Buscador

Twitter Facebook RSS

'Monstruos University': Dos críticas por el precio de una

Vía El Séptimo Arte por 21 de junio de 2013

Pulsa en uno u otro lado de la imagen para acceder directamente a cualquiera de las dos críticas.
Animal House

Una de las cualidades que solemos encontrar en las producciones que merecen destacar es que estas no sólo aguantan el paso del tiempo, sino que incluso parece que como el vino mejoran de un año al siguiente. A cada nuevo visionado sus bondades para con el espectador se vuelven cada vez más sólidas, realzando el por qué son títulos que merecen ser destacados... simplemente, porque se lo merecen. Esto sucede con la mayor parte de los títulos de Pixar, entre ellos cómo no 'Monstruos SA', de la que más de diez años después presentan una precuela con la que reencontrarnos con Mike y Sulley, con la que descubrir "cómo" se conocieron. Hay quien dice que caer en el vicio de las secuelas es un indicio de una posible falta de ideas... tal vez, pero también hay quien dice muchas tonterías y le gusta hablar por hablar.

Pixar sigue siendo Pixar... hasta en sus peores películas, aquellas que hay quien desprecia por el simple hecho de ser tan "malas" como de "buenas" suelen ser las mejores de algunos de sus rivales que, por contra, incluso pueden llegar a ser relativamente aplaudidas a ese mismo nivel. Y es que el peor rival que tiene Pixar... es la propia Pixar, y el nivel de exigencia aparente que eso supone. Y eso es algo que quedo claro cuando estrenó hace un par de años 'Cars 2', excepción a la norma que aún siendo "lo peor" de la compañía no le tiene, prácticamente, nada que envidiar a cualquiera de las entregas de Madagascar o Ice Age. Más bien, lo contrario, porque aun con unos resultados (e intenciones) similares Pixar al menos apostó por cambiar un compás que DreamWorks Animation y Blue Sky copiaron de una secuela a otra (e incluso de película en película), haciendo de un filme "de carreras" una especie de reverso motorizado y para todos los públicos de James Bond.

Algo parecido viene a ocurrir con esta 'Monstruos University', una precuela completamente distinta al filme original que poco tiene ver con las secuelas a las que, por costumbre, se les da luz verde por simple inercia rutinaria. Directamente, 'Monstruos SA' no es una película que naciera ni con vocación de franquicia ni con la intención de ser la primera de nada. Más de diez años son los que han tardado Mike y Sulley en volver a la gran pantalla, y para cuando lo han hecho ha sido por un mejor motivo que el simple hecho de exprimir el bolsillo de las familias (empezando por el hecho de que los dos filmes son realmente para TODOS los públicos). Por supuesto, las cosas como son, y dentro del mundo capitalista en el que nos movemos nadie da un duro por peseta, y Pixar no ha producido está película de cara a la beneficencia. Pero eso no quiere decir que no haya puesto todo el mimo del mundo en ella, ofreciendo un espectáculo audiovisual de primer orden sumamente entretenido, sumamente divertido. Y técnicamente deslumbrante.

Sí, 'Monstruos University' sigue siendo una producción de Pixar, y la diferencia respecto a la competencia sigue siendo notable, especialmente en lo que a su atención al detalle se refiere. No obstante, como ya habrán notado por cierta actitud defensiva que se puede desprender de mis palabras, el resultado final no tiende a transmitir el entusiasmo de anteriores ocasiones. Y esto requiere de una explicación, además, muy sencilla... dejando al margen lo "excesivamente americano" que puede ser (inspirado directamente en los títulos universitarios del estilo a 'Animal House'), en 'Monstruos University' nos reencontramos con Mike y con Sulley, pero no con Boo. Atendiendo al primer filme, la parte emocional del mismo residía en la relación entre Sulley y Boo, y es precisamente este aspecto el que brilla por su ausencia en esta por demás recomendabilísima precuela: la relación entre Mike y Sulley es muy simpática, pero no es emotiva.

Este aspecto es la principal diferencia y el principal motivo por el que 'Monstruos University' se queda, en última estancia, algo por debajo de los grandes títulos de Pixar: porque aunque se disfruta mucho, con una sonrisa de oreja a oreja... no emociona, siendo una producción que, sencillamente, podría ser tildada simplemente de divertida y/o entretenida. Podría, y habrá quien lo haga como si de una producción de DreamWorks o Blu Sky se tratara. ¿Un título menor tal vez? Tampoco. Porque aún a falta de un pedazo de ese corazón que latía bajo la carcasa de Wall-E la cinta propone otros argumentos que hacen de la experiencia de volver a la escuela, quién lo diría, igualmente toda una delicia. No ya sólo por los personajes de Mike y Sulley (y algunos excelentes secundarios), sino también por su puesta en escena en donde, a través de un ritmo desenfrenado, brillan con luz propia el extraordinario empleo de la luz y el color, así como la soberbia banda sonora de Randy Newman. Entre otros.

¿Se acuerdan de la escena del mercado Troll de 'Hellboy 2'? Así es, en suma, 'Monstruos University' cuando en escena se convoca a todo tipo de criaturas. Un producto muy satisfactorio al que, si acaso, le podemos echar en cara que no sea una de las grandes de Pixar... que en la comparación con los grandes títulos de la compañía salga perdiendo. Quién sabe, igual simplemente es cosa del momento, igual sólo hay que darle un poco de tiempo: sin ir más lejos un servidor admite que, en su momento, no se sintió particularmente emocionado con 'Monstruos SA'... hasta que los posteriores visionados, el último de ellos apenas unas horas antes de ver esta precuela, la han situado en su sitio. Sea como fuere, ya hablemos de términos tan vacuos como la mejor o la peor, lo cierto es que 'Monstruos University' se disfruta, y mucho... como si lo fuera. Y además los incontables guiños hacia el espectador -atención a los cameos, en especial los que se producen al final- harán las delicias de los fans...

Pd. no se les ocurra llegar tarde al cine... se perderían el -para variar- excelente cortometraje que precede a la proyección, 'The Blue Umbrella'. No hace falta decir más.

Nota: 7.5

Por Juan Pairet Iglesias


Abecé de la hermandad Pixar

Corre por algunas universidades estadounidenses una historia que pasó de la anécdota al rango de casi leyenda en parte porque sus conclusiones pueden aplicarse a prácticamente cualquier escenario que reúna elementos mínimamente parecidos a los que van a citarse a continuación. Resulta que a muchos pedagogos de la principal súper-potencia mundial les gusta la idea de dividir a sus pupilos en dos categorías, y no escatiman esfuerzos a la hora de aplicarla. En la clase A ponen aquellos cuyo expediente académico deslumbraría incluso a los que hicieran uso de las gafas de sol más potentes (en estos terrenos, casi siempre se reduce todo a esto). Los alumnos A viven en una dimensión ajena al mundo real. Más allá de las evaluaciones, se sienten completamente perdidos. Al terminar un examen van corriendo a la biblioteca o a su zona de estudio favorita para enfrascarse en el estudio y preparación de la siguiente prueba. El objetivo, siempre en mente: conseguir que las notas a fin de mes / trimestre / curso le confirmen como el mejor del curso.

Mientras, en la categoría B encontramos a los rezagados. Aquellos que teóricamente entorpecen el buen avance del conjunto (pero sobre todo, el de los superdotados). Son los que difícilmente atienden mientras el tutor habla y, por consiguiente, los que sudan la gota gorda a la hora de salvar cualquier asignatura. Son, no obstante, los que, trampeando, esforzándose a última hora o simplemente iluminándose contra todo pronóstico, logran salvar el naufragio. En definitiva, forman parte todos ellos del clan de los espabilados; de los supervivientes natos. Una vez hecha la distribución, los profesores juegan a superar a Dios y ''los juntan'' ellos mismos. Resulta que antes de una excursión programada al norte de Montana, a un ilustre catedrático se le ocurrió la genialidad de que, para estudiar la naturaleza de tan bellos parajes, cogería a su centenar de alumnos y les obligaría a formar parejas, con la única condición de que éstas estuvieran integradas por un alumno A y un alumno B.

Una de las cincuenta parejas se encontraba ya haciendo el estudio de campo que se le había encomendado. A decir verdad, solo el estudiante brillante parecía estar por la labor. Todo arbusto, animalito y arroyo que se cruzaba en su camino quedaba pertinentemente inmortalizado en su blog de notas. Mientras, el lastre de su compañero se entretenía deambulando por los bosques fronterizos sin mayor motivación -aparente- que la de matar el rato hasta que llegara la hora de volver a casa. De repente un rugido heló la sangre de los chavales que hasta entonces apenas se habían dirigido cuatro veces la palabra. Después de mirarse el uno al otro con cara de terror, otearon el horizonte y a unos quinientos metros vieron un inmenso oso grizzli acercarse a toda velocidad. Zarpas afiladas, dientes inquietos y litros de baba con la velocidad de crucero puesta. No parecía que hubiera escapatoria. Los cálculos del alumno A (que tuvieron en cuenta el viento, la fuerza de la fricción y la energía cinética de todos los cuerpos involucrados en la ecuación) así lo corroboraron. La sentencia de muerte era irrevocable. No obstante, el memo del alumno B estaba asegurando el nudo de sus deportivas para empezar una carrera que supuestamente le salvaría la vida. El espectáculo era tan lamentable que el alumno A no pudo evitar, muy a su pesar, dirigirse a su compañero: ''Ahorra esfuerzos, idiota, no hay manera humana de que puedas correr más que un oso grizzli a campo abierto. He hecho los cálculos yo mismo.'' Sin embargo el muy imbécil siguió a lo suyo. Agachado, atando con fuerza los cordones. Cuando terminó tan absurda tarea se levantó, miró al cerebrito y, antes de irse, le respondió: ''No tengo que correr más que el oso... solo tengo que correr más que tú.''

No hay que ser el más listo de la clase para averiguar quién se convirtió aquel día en el almuerzo del hambriento animal. El favorito del profe, cuando tuvo que enfrentarse al mundo real, no lo contó. Tampoco se tiene que ser un superdotado para poder analizar correctamente el panorama general al final del cuento y así poder extraer la maldita lección. Sí, el que consiguió llegar al autocar siguió sufriendo -y de qué manera- para aprobar los exámenes (por si fuera poco, el dinero que tuvo que gastarse en psicólogos secó casi por completo la beca de deportes que había logrado conquistar en el instituto)... pero consiguió escapar de los jugos intestinales, y no fue ésta una cima para tener en baja consideración, ni mucho menos. Hasta aquí llegamos todos, pero nos falta mala baba. Lo que suele olvidarse a la hora de analizar el famoso festín es que, por mucha velocidad de reacción que tuviera el ''listillo'' (y realmente demostró tenerla), sus reflejos no hubieran servido de nada sin la inestimable -e involuntaria- colaboración de su engreído -y engullido- colega.

Ahora sí. Moraleja: A casa no se vuelve sin la participación activa de todos los miembros del equipo... por muy mal que éstos se lleven en un principio (y por muy mal que pueda terminar uno de ellos). La receta del éxito no está compuesta por un solo ingrediente, sino que se basa en la -sabia- conjunción de activos. Se trata de saber alcanzar la meta teniendo siempre en mente varios caminos o planes, porque en esta vida, pregunten a Murphy, todo puede torcerse. Hará ya casi veinte años (qué rápido pasa el tiempo), un alumno novato encandiló a medio mundo con su carta de presentación / motivación y revolucionó para siempre el mundo de la animación. John Lasseter, junto con otros nombres que más tarde asociaríamos como parte fundamental del núcleo duro de su equipo (ahí estaban desde el principio lumbreras del calibre de Pete Docter o Andrew Stanton... incluso nombres ahora supuestamente alejados de la órbita de este dream team como el preciadísimo Joss Whedon), presentó en sociedad 'Toy Story', brillante película en la que ya se dio a entender por dónde irían los tiros en la casa Pixar.

De nuevo, porque nunca está de más: se puede llegar a triunfar empleando más de una vía. Mejor dicho, cuantas más rutas alternativas se encuentren, mejor. Por ejemplo, en la ciudad de los monstruos, nadie asustaba mejor que ellos... pero cuando la crisis energética llamó a la puerta, fueron los primeros en darse cuenta de que con la risa podía llegarse mucho más lejos. A esto se dedicaba el dichoso flexo saltarín. A aplicar a rajatabla el manual que tan bien había memorizado, y cuando llegara el momento, a desviarse conveniente y premeditadamente para desmarcarse, como harían los grandes maestros y así sentar cátedra. Lo mejor del alumno A, combinado con las cualidades más potentes del alumno B, todo agitado y mezclado con la intención de concebir productos modélicos pero a la vez únicos y, desde luego memorables. El pulimento y consolidación de la fórmula nos llevaron a convertirnos en privilegiados testigos de un prodigioso e histórico lustro en el que se encadenaron obras maestras (no dentro de las cada vez más artificiales barreras de la animación, sino dentro del cine, en general) con una facilidad que asustaba...

... hasta que el aprendiz, convertido en -peligrosamente- incuestionable jefe, al ver que había puesto tantos años luz de distancia entre él y la competencia, se relajó. Esto o quizás dejó que el alumno A que llevaba dentro tomara las riendas él solito. Tal vez sin darse cuenta se concedió el lujo de bajar la guardia y empeñarlo todo en una pirotecnia visual que no ocultaba que los suministros de magia se habían quedado en stand by, esperando -confiábamos- un momento de mayor necesidad... que parece haber llegado ya. Desembarca 'Monstruos University' a nuestras salas y se intuye, desde el despacho de Lasseter, cierto apuro y voluntad de reivindicarse y de decir bien alto y claro a los rivales que la Pixar sigue ahí.

La apuesta apriorística, teniendo en mente los antecedentes (los éxitos y los tropiezos), parece la adecuada. Una vez más, se combina la fe en los valores seguros con el gusto por el riesgo. Lo de que ésta sea la primera precuela de la productora es en realidad una especie de mentira piadosa. Verdad a medias, si se prefiere, pues a fin de cuentas poco importa el sentido en el que se hayan movido las agujas del reloj, pues nada hace olvidar que ésta es la segunda ocasión que nos convertimos en compañeros de habitación de Mike y ''Sulley''. No tiene por qué ser algo malo (menos a sabiendas del camino hacia la perfección que aquí emprenden las secuelas), pero el factor novedad, es una obviedad, se ha perdido. Por otra parte, el supuesto salto mortal sin red de seguridad consiste en situar la acción en un entorno teóricamente vetado a los intereses y sensibilidad de la madre Disney.

Las puertas del campus se abren ante nuestros ojos... con todas las promesas -o amenazas- de juerga dura. ¿Sexo, alcohol, drogas y rock and roll? Va a ser que no, para los amantes de las curiosidades reveladoras, 'Monstruos University' es la segunda película en la historia que, a pesar de que su acción prácticamente no salga de los muros universitarios, consigue la calificación más benévola para su exhibición (la primera, por cierto, también estuvo apadrinada por el ratón Mickey). Bajo la supervisión de Wazowski y Sullivan (dos personajes que, siguiendo al pie de la letra el abecé Pixar, parece como si fueran parte de la familia), nadie corre peligro. Los pecados de la post-adolescencia en esta ocasión se quedan en el acné, los tupés y los aparatos dentales, además de en alguna que otra referencia al bullying, reducidas todas ellas a las simpáticas guerras entre machos alfa y ''pringaos''.

El campo de batalla para que estos dos eternos estratos sociales (además de otras -inofensivas- tribus urbanas) diriman sus diferencias es una montaña rusa fruto de la unión entre las aventuras para toda la familia de 'Harry Potter y el Cáliz de Fuego' y el sadismo entrañable del Takeshi Kitano televisivo y su mítico ''Humor amarillo''. Divertida (pero no perdurable en la memoria) carrera de obstáculos en la que los alumnos A y los alumnos B se pican y -sin saberlo ellos- se cambian los papeles para que el debutante en el largo Dan Scanlon firme otro tratado marca de la casa sobre la amistad, que como bien sabemos, es ese tesoro que se construye a base de puntazos desinteresados y de puñaladas traperas. Drama y comedia se combinan de forma convincente pero no contundente. Desfilan ordenadamente pero a trompicones. Salta a la vista que la mezcla se ha llevado a cabo con mucho conocimiento... pero con demasiado poco espacio para la intuición. La magia antes comentada se deja ver, sin embargo, no aparece la chispa final para que todo prenda.

Sí que luce un mimo técnico (superado no obstante por el impresionante foto-realismo del cortometraje de apertura 'The Blue Umbrella', de Saschka Unseld, estimable carta de amor al cine de Wong Kar-Wai) que hace brillar como nunca antes los tonos pastel. Esta colorista y por otra parte muy esperable excelencia visual es usada al mismo tiempo para reírse con inteligencia (pero no con todo el gamberrismo deseable) del encorsetamiento académico, así como del deber de responder ante el (auto)impuesto prestigio de los apellidos. También hay risas dedicadas a las demás hermandades, sobre todo en lo referente a sus tics referencialistas (detectar en 'Monstruos University' los guiños cinéfilos sí que es una asignatura dura, muestra inequívoca de que en chez Lasseter el séptimo arte sigue queriéndose con locura... amor que a estas alturas no tiene por qué avalarse con obviedades).

Donde no se oyen carcajadas es en el patio de butacas, lo cual es, poca broma, un síntoma más que esperanzador. La evaluación final del producto corresponde, como no, tanto a los mocosos como a los santos papis. Ya se ha dicho: durante la proyección, muestras de alegría más bien pocas... y un niño no para de llorar. ¿Pintan bastos? No, porque cuando vuelven a encenderse las luces descubrimos que esta Pixar a medio gas pero afortunadamente reconocible ha vuelto a llevarnos por dónde ella quería: la nostalgia se ha apoderado de la ciudad de los monstruos... y ahora, para cargar las pilas, no toca reír, sino dar miedo. Los peques ya no quieren ser médicos o bomberos... intuyen que su vocación es la de asustador, de modo que practican sus rugidos y sus gruñidos más temibles. Los mayores, encantados con el espectáculo... y seguramente preguntándose a cuánto ascenderá la matrícula en la ''MU''.

Nota: 7 / 10

Por Víctor Esquirol Molinas

< Anterior
Siguiente >

Comentarios

  • Avatar de Calde_Vila
    Calde_Vila 13 de Octubre de 2013, 03:02:48 pm
    Work in team monsters

    Tres años o lo que es lo mismo, tres películas, hace que Pixar no nos deja una obra realmente reseñable. Tras la genial Toy Story 3 hemos tenido la floja precuela de Cars y la notable visualmente pero sin excesiva alma, Brave. Con los juguetes animados le funcionó pero en el resto de intentos de reutilizar sagas no ha encontrado su magia y por lo que se ve en sus próximos proyectos, esto no le hará desistir en seguir intentándolo. Pero está claro que la compañía no vive sus mejores momentos y tampoco en historias nuevas encuentra su brillantez dado que la mencionada historia de la chica del cabello rizado y rojizo tampoco fue para tirar tracas.

    En esta ocasión tira mano de una de las cintas más aclamadas, que tiene a su vez dos de los protagonistas más carismáticos de la factoría. De los 14 títulos que tiene en su haber, diría que es mi 4ª o 5ª favorita. Como era de esperar, esta no rinde al nivel de la original pero ofrece un solvente entretenimiento de calidad. Nos cuenta como se conocieron Sulli y Mike y su camino hacia la meta de convertirse en los dos asustadores más famosos de Monstruos S.A. desde la universidad (aunque a Mike lo vemos desde el colegio). Buen ritmo, muy buena calidad en la animación, buenos personajes, algunos puntazos divertidos y cómo no, moralejas en este caso enfocadas a la amistad y al trabajo en equipo. Muy amena pero sin nada que la haga realmente notable o que deje huella, como pasaba con la primera con una gran carga emocional y una magia y encanto patente en las mejores obras de Disney Pixar. Pese a ello, es como digo una cinta de entretenimiento de calidad y tiene el plus de que cuando parece que toca a su fin y ves que aún le queda metraje, quizá sería exagerado decir que ofrece un gran clímax pero si sorprende gratamente en cuanto a recursos y solvencia.

    Nota: 6.2
  • Avatar de Havoc
    Havoc 09 de Enero de 2014, 02:30:55 am
    Lo primero que he pensado según la veía era "estamos en un punto, en lo que a animación made in Pixar se refiere, en el que el realismo de cada escena y sus personajes es increíble, más cercano a la imagen real que al dibujo animado".
    Al párrafo anterior le sumamos el alma que mete Pixar a sus personajes, ya sean un monstruo, un coche o un robot galáctico y tenemos historias "reales" contadas mediante seres inertes en su forma.
    "Monstruos University" sigue la estela de las grandes producciones de Pixar sin ser una de ellas. Emotiva por momentos, corajuda, simpática y divertida. Esa simpatía viene de la mano de viejos y grandes conocidos. "MU" deja claro que no es una secuela al uso, no va simplemente a hacer caja... nos cuenta la historia pasada de, sobretodo, Mike Wazowski tirando de una serie de valores enormemente didácticos y útiles no sólo para los más pequeños, sino para todos los públicos. Primar la unión por encima del individualismo, no rendirse nunca ni aunque todas las quinielas y perspectivas estén en nuestra contra, la oportunidad de los segundones...
    Todo ello envuelto en la siempre maravillosa factura técnica y visual de Pixar, en el mundo universitario yankee que le sienta realmente bien a la historia, un mundo cuyos valores algo superficiales son la prueba de fuego para nuestros protagonistas.
    Un gusto volver a ver a viejos amigos así, manteniendo la frescura y sus señas de identidad.
    El único pero es cierta previsibilidad en la historia, pero el cómo se cuenta lo subsana de forma bastante satisfactoria.
    Un 7.
  • Avatar de Wanchope
    Wanchope 09 de Enero de 2014, 09:34:07 am
    'Monstruos University', como prácticamente todas las películas de Pixar, se revaloriza con un segundo o tercer visionado. Tras leer de seguido tus comentario sobre 'Los Croods' y esta es lo que precisamente más destaca, que en igual de condiciones aparentes, ambas entretienen de sobra, en la de Pixar se ve una solidez y una atención por los detalles que en DreamWorks no se encuentra. De ahí que se revalorice, porque se aprecia que no hay detalles gratuitos y si mucho mimo: no hay más que fijarse en los fondos y el gentío de fondo de la universidad. Es como la escena del mercado Troll de 'Hellboy 2'.
  • Avatar de Sacri94
    Sacri94 10 de Marzo de 2014, 09:51:57 am
    Si no te invade la nostalgia al ver esta película es que:

    - No has visto 'Monstruos S.A'.
    - No tienes corazón.

    Ojo, nostalgia, que no emoción. Porque a pesar de que es una cinta que trae muchos sentimientos de vuelta al ver de nuevo a Mike y Sullivan en pantalla, no acaba de emocionar tanto como Pixar quiere hacerlo. Porque, aunque sea con nuestros dos monstruos favoritos de por medio y todas sus historias, en el fondo no deja de ser otra estúpida película de universidades americanas, con cerdos y novatadas. Obviando, eso si, su sorprendente y asombroso final, el mejor momento de toda la película sin lugar a dudas.

    Spoiler (Click para ver)

    Es divertida y especialmente simpática, pero no da para más. Pixar nos mal acostumbró con su buena racha de creatividad y, por desgracia, todo se acaba. Aquí se ven destellos de ella, pero no el torrente que se veía en 'Up' o 'Wall-e'. Aún así hay algo que si sigue igual y es la impecable animación. En ocasiones parecía que los escenarios fueran reales, incluso me llegue a plantear si era una técnica como la de 'Space Jam', rodando en escenarios reales.

    Un 6. Siempre es un gustazo volver a ver en movimiento a Mike y Sulli, pero no tanto ver el bajón de Pixar estos últimos años.
  • Avatar de leylay
    leylay 14 de Abril de 2014, 07:36:33 pm
    esta película es animación pura y dura de pixar quizás no tan buenas como la anterior pero disfrutable, sigo encariñada con el personaje de mike, que sigue sin dar miedo, y por supuesto algo me dice que Monstruos volverá mas adelante y espero que con refuerzos porque si bien esta estuvo muy bien HAY QUE MEJORAR, y no perder la imaginación.

    lo mejor: la simpatía que tiene y lo agradable que es ver a Mike, me ecanto.

    lo peor: que se desarrolle toda la película en una universidad muy americana porque queramos o no es dificil adaptarse a esa idea tan cerrada para alguien que no es estadounidense.

    espero mucho más de pixar, es buena pero debe ser MEJOR y espero que me sorprendan pronto :obacion

    mi puntuación es un 7.5/10

Noticias relacionadas