Buscador

Twitter Facebook RSS

'La Proposición': Una propuesta para olvidar

Vía El Séptimo Arte por 09 de julio de 2009

Si hablamos de comedia romántica, desde luego que hay actrices tan conocidas como probadas. Tenerlas en el reparto augura sin lugar a dudas el éxito de la cinta predefinido por el carisma de los actores principales y la química que se consiga con la pareja protagónica. Sandra Bullock por ejemplo es uno de esos casos particulares en los que uno la ubica al pensar en una película en una película de este género, toda vez que puede y se ha desenvuelto en otros. La propuesta (The proposal, EUA-2009), es el ejemplo claro y vivo. En ella Margaret (Sandra Bullock) es una gran editora que va a ser deportada a Canadá, su país de origen.

Para evitarlo, la ejecutiva declara que está comprometida con su asistente Andrew (Ryan Reynolds), al que lleva torturando durante años. Andrew acepta participar en la farsa pero condicionándola. Para cumplir requisitos del departamento de inmigración, la pareja se dirige entonces a Alaska a conocer la familia de él, y la ejecutiva de ciudad, acostumbrada a tener todo bajo control, se encuentra inmersa en situaciones en las que no se encuentra adecuada. Con planes de boda en camino y un agente de inmigración tras sus pasos, Margaret y Andrew se comprometen a seguir con el plan previsto pese a las consecuencias.

No hay originalidad en la propuesta de generar el romance a partir de una cuestión de obligación por parte de los dos personajes principales, se ha visto una y otra vez, y pues está siempre de más abundar en cuestiones de ese tipo. La originalidad vendría entonces al caso en el tratamiento de la misma, y del cómo generar la atención del espectador, y la empatía con lo que está ocurriendo en pantalla. Para ello habrá que dotar a los personajes de actores que puedan generar esa empatía, y en La propuesta se consigue de forma amable con una pareja que puede no sentirse comoda en su interacción, pero esto pareciera a propósito. Sandra Bullock como imán cinematográfico en este caso es la pista para desarrollar todo, entonces hay que conseguir un galán en potencia que pueda servir como contraparte. Ryan Reynolds no parece adecuado al papel, el principal motivo es la edad, pero eso se ve justificado en la trama de alguna u otra manera; y el desarrollo de la misma trama nos ayuda para poder hacer una ubicación oportuna para seguir el romance sin que esto sea impedimento, la cuestión... el carisma proyectado de manera considerable. Llega un momento en que la empatía con los actores es tal, que la química se hace efectiva y ya nada puede cambiar eso.

Peter Chiarelli en el área de guión logra emplazar una historia, y llevarla a buen término escena tras escena con el suficiente número de elementos cómicos y el timing medido para poder adecuarlo a una historia que también roza lo melodramático sin caer en ello. Por la misma cuestión, está el ritmo muy logrado y cada situación nos lleva a otra más elaborada haciendo el deleite de la risa hasta la carcajada; pero el ritmo a la mitad de la cinta se ve trastocado por evitar el lugar común, desplazándose a lo burdo, risible e ilógico. Las cosas de repente van bien, pero los golpes de humor cada vez se vuleven innecesarios al no poder ubicar el terreno perfecto para implementarlos. Que es lo que pasa, que al no haber precisión, parece que la historia se les escapa de las manos cuando no es así... la trama recupera fuerza hacía el final; pero es entonces que la música original de Aaron Zigman llega para hacer de las suyas. Definición correcta y concreta de la música incidental para las escenas cómicas; pero para la cuestión dramática, la música de preámbulo para una situación risible, hace que se pierda el ritmo, y que coarte de tajo la intención que había desde un inicio.

Anne Fletcher se encuentra entonces que con este su tercer largometraje -Un paso adelante (Step up); 27 bodas (27 dresses)-, logra afianzar un poco la vena de comedia romántica, que parece será el género en el que se irá desenvolviendo. La propuesta es parte de un inicio donde se mueve en término medio y la cadencia sorprende, llegando a ser parte de un ejercicio divertido que aunque así, es sólo un proyecto más para Reynolds, Bullock, Fletcher e involucrados. No pasará nada fuera de la gran taquilla, y olvidarla será practicamente sencillo, pues no ofrece nada nuevo y diferente. Tan sólo una propuesta.

por ÁngelNeg

< Anterior
Siguiente >

Comentarios

  • Avatar de jescri
    jescri 15 de Noviembre de 2009, 11:27:28 pm
    Yo no me aburrí nada... Una de las mejores comedias románticas que he visto en el último año, aunque tiene algún momento para olvidar.

    Spoiler (Click para ver)

    Nota: 7,5.
  • Avatar de Guevara
    Guevara 18 de Noviembre de 2009, 09:19:00 am
    Bueno, no me ha decepcionado demasiado porque tampoco esperaba gran cosa. Conste que me he leído vuestro comentarios ahora, que ya la he visto.

    Es una comedieta romántica más, de las que todos los años cae alguna. Yo, desde luego, no me gasto un duro en ir al cine a ver pelis de este tipo, pero lo que siempre digo, en casa, cómodamente y bien surtido, puede resultar entretenida porque sin ser buena, para nada es de las peores que he visto. No me arrancó ni una sola carcajadas, ésa es la verdad, pero más de una sonrisilla sí. Eso sí, una vez vista, a otra cosa, mariposa. No engrosará mi colección.
  • Avatar de Calde_Vila
    Calde_Vila 24 de Noviembre de 2009, 01:31:06 pm
    Otra que por pereza no comenté cuando la vi y ya tengo lejanos los detalles a comentar, pero bueno..la idea general está clara:

    Otra comedia romántica que mama de los tópicos pero que pese a ello resulta entretenida. Tenemos a la empresaria despiadada (Sandra Bullock) que todos odian y a la que le falta una escoba para ser bruja pero que en el fondo iremos descubriendo que como no, esto le viene por algún problema o trauma que le ha hecho que se cierre en si misma y lo pague con los demás y luego tenemos a su secretario (Ryan Reynolds), que parece un lameculos pagafantas que se lo aguanta todo y esta no lo valora pero como no, también es una persona interesantísima, con secretos y ah! buen corazón, claro.

    Y como los dos son guapetones pues están destinados a estar juntos :risa
    Las cosas se tuercen cuando para que no la extraditen a Canadá, la prota femenina obliga al chico practicamente a casarse con ella, como si fuera una labor más de las que hace para ella como secretario-chico para todo - esclavo. Entonces este se revela dado que a parte de jugarse prisión si les pillan, la tiene por el mango porque depende de él y es entonces cuando hay más frescura en ambos personajes y en sus diálogos. No llegan a ser especialmente ingeniosos pero empieza a ser más agradable el visionado aunque sea predecible lo que va a suceder.

    La cosa va mejorando con el viaje a Alaska a casa de la familia del protagonista masculino, donde encontraremos a personajes secundarios que destacan especialmente y que quizá hasta le den los mejores puntazos al film, como Ramón, el hombre del pueblo para todo y la simpática abuela. Aunque los protagonistas también tienen sus momentos, como ahora que recuerde el momento perro/águila y la protagonista tapándose las vergüenzas en la ducha...se nota que los años pasan pero sigue estando más que apetecible.

    En resumen...un film que no es que destaque mucho en el género ni creo que sea especialmente recordada, pero de entretenido y agradable visionado en contraposición con el maltrato que estaba sufriendo el género ultimamente de forma repetitiva con algunas tan pastelosas que podrían hacerte coger diabetes solo con mirar las carátulas.
    Un 5.8
  • Avatar de chendler
    chendler 29 de Noviembre de 2009, 02:21:15 pm
    A mí la verdad es que me gustó bastante, es muy amena y la pareja protagonista está muy bien. 7,5.
  • Avatar de Ludovicum
    Ludovicum 29 de Noviembre de 2009, 03:17:31 pm
    Me pareció entretenida pero de estas pelis ya te sabes el final, siempre el mismo.

Noticias relacionadas