Buscador

Twitter Facebook RSS

'Paraíso' - Aquella primera vez

Vía El Séptimo Arte por 04 de junio de 2021
Imagen destacada

'Paraíso' es la primera serie de género fantástico de Movistar+. Su primera vez. Y como suele ocurrir con casi todas las primeras veces, no es perfecta ni mucho menos, redonda. De hecho, acaba siendo apreciable más por sus buenas intenciones que por lo que realmente acaba siendo a lo largo de sus siete episodios, tan interesantes como siempre a punto de caramelo... pero sin llegar a explotar. Con o sin Mecano sonando de fondo.

No es una cuestión de personalidad, en gran medida heredada o prestada y que aunque a muchos les sonará a lo que llegaba del otro lado del océano, como siempre, se siente tan nuestra como si hubiera sido de verdad. Muy nuestra, y de verdad. Sin duda lo mejor es como 'Paraíso' nos trasporta a golpe de sintetizador a esa época ahora tan añorada. La vida no era mejor, pero en líneas generales sí era más fácil. Más sencilla. Más pura.

'Paraíso' no se queda anclada en "aquellos maravillosos años", aunque su "encanto" si supone a la vez un ejercicio de nostalgia de doble filo. Una fachada a la que hay que apuntalar adecuadamente para que no parezca sólo una muy oportuna fachada. Ahí es probablemente donde falla, y donde sigue fallando Fernando González Molina, un estupendo realizador a la hora de generar atmósferas pero no tanto a la hora de llenarlas de vida.

En especial, mi memoria me remite a la trilogía del Baztán protagonizada por la inspectora Amaia Salazar. González Molina tiene muy buena caligrafía, y en lo ornamental e inanimado no se le puede poner apenas algún pero: A nivel presencial y audiovisual 'Paraíso' luce bien que mejor. Pero a nivel narrativo, actoral e incluso humano le sigue faltando esa "garra" que convierta su notable apariencia en el envoltorio de algo vivo y notable.

No es necesariamente un problema de guión, si bien 'Paraíso' trata de expandirse demasiado para luego, como decía al principio, no acabar de entrar a matar a nadie. Se trata de equilibrio. De viveza. Y de carisma. De unas buenas intenciones arrastradas por el camino, provocando que lo sencillo no parezca tan sencillo y que una fantasía en apariencia costumbrista y festiva parezca el accidentado y opaco resultado de un comité de expertos.

Su tono, las actuaciones, el compendio de sus elementos y referencias resultan inestables, con un desarrollo irregular donde lo ingenuo se muestra soso y su hoja de ruta una triste mascarada antes que un alegre guateque. La primera serie de género fantástico de Movistar+, decía. Como si la primera vez que cogieras una bicicleta lo hicieras sin ruedines. Con decidida y valiente pero acomodada sensación de inseguridad.

No se equivoquen, 'Paraíso' es una serie estimable, de principio a fin. Disfrutable en su justa medida, y con algunos momentos bastantes logrados. Ahí está el giro final con el que presenta sus credenciales en su primer episodio. Sin embargo, sus bondades no acaban de rubricarse a pesar de su estupenda apariencia, o más allá de una estupenda apariencia ante la que uno no puede doblegarse sin más... y sin tampoco dejar de rendirse.

Quizá la inexperiencia, o nuestros prejuicios. Que no suene igual de bien que cuando esta igual de bien hecho que al otro lado del océano. O puede que al igual que la propia serie, me este dispersando demasiado. 'Paraíso' está bien. A pesar de que no termina de funcionar tan bien como tan bien aparenta querer funcionar. Quizá hubieran sido mejor en seis episodios en lugar de siete. Siendo más sencilla, más directa, más intensa. Más alegre.


Por Juan Pairet Iglesias
@Wanchopex


Paraíso

Temas relacionados

< Anterior
Siguiente >

Noticias relacionadas