Buscador

Twitter Facebook RSS

'Vigil: Conspiración nuclear' - Ya me tenías con el hola

Vía El Séptimo Arte por 12 de septiembre de 2021
Imagen destacada

Hay series que ya sólo con su premisa te atrapan y no te sueltan. 'Vigil: Conspiración nuclear' es una de ellas. Podría llegar a no importar demasiado si luego su creador, Tom Edge, no supiera que hacer con una premisa tan jugosa... si ese fuese el caso, que no lo es. El "Ya me tenías con el 'entrenador'" que dijo Ted Lasso el otro día pero cambiando el "hola" por "submarino". Y como aquel que dice, no es más que su primera escena. Y ya estamos a bordo.

'Vigil: Conspiración nuclear' viene avalada por "los productores de 'Line of Duty'", frase que viene a cuento no sólo por el (merecido) éxito de aquella. Tirando de oportunismo y/o de interesada sugestión, la serie podría ser fácilmente considerada como un 'Line of Duty' pasado por agua y ambientado, en su mayoría, dentro de un submarino nuclear. Una ubicación "complicada" en todos los sentidos que con gran alegría y jolgorio, lo complica todo aún más.

Podría ser fácilmente considerada como un sucedáneo, y aunque de eso no es que haya poco precisamente, sería de alguna forma limitarla, menospreciarla o echarla de menos. Porque la serie es algo más que dos líneas de investigación que confluyen, una sobre el terreno y otra en tierra, y aprovecha su privilegiada y estratégica ubicación para enriquecer la propuesta remitiéndonos a clásicos del subgénero como 'La caza del Octubre Rojo' o 'Marea roja'.

Pero con indudable sabor británico, lo que por mero contraste fortalece una premisa cuya credibilidad se siente más auténtica y cercana. Todos somos europeos, digan lo que digan (ellos). Así, 'Vigil: Conspiración nuclear' combina una intrincada investigación policial con una no menos peliaguda situación de seguridad nacional, todo ello con la firme sensación de verosimilitud británica. Algo así como 'The Investigation' ambientada a bordo de 'El submarino'.

Pero sobre todo una serie de suspense adictiva, a la altura de una apuesta firme y decidida de la BBC, y que plantea una situación que se siente podría ser real en este mismo mundo adornada, por supuesto, con todo tipo de giros y revelaciones. De esas producciones que a los británicos se les da tan bien hacer (como bien deben saber "los productores de 'Line of Duty'"), que uno se deja llevar hasta aceptar que, como si fuera de Stanley Kubrick, sus perfecciones menos estimulantes o pequeños deslices sobre tierra son en realidad algo premeditado que por el bien del país, redunda en beneficio de la leyenda.

Hola.


Por Juan Pairet Iglesias
@Wanchopex


Vigil

Temas relacionados

< Anterior
Siguiente >

Comentarios

Noticias relacionadas