Buscador

Twitter Facebook RSS

'Vida perfecta' (T2) - O la vida (a medias)

Vía El Séptimo Arte por 21 de noviembre de 2021
Imagen destacada

A medida que te vas haciendo mayor se presupone que cada vez estás más cerca de ser quien serás. Pero, ¿qué pasa cuando llega ese momento y no te reconoces? ¿O sientes que no te reconocen? Si la primera de 'Vida perfecta' contaba una etapa de crisis vital de tres mujeres que estaban buscando su lugar en el mundo, en esta segunda temporada parece que dos de ellas han encontrado la manera de superar el bache mientras la tercera... no tanto. Las tres, en cualquier caso, se seguirán enfrentando al hecho de que la vida rara vez es como te la habías imaginado.

Como no podía ser de otra manera, Leticia Dolera reincide en aquello que aparentemente le funciono a la primera en esta nueva oportunidad para seguir escarbando en lo que se supone es lo correcto cuando se cantan las cuarenta, esté o no encaminada tu vida hacia la vejez y la dejadez. Ya se sabe, los caminos del señor son inescrutables. Una apuesta (de nuevo) sólida, (de nuevo) consecuente y (de nuevo) bien intencionada fundamentada en el trabajo de sus intérpretes, todos ellos de cuerpo presente durante el tiempo que están presentes, que no es (o parece) suficiente.

Con un cariz más dramático que cómico, con amarga acidez pero sin perder nunca de vista la ternura. Bajo su apariencia pijoprogre de manual conserva esa sensación de agridulce veracidad. La de aquellas "girls" de Lena Dunham que sienten que no han crecido en proporción a una vida de la que como decían en 'El club de la lucha', creíamos ser los protagonistas que tal vez, no tenemos por qué querer o necesitar ser. La de esa ansiedad que comienza a aflorar según uno repara en que apenas quedan cartas en el mazo y el final está más cerca que el principio.

Durante seis nuevos muy apretados y comprimidos episodios que saben a poco cuando se trata de dar cobijo a esa vida que tanto nos puede llegar a dar durante tanto (y tan poco) tiempo. De complementar a una primera temporada que sin embargo invitaba a ser ampliada. En su segunda temporada 'Vida perfecta' explosiona para acto seguido implosionar, dejando tras de sí la sensación de ser una media verdad de un capricho abandonado a medias. Una y no más, probamos a ver qué tal y nos vamos, aunque nos quedamos a la segunda porque invita la casa.

Paco León rechazó el ofrecimiento de Movistar+ porque no sabía qué más hacer con su 'Arde Madrid', la cual, no obstante, quedó muy bien tal cuál quedo. Leticia Dolera sí tiene muy claro hacia donde ir, y sin embargo se queda sin llegar: Al igual que con 'Reyes de la noche' aunque suponemos que por razones diferentes, 'Vida perfecta' se despide con esta temporada dejando tras de sí la sensación de ser, en su conjunto, un esbozo apresurado de las posibilidades de una realidad antes que un capítulo completo de dicha realidad, explotada a conveniencia y no a conciencia.

'Mira lo que ha hecho' Movistar+ de nuevo otra vez: No más de seis episodios que bien podrían haber sido doce, no más de catorce cuando podrían haber sido veintiocho. ¿Casualidad o imposición? ¿Capricho o compromiso?

El tiempo da perspectiva, y siendo como no existe la 'Vida perfecta', la de Dolera es bonita e imperfecta, agridulce e higiénica. Fácil e incómoda. Una comedia dramática donde el humor se entrelaza o superpone con el drama, lo absurdo o lo grotesco del día a día, también a la segunda. Aunque en su conjunto, y visto en perspectiva, sea un ácido pero agradable paseo varado a mitad de su horizonte. Todo y nada a la vez, deshilachado por las historias de tres mujeres (y un hombre) que como la vida misma, empiezan y acaban mientras que el mundo sigue girando a su alrededor como si nada.



Por Juan Pairet Iglesias
@Wanchopex



Vida perfecta

Temas relacionados

< Anterior
Siguiente >

Comentarios

Noticias relacionadas