Buscador

Twitter Facebook RSS

'The Girlfriend Experience' (T3) - El diablo está en los detalles

Vía El Séptimo Arte por 02 de mayo de 2021
Imagen destacada

Anja Marquardt sustituye a Lodge Kerrigan y Amy Seimetz como principal responsable creativa de la tercera temporada de 'The Girlfriend Experience' asumiendo la escritura y dirección de sus diez episodios. Un "nuevo comienzo" para esta serie, ahora de nuevo de autor, que recupera esa "aura" atmosférica y enigmática que acompañó a su notable primera temporada y que tanto se echó de menos en una segunda entrega no tan notable y si más genérica.

Aquí la palabra clave es "recuperar" pues, aunque no exenta de interés, en la mencionada segunda temporada Kerrigan y Seimetz fueron por libre, desarrollando en paralelo dos historias distintas a través de dos texturas diferentes que nunca se alineaban a favor de un mismo propósito. La personalidad de su primera temporada perecía bajo las ruedas de los caballos de una industria que simplemente quería más. Más, aunque fuera desdibujado.

En la 3ª temporada de 'The Girlfriend Experience' vuelve a ser más importante el cómo se cuenta que el qué se cuenta. Las preguntas más que las respuestas. La antítesis de ese mal llamado feminismo en donde "el empleo más antiguo del mundo" y el "cambio tecnológico" se dan la mano para intentar responder a la pregunta más importante de la historia de la humanidad: ¿Qué nos atrae, qué nos satisface y qué lógica obedece el deseo sexual?

El sexo es lo de menos, e incluso la provocación o el morbo se reducen al mínimo. Las discusiones morales en torno al trabajo sexual, por supuesto, también. La esencia de la serie, la que se recupera en esta tercera temporada es la de un aparente thriller psicológico que define a su protagonista a través de las relaciones que mejor definen a una persona: Aquellas en las que estamos en posición de ejercer algún tipo de poder sobre quienes nos rodean.

Y no hay más poder que la gestión del deseo humano, y no hay más superpoder que dominar la satisfacción de dicho deseo humano. 'The Girlfriend Experience' desarrolla esto de manera enigmática y esquiva, como si M. Night Shyamalan dirigiese una película de Paul Verhoeven. El estudio de la neurociencia a través de la sexualidad a lo Victoria's Secret narrado por el Brian de Palma de los 70. O algo que sin parecerse en nada, se pueda parecer.

El diablo está en los detalles. Servida en raciones de ni media hora y protagonizada por la hija tocahuevos de los Solloway (también conocida como Julia Goldani Telles), la 3ª temporada de 'The Girlfriend Experience' vuelve a ser en gran medida un ejercicio de estilo hipnótico y sometimiento audiovisual donde un simple gesto lo es todo y nada a la vez. No es tanto la perspicacia como la sugestión, no es tanto lo que muestra como lo que pueda reflejar.


Por Juan Pairet Iglesias
@Wanchopex


The Girlfriend Experience

Temas relacionados

< Anterior
Siguiente >

Noticias relacionadas