Buscador

Twitter Facebook RSS

'Un pequeño favor' - La chica del vlog

Vía El Séptimo Arte por 27 de septiembre de 2018
Imagen destacada

La versión oficial, al menos una de ellas, describe a 'Un pequeño favor' como "un elegante thriller repleto de giros y traiciones, secretos y revelaciones, amor y lealtad, asesinato y venganza en la línea de best-sellers internacionales de gran éxito como 'La chica del tren', 'Perdida' o 'La pareja de al lado'".

La cuestión a desvelar parece obvia: Su correspondiente adaptación cinematográfica a cuál se parece más, ¿a la adaptación cinematográfica de 'La chica del tren', o la adaptación cinematográfica de 'Perdida'? Veamos: A favor, que Paul Feig no es Tate Taylor; en contra, que tampoco es David Fincher.

Esto es, 'Un pequeño favor' se queda más o menos entre ambas de las dos; más concretamente, o hilando algo más fino, juega a ser más como la de Fincher pero al final, en el momento de la verdad, acaba pareciéndose más a la de Taylor... lo que en cierto sentido, hace que parezca aún peor de lo que realmente es.

Y es la que adaptación de la novela de Paula Hawkins, al menos en pantalla grande, nunca llegó a despegar como para que la decepción, entendida desde el principio hasta el final de la película, no fuera sino el estado natural de su visionado. Con la adaptación de la novela de Darcey Bell sin embargo, la decepción es algo tangible.

Tangible, por cuanto se presenta a última hora, en el último tercio. Cuando hay que dar la cara, en ese clímax en el que un chasquido puede mandar todo a la mierda. Pero no es un chasquido, no temáis. Tampoco es como el final de la adaptación de la novela de Gillian Flynn. De héroe a villano en lugar de a superhéroe, si se me entiende.

Feig se defiende muy dignamente en campo ajeno y, como marca su Currículum, permite que Anna Kendrick y Blake Lively también se defiendan muy dignamente (ya en campo propio). Pero el final, ese final, como todo fallido final cuando el suspense procede de la trampa y el cartón, viene a ser como dar gato por liebre.

La trampa y el cartón, y no la magia del cine, de haber sucumbido ante el poder de una buena historia. Eso, y no otra cosa era lo que transmitía el final de 'Perdida'. 'Un pequeño favor' sin embargo, finalmente, aunque elegante, coqueta y distraída, no consigue escapar a la decepción de quién te la ha jugado en lugar de jugar contigo.


Por Juan Pairet Iglesias
@Wanchopex


Temas relacionados

< Anterior
Siguiente >

Noticias relacionadas

Elseptimoarte.net utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia con el sitio web. Al continuar con la navegación consideramos que acepta su uso. Mira nuestra política de privacidad