Buscador

Twitter Facebook RSS

'Truth Seekers' - Expediente Frost

Vía El Séptimo Arte por 30 de octubre de 2020
Imagen destacada

¿A quien no le caen bien Nick Frost y Simon Pegg? ¿Quién no sonríe por inercia, instinto o gratitud cuando cualquiera de los dos aparece en cualquier película o serie?

Como han venido haciendo de forma regular a lo largo de su carrera, Frost y Pegg insisten una vez más con una comedia de terror donde por supuesto hay mucho más de comedia que de terror. 'Truth Seekers' vendría a ser una especie de 'Expediente X' en el que Frost interpreta a Gus Roberts, un empleado de una compañía de internet que en sus ratos libres se dedica a investigar fenómenos paranormales. Un traje hecho a su medida, en una serie hecha a medida que sigue el modelo del "monstruo de la semana", con un caso distinto que investigar en cada capítulo.

Frost no está sólo en su empeño, si bien en esta ocasión no es Pegg su compañero de fatigas: Ambos son creadores y guionistas de la serie junto a Nat Saunders y James Serafinowicz, si bien el papel de Pegg delante de las cámaras como el jefe de Frost se puede considerar un cameo episódico. En su lugar Samson Kayo y Emma D'Arcy actúan como escuderos de Frost, con Malcolm McDowell como clásico robaescenas que disfruta de cada minuto en pantalla. En total, ocho episodios de no más de 30 minutos cada uno que se disfrutan de una sentada, y en un suspiro.

Es lo bueno y a la vez lo malo de una serie tan estilizada y condensada como 'Truth Seekers', que a poco que uno tenga un rato libre no le dura más de lo que dura un caramelo a la puerta de un colegio. Una golosina a juego con la simpatía que despiertan Nick Frost y Simon Pegg, ya sea juntos o por separado, aunque posiblemente sin "la magia" que emana de sus colaboraciones con el director Edgar Wright. Normal por otro lado: Como ya demostró en 'Stag' o 'The Wrong Mans', Jim Field Smith sabe lo que se hace pero no tiene la energía ni tampoco la inventiva de Wright.

Tanto monta que monta tanto: 'Truth Seekers' sigue siendo una serie simpatiquísima y de muy fácil ver. Un 'Expediente X' centrado no más que en sus episodios cómicos, de aire clásico pero apariencia de andar por casa y pensado para el humilde disfrute del espectador. Sin prejuicios ni complejos. Una producción más bien modesta, siempre positiva y genuinamente británica aderezada además con multitud de guiños y un hilo conductor que, después de todo, tiene tanto fundamento como para servir con dignidad como hilo conductor. Un pequeño gran placer.


Por Juan Pairet Iglesias
@Wanchopex



Truth Seekers

Temas relacionados

< Anterior
Siguiente >

Comentarios

Noticias relacionadas