Anterior
Siguiente >

Comentarios

Noticias relacionadas