Buscador

Twitter Facebook RSS

'El faro' - A Ghost Story

Vía El Séptimo Arte por 07 de enero de 2020
Imagen destacada

Robert Eggers nos trae la hipnótica y espectral historia de dos fareros en una remota y misteriosa isla de Nueva Inglaterra a finales del siglo XIX. Dos fareros atrapados y aislados debido a una tormenta, aparentemente sin fin, que se enzarzan en una creciente escalada de enfrentamientos a medida que se van fraguando distintas tensiones entre ambos y unas misteriosas fuerzas, reales o imaginarias..., parecen apoderarse de ellos.

Evocando un amplio abanico de influencias, desde clásicos de la literatura de aventuras marinas de Herman Melville o Robert Louis Stevenson hasta las extrañas leyendas sobrenaturales de H.P. Lovecraft o Algernon Blackwood, esta oscura y atmosférica obra con dos únicos protagonistas explora lo que ocurre cuando las verdades más terribles que ocultamos, así como lo que pensamos de nosotros mismos resurge desde lo más profundo de nuestro ser.

Calma y virulencia, frenesí y desasosiego. Una pesadilla expresionista inspirada en el mito de Prometeo que va mucho más allá del ejercicio de estilo; también de la apariencia, y que abraza lo añejo con tanta convicción como para que parezca de lo más moderno. Una experiencia intensa, visceral y asfixiante apuntalada por un excelso acabado audiovisual convenientemente acompañado de dos brillantes interpretaciones.

Es, en suma, una película que ensalza los logros de 'La bruja', la ópera prima de Robert Eggers, al tiempo que mitiga sus defectos. En una película que como es normal, admite la duda que en este caso no ofende por cuanto es tanto lo que arriesga. Ese riesgo que hace que merezca la pena cuanto menos el intento y la oportunidad, por cuanto es tanto lo que puede ofrecer a cambio. Entrar en su dinámica, o ser golpeado por ella.

Dadas las circunstancias... recurro a mi propia experiencia. Octubre de 2019, Sitges. Un detalle para los profanos: No hace mucho que el Festival estuvo jugando con fuego a la hora de hacer lo opuesto a lo que hubiera hecho John Hammond con los proyectores. El riesgo de que una proyección en el Auditorio se viera "afectada" era tan real como para sucediese varia veces, como bien recordará Gonzalo López-Gallego entre otros.

Dichos fantasmas regresaron durante la proyección de 'El faro': Más a menudo de lo que nos hubiera gustado, durante unos pocos fotogramas y cual polla insertada en una película de Disney a lo Tyler Durden, se producía un corte en el sonido al tiempo que la pantalla se ponía verde. Al final sucedió lo que tenía que suceder: La proyección llegó a estar interrumpida durante unos pocos, muy pocos minutos... pero interrumpida al fin y al cabo.

Ahí estábamos, cerca de mil personas transpirando el mismo miedo y rabia contenida que Willem Dafoe y Robert Pattinson. Aguantando la respiración cada vez que "nuestro amigo y vecino Tyler Durden" amenazaba con reventar la proyección. Con el culo prieto, la mayor parte aterrados, o subyugados por lo que pasaba en la película pero aún más aterrados, o más subyugados por lo que le podía llegar a pasar a la proyección de la película.

Al final la cosa no fue a mayores y todo quedo reducido a una anécdota que lejos estuvo de empañar la proyección, al menos ante aquellos criados a la vera del VHS. Una evocadora asociación entre realidad y película, como representación de lo que puede llegar a ofrecer la multitudinaria proyección de una película, en lo que para un cinéfilo debería de ser un templo. La diferencia entre ver el partido por televisión o en un estadio de fútbol.

Sí, lo admito: Esta anécdota es sobre todo para defender la experiencia de ir al cine (cuando se hace a un precio razonable). Pero no de ir al cine, sin más, por rutina o como un pollo sin cabeza; sino la de ir al cine a ver aquellas películas que como 'El faro', gusten o no, que nunca se sabe, al menos lo intentan: Una de esas películas cuya dignidad y bravura brillan en la oscuridad y silencio atmosférico de una (buena) sala de cine...

... a ser posible con aún mejores espectadores, por supuesto. En fin, que 'El faro' mola. Toda una experiencia.


Por Juan Pairet Iglesias
@Wanchopex


Temas relacionados

< Anterior
Siguiente >

Comentarios

  • Avatar de Wanchope
    Wanchope 15 de Enero de 2020, 11:47:09 am
    No he visto trailer, no sé ni de que va. Pero a Eggers hay que apoyarlo, que 'La Bruja' fue genial.

    Para mí está claramente por encima de 'La bruja'. Y además creo que también es más accesible.
  • Avatar de Leodicapone
    Leodicapone 17 de Enero de 2020, 04:28:42 pm
    Me parece una película extraordinaria. Una película difícil de olvidar. Te llega a las entrañas. Muestra la desesperanza y la locura a la que puede llegar nuestra mente cuando las condiciones exteriores lo ayudan. Y para mí entender lo hace de manera magnífica. Un 10
  • Avatar de Soprano
    Soprano 20 de Enero de 2020, 11:07:44 pm
    Para un servidor Robert Eggers ya demostró en su debut poseer un talento digno de ser tenido en cuenta y por lo tanto esperaba/deseaba que su segundo largometraje fuese la confirmación de que estamos ante un director de gran potencial, capaz no sólo de pegarle una necesaria sacudida al género de terror si no también de ir más allá a la hora de ofrecer una de las experiencias más claustrofóbicas y siniestras de los últimos años, si además lo hace bien influenciado por unos grandes referentes tan fácilmente identificables en su perturbadora The Lighthouse pues ya sólo me queda aplaudir lo presente y esperar expectante lo que pueda ofrecernos en el futuro.

    Creo que es de esas propuestas que cuanto menos se conozca de antemano mejor, sin que ello me impida destacar lo inmersiva que resulta tanto en su apartado visual como sonoro y por supuesto el colosal duelo de interpretaciones que se marca el dúo protagonista, diría también que es de las que se presta a un casi obligado revisionado por aquello de quedarse con los matices de lo que propone y sacarle todo el partido a sus reflexiones.
  • Avatar de Sacri94
    Sacri94 21 de Enero de 2020, 04:14:43 pm
    Es una experiencia absorbente. En lo que respecta a la calidad audiovisual de la cinta creo que no se le puede poner ni una sola pega. La dirección de Robert Eggers viene a confirmar lo que ya vimos en 'La Bruja'. No le hacen falta demasiados artificios para atrapar al espectador y sumergirlo en el discurso que quiere dar. Sabe donde poner la cámara y especialmente sabe componer imágenes muy potentes. La decisión de rodar la película con un ratio tan peculiar y en blanco y negro es muy acertada. Con lo primero hace que nos sintamos tan encerrados en ese faro como sus protagonistas, aunque al inicio sea raro, con el tiempo te va absorbiendo y acaba siendo algo claustrofobico. Con lo segundo, llena a la película de una sensación de nostalgia/melancolía/tristeza. Todo esto hacen que sea una película muy especial, con una personalidad enorme, que cuenta con una fotografía que te deja embobado ante tal despliegue. Su apartado sonoro no se queda atrás. La banda sonora es inquietante y el sonido es algo bestial.

    Pattinson y Dafoe están inconmensurables. A Pattinson nunca lo había visto tan bien. A Dafoe, pocas veces lo he visto TAN entregado y enchufado a una película (y mira que es de los que más se compromete). Ambos dan todo lo que tienen y el resultado final es el de una química brutal entre ellos, que no solo sostienen toda la película, también dejan escenas para el recuerdo. El monologo de Dafoe es algo alucinante. Toda la parte final, tremenda. Y la escena con la gaviota, brutal. Dentro de una película que destaca tantísimo en los aspectos técnicos, estos dos son los mejor de ella.

    No acabo de entender aquellos que van diciendo que no cuenta nada. Si entiendo que haya muchos que huyen de este tipo de cine. El más abstracto y el que más se presta a la interpretación del espectador. Pero, dentro de la simpleza de la propuesta, consigue hablar y reflexionar sobre la soledad, la inferioridad, el egoísmo o la desesperación. Es de esas cintas que como no entres en ella desde el inicio, a mitad de película estarás deseando que acabe. Pero como logres entrar, vas a querer quedarte para siempre.

    Mi caso ha sido este último. Un 8.

  • Avatar de Beyond
    Beyond 22 de Enero de 2020, 11:42:43 pm
    Esta película ha logrado lo que muy pocas consiguen, hacerme sentir que estoy dentro de ella. Me sentí tan absorbido por su propuesta que al salir del cine casi tenía la sensación de estar empapado y de tener un regusto a agua de mar en la boca. Y por si fuera poco, la película no es solo atmósfera y ambientación, sino que viene acompañada por dos interpretaciones colosales.

    Le doy un 8.

Noticias relacionadas