Buscador

Twitter Facebook RSS

'Cars 3' - Las vueltas, y vueltas, y vueltas de la vida

Vía El Séptimo Arte por 14 de julio de 2017
Imagen destacada

Siento que con 'Cars 3' Pixar ha perdido una oportunidad de oro para reivindicarse. Por el motivo o la razón que sea, da lo mismo. El hecho en sí, que Pixar tenía la posibilidad de darle la vuelta a su franquicia menos popular entre el público adulto... que no entre el público infantil, ojo. De usar ese mismo rechazo contra el público adulto. O lo que en otras palabras podríamos definir como "sorprender" a la audiencia, algo poco dado en el cine de animación comercial. Quizá, porque a la chavalería y/o a sus padres les gusta, por lo general, ir a tiro hecho, a lo malo conocido y a lo de siempre, que ya les llegará el momento de crecer y poder quejarse "de lo mismo de siempre".

O de lo contrario no se explica el éxito de 'Gru 3'. O no se explica la falta de riesgo que representa 'Cars 3', el decepcionante punto final a una ahora trilogía que sin embargo, para ser "lo peor" de Pixar, la verdad, tampoco está nada mal. Decepcionante por la posibilidad, de perdidos al río, de haber ofrecido algo distinto de lo habitual. Decepcionante, porque la propia compañía ha infravalorado las posibilidades de una película que a pesar de sus bondades, que las tiene, se adivina más a favor de las cuentas que del público... adulto, de nuevo. O dicho de manera más clara, y a diferencia de la gran mayoría de las producciones de la compañía, que parezca más un producto que una película.

Es curioso como este tipo de cosas parecen jugar sólo en contra de aquellos que alguna vez las han tenido en cuenta, y me incluyo, mientras que rara vez se les tiene en cuenta a aquellos que simplemente, las han ignorado. Porque 'Cars 3' resulta decepcionante a un nivel que incluso en su normalidad, está apoyado sobre la media. Porque 'Cars 3' resulta decepcionante, en el sentido que parece la versión de lujo de aquel derivado llamado 'Aviones'. Ahí tenemos a John Lasseter cediendo las riendas de la dirección a un debutante como Brian Fee, en lo que bien puede ser una declaración de intenciones. En resumen, que esta va por los más pequeños, no tanto para los adultos.

Verano de 2015, los adultos disfrutando de 'Del revés' mientras que los pequeños disfrutaban de 'Los Minions'. Aún sin perder de vista la solidez narrativa de la que hace gala SIEMPRE la compañía, en este caso Pixar ha apostado más por lo seguro. Un regreso "a la calidez y profundidad emocional con la que tanta gente se identificó en la primera película"... un regreso que al igual que en 'Cars 2', no termina de casar con la vamos a llamar, elegante seriedad de la compañía. Con ese regusto melodramático cada vez más presente y una sofisticación de la que carece por ejemplo lo que hace Illumination, más directo, intuitivo y visceral para con su público, los chavales.

'Cars 3' es como una de las carreras que plantea, en dónde todo se limita a dar vueltas. Una técnica exquisita que envuelve una producción para todos los públicos que no resulta especialmente memorable, ni para unos ni para otros. Un término medio también para Pixar salpicado de ideas potentes y algunas escenas aún más potentes, pero que languidece en el CV de la compañía como una producción claramente menor que ha sido conducida por derroteros más conservadores. A pesar de su innata elegancia narrativa, marca de la casa y con la que sigue marcando la distancia sobre la competencia, al menos, a ojos de un público con edad para apreciar algo más que los gags.

A pesar de que la historia circule en la dirección más convencional en vez de apostar por un mensaje mucho más maduro, honrado y sobre todo, atípico incluso fuera del cine de animación. La base, el cómo un campeón, después de toda una vida dedicado a un deporte, se enfrenta a su jubilación. Lo que hubiera podido ofrecer un interesante contraste con el primer filme, y que al menos a ojos de una adulto más cerca de la jubilación que de la infancia, representa algo más sugerente que una especie de re-edición de dicho primer filme, ahora en clave femenina y totalmente subsidiaria de los valores de lo políticamente más ético, correcto y colorido.

Claro que un niño no le dará tantas vueltas, y recuperará las ganas de jugar con su Rayo McQueen. Así, sin más. Y sin necesidad de saber por qué.


Por Juan Pairet Iglesias
@Wanchopex


Temas relacionados

< Anterior
Siguiente >

Comentarios

  • Avatar de Cartoonnéfilo
    Cartoonnéfilo 16 de Agosto de 2017, 12:13:09 pm
    El comienzo está muy bien narrado y me ha metido de lleno en la película. Pero el resto está bien sin más. Coincido en que tiene momentos bastante buenos, y otros bastante normalitos. Se nota muchísimo el intento de volver al tono de la primera tras el fracaso crítico de la segunda, pero diría que la primera me resultó más emotiva a pesar de que esta en teoría toca temas más maduros. Si les diese por hacer más entregas va a tomar una deriva algo extraña. Tiene también la típica estrategia de Pixar, y sobre todo del Disney producido por John Lasseter de poner un personaje secundario cuyo arco emocional es tanto o más importante que el del protagonista, lo cual en parte resulta distraído.

    El corto de Lou es bastante chulo.
  • Avatar de Wanchope
    Wanchope 17 de Agosto de 2017, 12:26:49 am
    ... pero diría que la primera me resultó más emotiva a pesar de que esta en teoría toca temas más maduros.

    En teoría, en la práctica es un eco de la primera.

Noticias relacionadas

Elseptimoarte.net utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia con el sitio web. Al continuar con la navegación consideramos que acepta su uso. Mira nuestra política de privacidad