Buscador

Twitter Facebook RSS

'Trece vidas' - Que ningún niño quede atrás

Vía El Séptimo Arte por 03 de agosto de 2022
Imagen destacada

Empecemos la casa por el tejado: El auténtico drama es que 'Trece vidas' no se haya estrenado en cines el mismo día en el que 'Luck' y 'Predator: La presa' tampoco lo han hecho. Mal vamos.

Dicho esto, como muy probablemente sepan 'Trece vidas' gira en torno al rescate de un joven equipo de fútbol tailandés que quedó atrapado en la cueva Tham Luang en junio de 2018 tras una inesperada tormenta. Cosas que pasan, y que pasaron hace poco más de cuatro años. Puede que oyeran algo por televisión o que leyeran algo en la prensa. Tal vez, es posible. Y cuando digo que gira en torno al rescate, es algo literal: La película se centra en el rescate, de principio a fin. Esto es, 'Trece vidas' es la sobria crónica de un rescate anunciado (y esperado).

Sabemos cómo va a acabar, aunque no sabemos cómo se va a desarrollar. Como ocurre con casi todas las películas, aunque algunas puedan disimularlo mejor. Pero al igual que ocurría con 'El desafío: Frost contra Nixon' y 'Rush', Ron Howard encuentra su mejor versión para narrar los acontecimientos con la buena mano pero mucho mejor pulso que el Paul Greengrass de por ejemplo 'United 93'. Allí también conocíamos el teórico final, y confiados nos encontramos con lo esperado como quien se estampa contra un muro que no ha visto (pero que sabía que estaba ahí).

Me gusta pensar en la realidad como una mano abierta de par en par que cuando bajas la guardia golpea tu cinismo con toda la saña de la que es capaz. Algo así se siente 'Trece vidas', película que comienza y se desarrolla de forma tan cotidiana y relativamente convencional que ante nuestros ojos no parece nada del otro mundo. Así está rodada por Howard, con una transparencia tan natural y neutral como lo son las interpretaciones de Viggo Mortensen, Colin Farrell o Joel Edgerton, protagonistas a su pesar de un relato que les trata como a tres peones más.

De esta manera la manipulación a la que nos somete toda obra de ficción pasa del todo inadvertida a pesar de estar escondida a plena vista. A pesar de lo que pudiera parecer, 'Trece vidas' destaca por la ordinaria fluidez y cercanía con la que transcurren las cosas, y como esta confiada comodidad de andar sobre terreno seguro y/o conocido se vuelve contra nosotros una vez llega el momento de las inmersiones bajo el agua: Cuando la angustia aflora y la tensión se adueña del espectador de una manera tan incómoda y molesta como emocionante y estimulante.

La mesurada brillantez de 'Trece vidas', al igual que la de 'United 93', reside en lo cerca que nos sitúa de desconocidos que se enfrentan a una situación que se siente real para la que nadie nunca está preparado. Personas de un mundo tangible que reaccionan como pueden, con una personalidad ahuecada sobre la que el espectador pueda volcar sus propios pensamientos y emociones. Reducirlo todo a lo más básico: La empatía de ser todos humanos, siendo 'Trece vidas' ese golpe en las costillas que has visto venir desde Cuenca pero que no has sabido (o no has querido) parar.

Tan o más doloroso como que no se haya estrenado en unas salas de cine que hubieran podido actuar como una perfecta caja de resonancia de emociones humanas compartidas. Mal vamos.


Por Juan Pairet Iglesias
@Wanchopex


Temas relacionados

< Anterior
Siguiente >

Comentarios

  • Avatar de jescri
    jescri 07 de Agosto de 2022, 10:03:59 am
    No esperaba una producción de este nivel. Realmente todo parece estar medido al milímetro   :si

    Un 7.
  • Avatar de Predator33
    Predator33 07 de Agosto de 2022, 12:29:41 pm
    Trece vidas
    (Thirteen Lives)


    SINOPSIS:
    'Trece vidas' narra la historia del esfuerzo internacional que se realizó para rescatar a un equipo de fútbol tailandés que quedó atrapado en la cueva Tham Luang durante una inesperada tormenta.


    CRÍTICA: Toda vida cuenta

    Empecemos la casa por el tejado: El auténtico drama es que 'Trece vidas' no se haya estrenado en cines el mismo día en el que 'Luck' y 'Predator: La presa' tampoco lo han hecho. Mal vamos.

    Dicho esto, como muy probablemente sepan 'Trece vidas' gira en torno al rescate de un joven equipo de fútbol tailandés que quedó atrapado en la cueva Tham Luang en junio de 2018 tras una inesperada tormenta. Cosas que pasan, y que pasaron hace poco más de cuatro años. Puede que oyeran algo por televisión o que leyeran algo en la prensa. Tal vez, es posible. Y cuando digo que gira en torno al rescate, es algo literal: La película se centra en el rescate, de principio a fin. Esto es, 'Trece vidas' es la sobria crónica de un rescate anunciado (y esperado).

    Sabemos cómo va a acabar, aunque no sabemos cómo se va a desarrollar. Como ocurre con casi todas las películas, aunque algunas puedan disimularlo mejor. Pero al igual que ocurría con 'El desafío: Frost contra Nixon' y 'Rush', Ron Howard encuentra su mejor versión para narrar los acontecimientos con la buena mano pero mucho mejor pulso que el Paul Greengrass de por ejemplo 'United 93'. Allí también conocíamos el teórico final, y confiados nos encontramos con lo esperado como quien se estampa contra un muro que no ha visto (pero que sabía que estaba ahí).
     

    Me gusta pensar en la realidad como una mano abierta de par en par que cuando bajas la guardia golpea tu cinismo con toda la saña de la que es capaz. Algo así se siente 'Trece vidas', película que comienza y se desarrolla de forma tan cotidiana y relativamente convencional que ante nuestros ojos no parece nada del otro mundo. Así está rodada por Howard, con una transparencia tan natural y neutral como lo son las interpretaciones de Viggo Mortensen, Colin Farrell o Joel Edgerton, protagonistas a su pesar de un relato que les trata como a tres peones más.

    De esta manera la manipulación a la que nos somete toda obra de ficción pasa del todo inadvertida a pesar de estar escondida a plena vista. A pesar de lo que pudiera parecer, 'Trece vidas' destaca por la ordinaria fluidez y cercanía con la que transcurren las cosas, y como esta confiada comodidad de andar sobre terreno seguro y/o conocido se vuelve contra nosotros una vez llega el momento de las inmersiones bajo el agua: Cuando la angustia aflora y la tensión se adueña del espectador de una manera tan incómoda y molesta como emocionante y estimulante.

    La mesurada brillantez de 'Trece vidas', al igual que la de 'United 93', reside en lo cerca que nos sitúa de desconocidos que se enfrentan a una situación que se siente real para la que nadie nunca está preparado. Personas de un mundo tangible que reaccionan como pueden, con una personalidad ahuecada sobre la que el espectador pueda volcar sus propios pensamientos y emociones. Reducirlo todo a lo más básico: La empatía de ser todos humanos, siendo 'Trece vidas' ese golpe en las costillas que has visto venir desde Cuenca pero que no has sabido (o no has querido) parar.

    Tan o más doloroso como que no se haya estrenado en unas salas de cine que hubieran podido actuar como una perfecta caja de resonancia de emociones humanas compartidas. Mal vamos.

    Nota: 8.0


    Lo Mejor:
    - Su calculada neutralidad

    Lo Peor:
    - Quien busque algún tipo de definición dentro de una sencilla, ágil y distendida crónica

    Me la apunto. Estupenda crítica.
  • Avatar de darth
    darth 09 de Agosto de 2022, 10:25:51 am
    Me gusto mas el documental Rescate en las profundidades que esta en disney plas, pero no deja de ser una loable y digna traslacion de los hechos ocurridos durante el rescate de los niños.Con unas interpretaciones correctas y una magnifica puesta en escenas con unas escenas subacuaticas muy buenas es una cinta muy disfrutable
    6/10
  • Avatar de Predator33
    Predator33 10 de Agosto de 2022, 09:18:58 pm
    Sin tener ni idea de la noticia y yendo por la mitad se la recomiendo a todo el mundo. De momento es un 10. Viggo y Colin dos auténticos cracks pero ahora acaban de llegar sus otros dos compañeros buzos y estoy flipando.

    Por favor que acabe bien. :nuse
  • Avatar de Predator33
    Predator33 Hoy a las 01:14:59 am
    En varios momentos me he dado cuenta que estaba tan inmerso y en tanta tensión que parecía que la estaba viviendo al igual que los protagonistas y hasta diría que he experimentado cierta claustrofobia. No conocer los hechos es la mejor manera de disfrutarla por supuesto, si no, mucha de la gracia se perderá inevitablemente. Intensísimo el suspense al que me ha sometido.

    Típica película de catástrofes con la sencillez por bandera y con un elenco potente capitaneado fantásticamente por un Viggo clavando el papel de un "sencillo" profesional curtido en mil batallas arropado por un Colin que se deja la piel en cada interpretación y un Joel Edgerton que ya en Obi-Wan me llamó la atención y aquí continúa aportando su magnífico granito de arena.

    El punto negativo, quizá, vendría por el enorme desequilibrio existente entre el elenco occidental y el oriental no dando demasiadas oportunidades para conectar con el oriental o, al menos, yo no lo he conseguido.

    Una historia de humanidad, superación y fracaso muy bien contada que nos mantendrá en vilo hasta su escalofriante desenlace. Qué mal rato.

    Un 9

Noticias relacionadas