Buscador

Twitter Facebook RSS

'Las brujas (de Roald Dahl)' - Tres ratoncitos duros de roer

Vía El Séptimo Arte por 28 de octubre de 2020
Imagen destacada

Es ver un ratón y escuchar una partitura de Alan Silvestri, y no puedo evitar pensar en 'Un ratoncito duro de roer'. Es inevitable. Una película que recuerdo haber visto en su momento en los Minicines Fuencarral en una sesión con no más de cuatro o cinco personas, y que supuso el debut en la realización de Gore Verbinski. Siempre me ha gustado, y siempre me ha extrañado que a nivel popular no esté tan bien considerada como lo está por mi parte.

En cualquier caso, 'Un ratoncito duro de roer' era la obra de alguien que quería demostrar algo. Una película muy por encima de lo que pueden llegar a ser este tipo de producciones, y una película hecha cuando los efectos digitales aún no habían corrompido y/o amodorrado a tantos realizadores como hoy en día. Uno de ellos parece ser un Robert Zemeckis que no parece haber sido el mismo desde que a finales de 2004 estrenó... 'Polar Express'.

En realidad esta, 'Beowulf' y 'Cuento de Navidad' no están tan mal, pero si parece un claro ejemplo de películas que "en su cabeza sonaban mejor". Dejando de lado una apariencia que cuesta tomarse en serio, estas tres películas, al contrario de lo que se suponía que eran para Zemeckis, transmitían más bien pereza y apatía. Como si las hubieran hecho en un ordenador que hubiera hecho las veces de Thermomix. Como si fuera cocinar estando sentado.

Después de tres títulos bastante interesantes -'El vuelo', 'El desafío' y 'Aliados'- con los que parecía que intentaba recuperar el prestigio perdido vino 'Bienvenidos a Marwen', una película disfrutable pero claramente fallida... como podríamos decir que también lo es 'Las brujas (de Roald Dahl)', quien sabe si la segunda entrega de "otra" trilogía que podría cerrar con el 'Pinocho' que se supone que dirigirá en un futuro próximo para, oh, no, Disney.

Al igual que la cinta protagonizada por Steve Carell, esta nueva adaptación del relato de Roald Dahl es un filme extraño que combina de manera desigual y un tanto desconcertante diversos elementos. Una "macedonia" aderezada por otro lado con un exceso de CGI que da la sensación de estar poco trabajada. Como si su director no tuviera nada que demostrar. Como si la hubiera rodado sentado, con la solvencia de un profesional pero sin ninguna ilusión.

Quien tuvo, retuvo, y eso es más que evidente: Zemeckis sigue siendo Zemeckis, si bien allí en donde en sus mejores obras (o en sus mejores años) no sabíamos cómo lo había hecho ahora canta a efecto digital. La artesanía y magia narrativa de sus grandes obras se presenta aquí ahogada en parte por esa dependencia del siglo XXI por un ordenador. Acomodado, o confiado. O tal vez aburrido. La magia no es sencilla, tampoco una ciencia exacta.

No hay más que comparar con la planificación visual y el uso puntual de CGI de 'Un ratoncito de roer'. O con su claridad de ideas: No queda nada claro a qué público va dirigida 'Las brujas', porque tampoco parece que tenga claro qué clase de película es. Una "macedonia", repito, que remite a 'La muerte os sienta tan bien' en cuanto a una mezcla imposible que en aquel entonces funcionó porque, en aquel entonces, Zemeckis parecía empeñado en que lo hiciera.

Pero en 'Las brujas' a Zemeckis parece que le da un poco igual, de aquí que esta "macedonia" quede reducida a "cachos de fruta en un mismo plato". Mal no está, por comer se puede comer. Pero no es plato digno de no sé, un Masterchef, por más que Anne Hathaway, en un personaje (y sobre todo con un acento) tan potencialmente estimulante como odioso, depende el día, actúe como si la hubieran contratado para hacer el payaso como a Flo.

'Las brujas' es una colorida "excentricidad" que podríamos considerar como relativamente fallida, pero que no por ello deja de ser relativamente disfrutable. Zemeckis en punto muerto sigue siendo mejor que el 90% de los directores con los que ha trabajado Adam Sandler, la partitura de Alan Silvestri no suena mal y el diseño de las brujas tiene su punto. La película está desaprovechada, cierto, pero no por ello tenemos nosotros que desaprovecharla a ella.


Por Juan Pairet Iglesias
@Wanchopex


Temas relacionados

< Anterior
Siguiente >

Noticias relacionadas