Buscador

Twitter Facebook RSS

'Nasdrovia' - Por un puñado de blinis

Vía El Séptimo Arte por 05 de noviembre de 2020
Imagen destacada

Leonor Watling y Hugo Silva son dos abogados de éxito profundamente estirados y algo esnobs que ahora ya divorciados el uno del otro, sin hijos y con un trabajo que les absorbe por completo tienen un miedo atroz al futuro y a la soledad. Su pequeño universo hueco y perfecto a lo stand de Ikea se tambalea cuando irrumpe en sus vidas la crisis de los 40 y Luis Bermejo, un excepcional cocinero especializado en comida rusa: No se les ocurrirá mejor manera para superar sus problemas que dejar sus trabajos y abrir un restaurante de comida rusa, por supuesto.

Este es el planteamiento de 'Nasdrovia', el nombre también del restaurante que abren en la ficción y del que por cosas de estas que pasan en la vida se encaprichará Anton Yakolev, un importante capo de la mafia rusa que desde el primer blini que pide compite por el protagonismo con sus más ilustres protagonistas: De hecho, en el cartel oficial de la serie ocupa el lugar de Bermejo. Y eso que Watling cuenta con un recurso que ahora todos asociamos con Phoebe Waller-Bridge porque recordemos, somos de memoria frágil y perezosa: Habla a la cámara. Sí, como en 'Fleabag'.

Sí, Watling rompe la cuarta pared y ayuda a romper con la dinámica habitual de las comedias televisivas españolas con esta serie que más que una comedia es un thriller de humor a menudo bastante negro. Un cruce sibilino e intencionado entre thriller de suspense y comedia negra sobre personajes rotos por dentro que no acaban de encajar con donde están fuera. Todo ello servido con la buena presencia de toda una producción original de Movistar+, en esta ocasión de la mano de Miguel Esteban, Luismi Pérez y Sergio Sarria como ideólogos y Marc Vigil como brazo ejecutor.

'Nasdrovia' es una producción con marcado acento ruso y muchas ganas de (sobre)vivir que además de combinar el suspense con el humor y la buena comedia con mafiosos rusos, invita a los que rondarán, rondamos o rondaron los 40 a sentarnos en su mesa, aunque sólo sea por una noche: Porque todos siempre tenemos una noche en la que pensamos que todo se va a ir a la mierda. También, una producción cocinada e interpretada a fuego muy vivo que rompe con las expectativas, especialmente, con respecto a lo que viene siendo la comedia televisiva española.

Al igual que sucede con una 'Mira lo que has hecho' con la que comparte su elegancia, ritmo y afilado sentido del humor, sus "sólo" seis episodios de 30 minutos hacen que 'Nasdrovia' nos dejen con ganas de mucho más, lo que por otro lado sin duda está en un menú que deja muy abierto la posibilidad de un 2º plato. La podríamos considerar incluso como una película "troceada" en seis raciones donde sus responsables han tenido el tiempo de limar mucho mejor sus asperezas, empezando por unos mafiosos que además de parecer muy rusos parecen personas.

Como en general lo parecen todos en 'Nasdrovia', personas antes que personajes de una opereta derivada de 'Siete vidas' al servicio de lo que aún siendo también, en esencia, una ácida caricatura mantiene los pies en el mundo real. La clave para que además de hacernos reír, sintamos respeto por lo que les pueda ocurrir a lo largo de una comedia donde sin perder la sonrisa, todos los enredos acaban frente al cañón de una pistola. Para entendernos, algo parecido a 'El gran Lebowski' pero con rusos en lugar de nihilistas, y con blinis además de muchos rusos blancos.


Por Cruz Sánchez & Juan Pairet
@Wanchopex

Temas relacionados

< Anterior
Siguiente >

Comentarios

Noticias relacionadas