Buscador

Twitter Facebook RSS

'Blindspotting' (T2) - Un pasatiempo cómplice. Parte II

Vía El Séptimo Arte por 08 de julio de 2023
Imagen destacada

En su 2ª temporada 'Blindspotting' se asienta como un posible reemplazo espiritual de 'Shameless', serie de la que sin ir más lejos emula su manera de introducir el resumen del capítulo anterior. La serie creada por John Wells duró once temporadas, que bien podrían haber sido dos más como también haber sido dos menos. La serie tenía tan bien tomada la medida tanto a sí misma como a su público que todo fluía de manera fácil, sencilla y sobre todo cómoda.

Sigue siendo pronto para saber si 'Blindspotting' llegará tan lejos. Los tiempos han cambiado, pero por poder, podría. Por intentarlo que no quede. Bien podría ser un spin-off de aquella como de hecho lo es de la película de igual título de 2018. Una de esas películas que resultan muy simpáticas aún sin ser en verdad, nada especialmente especial. Una de aquellas películas con las que Spike Lee se hizo un nombre, pero rodada de buen rollo en lugar de con mala hostia.

De buen rollo, insisto, y tratando temas más o menos serios siempre de manera ligera y amable. No se trata ni de hostigar ni de molestar, sino de sonreír con alegría y de manera que se note el paso de Daveed Diggs y Jasmine Cephas Jones por el musical 'Hamilton'. Que la música no puede faltar en este remedo de 'Shameless' bajo el mismo prisma racial que 'Vida', otra serie muy de barrio de Starz que un servidor también emparenta con la de la familia Gallagher.

Al igual que aquella, 'Blindspotting' está servida en raciones de 30 minutos que no dejan mucho margen para los tiempos muertos. Raciones de 30 minutos que no le hacen ascos a venirse arriba, dejarse llevar por la emoción o la desvergüenza del momento y por ejemplo, romper la cuarta pared. O cualquier otra chorrada que surja sobre la marcha. Se trata de disfrutar de hacer televisión, y de hacerlo mientras dure una serie que durará lo que les dejen que dure.

En su 2ª temporada 'Blindspotting' confirma su condición de pasatiempo cómplice que te tutea como si fuerais amigos. Que no marcará ninguna agenda ni ocupará un lugar predominante en alguna lista. No hay salto de calidad ni mayor ambición que sobrevivir y tirar hacia adelante, si acaso sólo el leve desgaste de la secuela que viene a ser más de lo mismo, manteniéndose en cualquier caso como un simpático y efectivo salvatardes para quien le vaya su (buen) rollo.


Por Juan Pairet Iglesias
@Wanchopex


Blindspotting

Temas relacionados

< Anterior
Siguiente >