Buscador

Twitter Facebook RSS

'The Vast of Night' - La inmensidad de la soledad

Vía El Séptimo Arte por 11 de junio de 2020
Imagen destacada

La película empieza con una extensa secuencia de presentación. Los dos protagonistas, unos jóvenes con poca experiencia en sus respectivos trabajos, vagan por el parking de un estadio haciendo, al público que allí se encuentra, preguntas bastante extrañas, incoherentes, y, por qué no decirlo, de nulo interés para algún que otro espectador que seguro se duerme con esta escena. Casi todo el pueblo ha venido a ver el partido.

- Vamos Fay, pregúntales esa tontería de antes.
- ¿Señor, señora, conocen la expresión "Bacon, Bacon 940"?
- Mírate otra vez la peli niña, que no te has enterao.

La pobre Fay se ha equivocado, pero no pasa nada, son cosas de la improvisación y la nula experiencia. Al fin y al cabo es su primera vez. Lo que cuenta es que tanto ella como Everett tienen buenas intenciones y sobretodo ganas de hacer un buen trabajo. Estamos en el minuto 10 y el plano que da comienzo a la película aún no se ha cortado. ¿O quizás si? Espera... si, se ha cortado, y varias veces, no hay duda. Pero no hemos abandonado ni un segundo a los protagonistas, de eso estoy seguro.

Poco después la jerga ochentera estadounidense se detiene. Menos mal, casi me da un parraque. Mea culpa, son las desventajas de verla en versión original subtitulada, pero es que le tenía muchas ganas a esta película. Y ya saben, la curiosidad mató al gato. Tras todo este ir y venir, esta presentación de contexto y personajes, se asienta cada uno en su respectivo trabajo. Y entonces, con mucha calma y a tiempo real, seremos testigos de lo desconocido a través de una cadena de eslabones solitarios en este pequeño pueblo.

Ahora dejemos la retórica.

Me ha sorprendido, se nota que no han gastado ni un duro, ni falta que hace. Un guión de lo más sólido y una dirección bastante acertada se encargan de tenernos enganchados con poco más que una persona hablando. Me ha recordado (en las formas) a la casi ópera prima de Jeremy Saulnier, aquella 'Blue Ruin' pausada, hecha con dos duros, con la que no perdías el interés ni un momento. Y me ha recordado (en el contenido) a otra casi ópera prima, la 'Monsters' de Gareth Edwards, en la que encuentro o quiero yo encontrar ciertos paralelismos.

La mayor pega es quizás que el final no me parece a la altura de la propia cinta. Hay un concepto que conforme avanza el film parece ir calando en la historia y atravesando a todos los personajes: la soledad. Pero el final desaprovecha esta oportunidad, dejando un sabor a "otra más", a capítulo de una serie. Aunque teniendo en cuenta "ese" recurso que Andrew Patterson utiliza varias veces, quizás era el sabor que quería dejar.


Por Rodri Martínez


Temas relacionados

< Anterior
Siguiente >

Comentarios

  • Avatar de darth
    darth 13 de Junio de 2020, 11:53:53 pm
    Dame una T, T
    Dame una R, R
    Dame una U,U
    Dame una Ñ,Ñ
    Dame una A,A
    Dame una C,C
    Dame una O,O
    Truñaco, doblado al español, al arameo o.al.suagili
  • Avatar de Wanchope
    Wanchope 13 de Junio de 2020, 11:55:52 pm
    Darth nunca defrauda.  :alegre
  • Avatar de Wanchope
    Wanchope 16 de Junio de 2020, 10:15:43 pm
    Por cierto, Amazon la ha estrenado en nuestro país con doblaje LATINO...  :disimu

    Ya está disponible doblada al español (de España). Y parece un buen doblaje.  :poss
  • Avatar de jescri
    jescri 23 de Junio de 2020, 06:54:24 pm
    Solo le vi interés al final. El resto aburrido. Un 5.
  • Avatar de Calde_Vila
    Calde_Vila 01 de Enero de 2021, 08:47:16 pm
    Sus elementos me gustan o estaban destinados a gustarme pero no me ha conquistando en casi ningún momento. Se presenta a sí misma como una especie de homenaje a 'The Twilight Zone' pudiendo ser un epidosio de la famosa serie. Ya se me atraganta con sus 20 primeros minutos, con sus dos protagonistas andando arriba y abajo por el pueblo divagando sobre su pasión por la radio, el periodismo y la ciencia (tanto la de verdad como la de ficción). Me taladra la cabeza (y no es porque tuviera excesiva resaca) y me da sensación de que se está tomando demasiados preámbulos para rellenar metraje. Esa sensación me acompaña toda la película y el intento de crear tensión o interés no funciona. Sin embargo la de "mira que indie vintage soy" me invade, a veces con calzador. Aunque hay que reconocerle que el encanto de pueblo tranquilo de los 50 está logrado.

    Y el final, no me desagrada, pero en la línea. Si el film no sabe llevar del todo el saber meterte en la historia y crearte interés, al final lo remata demasiado de sopetón.

    Aún así la aprobamos con un "buen intento" y apreciamos la pasión de los dos protagonistas. Para no disfrutarla del todo tampoco ha ayudado que sea tan oscura (que siempre va bien para tapar la falta de presupuesto) y que la resolución en Amazon fuera tan paupérrima. 

    Fantaseo con que es un biopic de cómo Iker Jiménez conoció a su mujer, si estos hubieran sido del sur de EEUU y hubieran sido adolescentes en los 50.

Noticias relacionadas