Buscador

Twitter Facebook RSS

'The Farewell' - La mentira es la familia

Vía El Séptimo Arte por 08 de noviembre de 2019
Imagen destacada

Como Lulu Wang advierte abiertamente al comienzo de la película, 'The Farewell' se basa en una mentira real: Una de la que la escritora y directora de la película fue participe en 2013. Ella es Billi, ella es Awkwafina. Y ella era la que no estaba para nada convencida de que mentir abiertamente fuera lo mejor para todos. 'The Farewell' es la representación de una historia real que plantea más preguntas que respuestas. Porque así es en realidad la vida: Un mar de dudas con un futuro incierto que se replantea con cada pequeña decisión que tomamos. O que toman aquellos que nos rodean.

'The Farewell' es un cruce entre el drama, la comedia y en cierto sentido, apoyada en su apuesta formal, el cine de terror y de suspense. No deja de ser una celebración de la vida a través de la angustia de la muerte. Y de la familia, o de aquellos que nos rodean, familia o no. También, un relato en torno al choque de culturas en un mundo cada vez más globalizado. Pero, al igual que ocurría en la estupenda 'The Americans', es un conflicto tanto con nuestro entorno como, muchísimo más importante, con nosotros mismos que atañe a nuestras propias creencias como animales sociales.

'The Farewell' explota todo esto, y mucho más, de manera un poco densa, de manera un poco... no quiero decirlo, pero lo diré: Con mucho estilo, pero de manera un poco... aburrida. Quizá, porque 'The Farewell' es una de esas películas que suenan mucho mejor por escrito. Como ese libro de 500 páginas que explota los matices que una película de 90 minutos tan sólo alcanza a insinuar. Ahora bien, una imagen sigue valiendo más que mil palabras: 'The Farewell' suena mejor por escrito, y una vez vista, admite una segunda vida que la engrandece a poco que uno esté dispuesto a indagar en ella.

A poco que uno se anime a llevarle la contraria a esa "primera impresión" que, a los hechos me refiero, no es siempre la que (más) cuenta. Y es que 'The Farewell' aunque lo parezca, no es un "crowd pleaser" como lo podía ser 'Green Book'. Ni es una película fácil, ni es una película de consumo rápido. Ni mucho menos, un pasatiempo más o menos digno para toda clase de públicos. Como buena producción de A24, 'The Farewell' consta de múltiples capas que su creador no se ha molestado en desgranar para nuestro deleite, práctico y sencillo. No son unas "pequeñas mentiras para estar juntos".

Porque ni son pequeñas, ni son necesariamente para estar juntos. Como otras tantas grandes películas, 'The Farewell' se adivina como la forma en la que Lulu Wang ha exorcizado sus demonios, por llamarlo de alguna manera. Una obra se adivina muy personal que no tiene nada claro su lugar en el mundo porque, en el mundo actual, resulta verdaderamente extraño que alguien lo tenga. Como bien explicaba 'El club de la lucha' hace 20 años, las cosas ya no son tan sencillas como lo fueron, quizá, alguna vez. El mundo, nuestro entorno, nosotros mismos nos transformamos a cada instante.

Si bien Internet parece que ha conectado a todo el mundo, no es sino una falsa percepción. La vida no es el resultado de una búsqueda en Google. 'The Farewell' plantea muchas preguntas respaldada por una convicción emocional que al igual que la excelente banda sonora de Alex Weston, explota en esos momentos puntuales que hacemos nuestros. Que podrían ser nuestros. Pero Lulu Wang no se gira para ver si la peonza sigue girando. Deja que sea nuestras propias experiencias vitales las que doten de perspectiva a una obra tan elegantemente compleja como 'The Farewell'.


Por Juan Pairet Iglesias
@Wanchopex

Temas relacionados

< Anterior
Siguiente >

Comentarios

  • Avatar de cicely
    cicely 11 de Noviembre de 2019, 10:14:32 am
    Cuanto más veo cine oriental, más me gusta. Esta me la apunto que tiene pintaza. Gracias Wancho

Noticias relacionadas