Buscador

Twitter Facebook RSS

Capítulo I - Como en casa

Vía Festival de Cine Español de Málaga por 22 de abril de 2016
Toro

Como en casa... tan como en casa que podríamos habernos quedado en nuestra propia casa para recibir la 19 edición del Festival de Málaga que, por si no se han enterado, resulta que empieza hoy viernes 22 de abril de 2016. Incluso sin necesidad de haber perdido el tren a primera hora de la mañana, uno de los mayores riesgos de jugar a ser el héroe de una película de suspense y apurar hasta el último minuto.

Hoy es también el mismo día que, en una de esas casualidades que tiene la vida, llega a los cines de todo el país 'Toro', cinta que ya no es tanta casualidad que se ha rodado en la ciudad que de tan buen grado nos acojerá durante los próximos días. Sólo así se entiende el por qué otorgarle el honor de inaugurar un festival a una película que pocas horas antes ya ha inaugurado más de 300 cines de todo el país.

Cosas de esas que sólo pasan en los países civilizados, supongo, en dónde a diferencia de Corea del Norte la gente tiene los medios suficientes para retorcer la coherencia hasta límites tan insospechados como tan insospechados pueden ser los límites. Algo que por otro lado también hace la mencionada 'Toro', por aquello de empezar a hablar de aquello que -en teoría- nos ha animado a coger un puñetero autobús hacia el sur, el cine.

Y eso es sin duda la mencionada 'Toro', una buena ración de ese cine del que emana cinefagia en la mayor parte de los fotogramas que aparecen en pantalla. Por supuesto poblado de múltiples referencias, que a estas alturas de la vida se trata de reformular a ser posible de manera descarada pero también estilosa. Y efectivamente, 'Toro' es un estilizado y apesadumbrado ejercicio de estilo con el que Kike Maíllo ha querido, con la impagable complicidad de Luis Tosar, José Sacristán y en menor medida Mario Casas, dar el golpe sobre la mesa que no consiguió dar con 'EVA'.

A mitad de camino entre el thriller asiático y el cine de Nicolas Winding Refn, más sin por ello perder de vista la herencia depositada en nuestra memoria por los quinquis de los 70 y los 80, lo mejor que cabe decir de 'Toro', al margen de su buen pulso y la convicción en sí misma, es que dentro de su clara adhesión a una corriente de claro talante internacional nunca pierde de vista su identidad territorial ni su vocación de elegante servicio (al) público. Algo que la aporta una especie de humilde y convincente contorno propio dentro de lo que, no obstante, remite constantemente a un déjá vu.

'Toro' recuerda a la estupenda 'Sicarivs' vista el año pasado, si bien enfocada dentro de su vertiente más comercial y por qué no decirlo, de cara a la galería. Solo la falta de mimo en los pequeños detalles, ahí donde se marcan las grandes distancias, así como por las incongruencias que, posiblemente, no lo parecen tanto cuando vienen de fuera, evitan rematar la embestida de este "toro". Algo que no es problema para disfrutar de ella como el modélico clon de gestos brillantes y acento castellano cuyo orgullo patrio sitúa un peldaño por encima de la barrera.

Una vez ya en Málaga, continuará...

Por Juan Pairet Iglesias
@Wanchopex


Click aquí para más información

Temas relacionados

< Anterior
Siguiente >

Comentarios

Noticias relacionadas