Buscador

Twitter Facebook RSS

'High Life' - L'espace

Vía El Séptimo Arte por 08 de febrero de 2019
Imagen destacada

Las películas indies, habitualmente, no tienen grandes pretensiones. Debido a su ajustado presupuesto y a unos guiones que por norma general están más entre lo cotidiano y lo común que entre lo estrafalario y llamativo. Es una de las características que hacen tan llamativo este tipo de cine para muchos, ya que nos aleja de las producciones de gran presupuesto con guiones casi improvisados a las que estamos más que acostumbrados. Pero, hace unos años, surgió una productora llamada A24 que hizo cambiar totalmente el panorama. Todas las producciones de A24, incluso las que sólo están distribuidas por ellos como la que nos ocupa, tienen un empaque visual que es digno de grandes producciones y guiones que se suelen salir de la norma. 'Hereditary' o 'La bruja' son dos de las cintas de terror más alternativas y visualmente impresionantes que han salido en los últimos años. 'Moonlight' quizá no se aleja tanto del prototipo indie, pero ha llegado más lejos de lo que cualquiera esperaba, robándole el Oscar a mejor película a 'La La Land' en los Oscars de 2017. Todo esto lo digo porque 'High Life' no es la típica película de ciencia ficción. Al igual que 'Ex Machina', bebe mucho de otras obras, pero tiene mucha personalidad y momentos que te dejan con la boca abierta. Un ejemplo más de que todo, o casi todo, lo producido por A24 merece la pena. O al menos merece una oportunidad.

'High Life' no es una película polémica. En absoluto. Es una película con un ritmo exageradamente pausado. Si buscáis un poco sobre ella veréis que en algunos artículos se mencionan las escapadas por parte del espectador que hubo en varias proyecciones del film. Quizá esperaban algo que la película no les iba a dar bajo ningún concepto. Para resumir, 'High Life' es como meter en una batidora la filosofía y el potencial visual de '2001: Una odisea en el espacio' junto con el aspecto paterno filial de 'Interstellar' (el componente con más peso) y un poco de las intenciones en cuanto a mensaje de 'Mommy'. Una mezcla peculiar, que no a todos gusta. La pude ver en el maratón del Auditori que tuvo lugar en el festival de cine fantástico de Sitges de 2018, y había mucho resoplido y quejas por parte de la gran mayoría de la sala. Por lo que tengo entendido, no es común empezar con este estilo de películas en estas maratones, y he de admitir que a mí también me sorprendió/decepcionó. Pero una vez dentro de ella es imposible no sentir cierta simpatía por ella. Es imposible no encontrarle algo bueno. Uno no puede decir al acabar la película que ha perdido el tiempo.

Claire Denis nos da una de cal y una de arena. Su plomizo ritmo hace que sus 120 minutos parezcan muchos más. Su duración tampoco ayuda pues le sobra fácilmente media hora, culpa de ciertas escenas alargadas en exceso y de otras que realmente no aportan nada, intrascendentes, momentos reflexivos que no lo son tanto con la única intención de hacernos pensar que es un film mucho más inteligente de lo que realmente es. Pero cuando entra en juego la mecánica principal de su guion, cuando se explora como se puede sobrevivir pasando meses y meses en una nave espacial, cuando entra en acción el lado más humano... La película gana enteros. Las relaciones entre estos inadaptados sociales y el personaje de Binoche, o directamente entre ellos, son lo que más aporta. Digamos que el lado más humilde, es el que mejor funciona, en parte gracias a un gran trabajo por parte del reparto.

Robert Pattinson, tras la genial 'Good Time', nos brinda una vez más una actuación llena de matices y con una evolución de personaje fantástica mientras que Juliette Binoche, siendo el único personaje que no está en la nave por no haber delinquido, borda su papel como la villana de la función. El resto, más desconocidos, geniales. Es un tipo de película en la que se pide más credibilidad y naturalidad que destacar, y en todo momento se consigue. Consiguen dar la sensación de que son un grupo que se han adaptado a la situación, pero siguen sin tener confianza entre ellos. En los momentos más excéntricos hay lugar incluso para el humor (los diálogos de algunos personajes son divertidos e inesperados, y ojito con la escena de la fuckbox, uno de los momentos más inquietantes de 2019), y cuando realmente impresiona es cuando la ciencia ficción coge el timón y se mete de lleno en situaciones que uno no espera ver en una película de este calibre. Diré que 'High Life' es la película que tiene la incursión a un agujero negro más bizarra e impresionante que he visto nunca y que sus momentos finales son espectaculares. Su versión del espacio (solitario y deprimente) me gusta, y en su conjunto resulta una ciencia ficción refrescante, muy poco común.

Al fin y al cabo, es un drama sobre la paternidad no buscada, sobre cómo redimirse de lo que has hecho, de cómo una persona es capaz de adaptarse a la fuerza a los cambios que le van llegando... pero con la ciencia ficción como telón de fondo. Se agradece que nos quiera contar la historia haciendo que el espectador piense, sin tratarlo como un idiota, pero desgraciadamente no acaba de funcionar del todo la narración desordenada de los hechos. Los momentos entre Monte y Willow son muy bonitos y una forma nada edulcorada de entender la relación entre un padre y su hija. Denis nos intenta transmitir que, para alguien sin ningún tipo de experiencia ni conocimiento en el cuidado de niños, indiferentemente de estar en el espacio y en una nave con todo tipo de avances y recursos, es como empezar de cero, como volver al tiempo en el que cada nuevo suceso era un descubrimiento y un temor a la vez. Es el punto fuerte de la cinta.

'High Life' es una película con muchas cosas en contra y otras tantas a favor. No puedo decir que sea una gran película debido a sus graves defectos, pero tampoco puedo decir que sea mala ya que sus aciertos son muy notorios y la sensación final es satisfactoria, una sensación de no haber visto algo brillante pero sí atípico y especial. Sea como sea, está más que recomendada. Como he dicho al empezar la crítica, cualquier producción con el sello de A24 merece una oportunidad.


Nota: 5,0

Por Marc Sacristán García
@TheLebowskiMan

Temas relacionados

< Anterior
Siguiente >

Noticias relacionadas