Buscador

Twitter Facebook RSS

'Worth' - Detrás de cada víctima, siempre hay una persona

Vía El Séptimo Arte por 10 de septiembre de 2021
Imagen destacada

'Worth' recuerda a otras recientes producciones como 'The Report' o 'The Mauritanian', también relacionadas con los sucesos del 11-S. Han pasado 20 años, y una vez superado el impacto inicial parece que ahora los norteamericanos se empiezan a hacer preguntas que hace 20 años no se hacían, por lógica y comprensible comodidad. Normal, el tiempo es lo que da la perspectiva. No se puede juzgar adecuadamente un hecho si no se le da un mínimo de tiempo que lo sitúe en su sitio al margen del contexto circunstancial del momento.

Por suerte para ellos, no tienen como en España una panda de golfos ambidiestros que todo lo retuercen en favor del discurso que les dé de comer. En ese sentido los norteamericanos saben como situarse a pie de calle y al margen de cualquier ideología, reducir historias como la de 'Worth' a un David contra Goliat. Una historia en donde David es ese espectador que gusta creerse de buena conciencia y Goliat es "el sistema". Ese "sistema", impuesto por los dioses, que siempre asume que el orden natural es que "arriba es arriba" y "abajo es abajo".

Una historia adscrita a ese género en el que asistimos al proceso de cómo un abogado o burócrata descubre que tiene corazón, y que detrás de cada cifra hay una persona, y una vida humana. Michael Keaton es este burócrata al que interpreta con la solidez habitual de alguien que hace 30 años ya estaba "Detrás de la noticia". La solidez de su labor es extensible a todos los aspectos de un filme intachable y de rigurosa efectividad, y con el que es tan complicado no empatizar como encontrar en él algo que verdaderamente nos sorprenda o maraville.

Me vienen a la cabeza títulos como 'Acción civil' o 'Aguas oscuras'. La hoja de ruta es tan clara como preciso es el resultado. 'Worth' es irrefutable en su manejo de un leitmotiv tradicional y convence en la medida que cuenta una historia con claridad meridiana. Puede que como tantas otras, se sienta como parte de ese mismo "sistema" al que como un doble de acción, pega sin golpear. El equivalente fílmico a cuando pensamos que hemos salvado y arreglado el mundo porque hemos reciclado un brick de leche. Puede, tal vez, quizá.

Pero no es menos cierto que el que gana un torneo es porque las pequeñas victorias como la que supone 'Worth', una película que hace honor a la más básica definición de película, la de contar una historia, cosa que además hace con elegancia y respeto, son las que le han dado la oportunidad de poder luchar por ganarlo.


Por Juan Pairet Iglesias
@Wanchopex

Temas relacionados

< Anterior
Siguiente >

Noticias relacionadas