Buscador

Twitter Facebook RSS

'Mi gran pequeña granja' - Planta tus ilusiones, riega tus sueños

Vía El Séptimo Arte por 29 de enero de 2020
Imagen destacada

'Mi gran pequeña granja' es un "testimonio sobre la inmensa complejidad de la naturaleza" que cuenta la odisea de dos soñadores y un perro para traer armonía a sus vidas... y a la tierra. Su tierra.

Un día, cuando el ladrido de su querido perro Todd los lleva a ser desahuciados de su minúsculo apartamento de Los Ángeles, John y Molly Chester deciden dejar atrás la vida en la ciudad para irse a pastar al campo, a un terreno de unas 200 hectáreas cerca del condado de Ventura, donde intentarán por todos los medios construir el que siempre ha sido el sueño de ella: Una granja diversa y en completa armonía con la naturaleza.

Sin embargo, las tierras que eligieron estaban completamente mermadas de nutrientes y se veían azotadas por una brutal sequía. La película, filmada y montada por el propio John, narra ocho años de trabajo constante y muestra el desmesurado idealismo de nuestros protagonistas mientras tratan de crear la utopía que anhelan. Una emocionante lucha contra los elementos, y a veces, también, contra la propia naturaleza.

'Mi gran pequeña granja' es, en resumen, la historia de Apricot Lane Farms, la granja ecológica que desde 2011 llevan sacando adelante los mencionados John y Molly Chester. Una granja que como pueden ver si pinchan en el enlace, no es exactamente lo que uno se imagina cuando piensa en una "gran pequeña" granja. Sea lo que sea, parece se ha transformado en algo más propio de una marca registrada, algo por otro lado... normal.

Como normal es este documental, fácil de ver, moralmente necesario y con un estimulante mensaje que se ve no obstante lastrado por la sensación, no constante pero si recurrente de estar viendo algo cercano a un vídeo promocional. No deja de ser el propio John el autor de esta película, alguien implicado emocionalmente en una historia de la que es protagonista y de la que no "toma distancia" como para verla "desde fuera".

Como resultado de esto, la obra recoge el paso de los años de manera superficial sin incidir, apenas, en los detalles que podrían esculpir en ella una personalidad menos corporativa y más humana. En cierto sentido, como si fuera un libro de autoayuda en el que el autor ha dejado de lado los detalles más controvertidos, concentrándose sólo en aquellas bonitas frases que siempre son frases bonitas independientemente de todo lo demás.

No es que elimine "el lado oscuro" de una empresa que no tiene por qué tenerlo, ojo. Es que el retrato que hace de "un sueño" resulta demasiado preciosista y vago como para que nos resulte del todo auténtico, emotivo, humano. Parece el Facebook de la empresa, ese making of de una película en la que todo es maravilloso. La Greta Thunberg de los ecologistas. Algo bonito y entretenido que parece caído del cielo, no ganado en el barro.

En resumen, transforma la lucha por un sueño en algo así como la (bonita) rutina del que va a fichar de 8 a 5. En algo cotidiano, no excepcional.


Por Juan Pairet Iglesias
@Wanchopex

Temas relacionados

< Anterior
Siguiente >

Noticias relacionadas