Buscador

Twitter Facebook RSS

'Thunder Road' - Sobrevivir a uno mismo

Vía El Séptimo Arte por 15 de junio de 2020
Imagen destacada

'Thunder Road' es la extensión cinematográfica del cortometraje de igual título que en 2016 sitúo en el mapa a Jim Cummings, responsable a tiempo completo de esta producción de indudable sabor independiente que ha escrito, dirigido, protagonizado y a la que vete tú a saber si ha entregado su alma.

La película, lo dicho, es una extensión de aquel cortometraje centrado en un oficial de policía tejano que, tal y como reza su escueta sinopsis, quería mucho a su madre recién fallecida. Su nombre, Jim Arnaud. Aquel cortometraje, centrado en el funeral de la pobre mujer, es ahora el punto de partida de una narración enfocada, especialmente, a responder una pregunta por encima de todo lo demás: ¿Quién es Jim Arnaud?

Si hay películas que en esencia cuentan una historia, también hay películas que en la práctica definen a un personaje. 'Thunder Road' es de esta segunda clase de película. Claro que tiene un argumento, claro que tiene una historia. Por descontado. Pero en la práctica la historia es lo de menos cuando, en esencia, esta está al servicio y a merced de un personaje al que dedica todos sus esfuerzos en modelar en toda su complejidad.

'Thunder Road' no gira en torno a la famosa canción de Bruce Springsteen que la inspira, sino en torno al mencionado Jim Arnaud. Una persona como las del mundo real, singular, y a la que la vida se la ha subido a una cabeza que no siempre rige como Dios manda. Normal, acaba de perder a su querida madre. Normal, a su vez, que lo que tanto nos puede hacer empatizar con él sea lo mismo por lo que tanta tírria le podemos llegar a tener.

Por su conmovedora, ingenua y no siempre bien ponderada humanidad sin aparente malicia.

Y es que 'Thunder Road' no es una película fácil, por más que esa sea precisamente su gran virtud: La capacidad para "funambular" -me perdone Don Pérez-Reverte- sobre esa línea en la que la comedia y el drama, la seriedad y la ligereza, lo grave y lo distendido se funden en uno solo. Cummings demuestra una gran sensibilidad para con el mencionado Arnaud, una persona que en resumen, aún no sabe lidiar consigo mismo.

Una persona y/o un personaje al que Cummings trata con calidez, honestidad y sumo respeto, en su particular descenso a un infierno personal que lo sitúa, desnudo y cara a cara, consigo mismo. Y quien no ha pasado por eso, es porque aún no ha pasado por eso que transfiere a 'Thunder Road' ese "aura" tragicómico que desprende toda buena gran pequeña película: La estimulante y emotiva sensación de verdad. De humanidad y cercanía.


Por Juan Pairet Iglesias
@Wanchopex


Temas relacionados

< Anterior
Siguiente >

Noticias relacionadas