Buscador

Twitter Facebook RSS

'My Hero Academia: Misión mundial de héroes' - Kimi wa Hero ni Nareru

Vía El Séptimo Arte por 14 de noviembre de 2021
Imagen destacada

'My Hero Academia' es una serie anime que inició su emisión hace 5 años en Japón, actualmente van por la quinta temporada y parece que aún le queda mucha cuerda. En todos estos años que ha estado en antena, entre temporadas, han estrenado varias películas. Esta es la tercera y cronológicamente tiene lugar en el último arco de la quinta temporada. Todos estos datos vienen a decir que, si no seguís la serie o el manga, va a ser prácticamente imposible comprender que es lo que está ocurriendo (aunque eso no impide que siga siendo un buen entretenimiento). 'My Hero Academia: Dos héroes', la primera película, si que se puede ver sin necesidad de haber visto ni un capítulo de la serie porque sucedía durante la segunda temporada y con un breve resumen de la premisa del anime ya te ponían en situación. A estas alturas ya es inútil intentar resumir todo lo sucedido y sobre todo es imposible hacerlo sin que lastre su ritmo (algo que sucedió con 'My Hero Academia: El despertar de los héroes'). Así que para los pocos que lean esta crítica sin haber visto el anime, intentaré animaros a verlo con mis palabras. Para los seguidores de las aventuras de Izuku Midoriya y sus amigos, espero que sirva para daros el empujón necesario para que vayáis al cine a verla. La ocasión lo vale.

Tiene todos los componentes que necesita una película de este anime. El director Kenji Nagasaki lleva dedicándose en plenitud a esta franquicia desde su salida, haciéndose cargo tanto de la serie como de las películas. Conoce muy bien los puntos fuertes y sabe como hacer menos notorios los débiles, siendo totalmente consciente de que no debe hacer un film que cambie el status quo del sector manganime. Estamos ante una celebración de 'My Hero Academia'. Si hay algo la define es el gran corazón que esconde. Si hay algo que la diferencia de otros animes del género shonen es la importancia que le da a los sentimientos de sus personajes y eso se ve reflejado en la película, haciendo que todo gire en torno a lo sentimental. Trata temas como la depresión, la soledad, el miedo, la camaradería o la amistad, llevado al umbral del bien y el mal. La moralidad de nuestros actos, que significa hacer lo correcto o la responsabilidad en la toma de decisiones son algunos de los temas presentes en sus 100 minutos de duración. Más de la mitad de este tiempo está dedicado a establecer la relación entre Midoriya/Rody, enfocado como si se tratara de una road movie, con varios momentos llenos de sensibilidad, humor de vez en cuando y un desarrollo de personajes que refuerza la valía de Midoriya como héroe (evidenciando el paralelismo con Spider-Man/Peter Parker) y deja a Rody como un patán entrañable y escurridizo.

Cuando llega el momento de pasar a la acción, el tono de la cinta coge un rumbo más adulto que juvenil, dejando atrás los chistes tontorrones y el humor facilón. Su ritmo se vuelve frenético, despegándose de la velocidad más pausada que tiene la película durante su primera hora de metraje, el lugar reservado para el desarrollo de Rody, el coprotagonista. La animación se vuelve fascinante en el mismo momento que los personajes empiezan a correr, sacrificando detalle en el dibujo para tener un dinamismo despampanante, dándole la capacidad de crear entornos con una gran profundidad. Los que seguimos la serie ya sabemos el potencial que tiene BONES para crear secuencias increíblemente emotivas y de una espectacularidad a la que pocos animes son capaces de llegar. El estudio BONES ha trabajado en series como 'Fullmetal Alchemist: Brotherhood' o 'Mob Psycho 100', y cuando tienen tiempo y presupuesto son uno de los estudios de animación con más talento que hay en la actualidad. En 'My Hero Academia: Misión mundial de héroes' los últimos 40 minutos son una barbaridad, un espectáculo audiovisual a la altura de los momentos álgidos de la serie que gracias a un villano memorable no son solo contemplativos, sino que también tienen el punto de implicación en la trama que exigen estos momentos para ser recordados. La increíble BSO de Yuki Hayashi aporta muchísimo a la epicidad de estos momentos, así como al dramatismo de los más intimistas.

La película funciona, es un fantástico entretenimiento. Lo más reprochable es que para los que llevamos siguiendo la serie desde su inicio no aporta demasiado a nivel argumental, ni tampoco es excesivamente original, pero suele ser algo característico de las películas derivadas de una serie. Un tipo de producción que ha cambiado a mejor y las últimas que están llegando de este estilo son ambiciosas. Cuentan con una estructura cinematográfica, lejos de esos OVAs que nos intentaban colar como película y no pasaban de ser capítulos alargados. Abusan un poco de los flashbacks (y en este caso hace que se resienta un poco la sensación de persecución que orbita durante toda la película), pero se las toman más en serio y eso se nota en la calidad del conjunto. 'My Hero Academia: Misión mundial de héroes' es un buen blockbuster de superhéroes, y ese debería ser motivo suficiente para animaros a ir al cine a verla.


Nota: 7,0

Por Marc Sacristán García
@TheLebowskiMan


Temas relacionados

< Anterior
Siguiente >

Noticias relacionadas