Buscador

Twitter Facebook RSS

'Yo me encargo de la cerveza' - ¡Por el alcohol!

Vía El Séptimo Arte por 29 de septiembre de 2022
Imagen destacada

Después del éxito de 'Green Book' Peter Farrelly se ha venido arriba. 'Yo me encargo de la cerveza' es un proyecto claramente más exigente y complejo que aquella que el de Mary y los tontos muy tontos logra salvar más por el potencial inherente a la historia que por su buena mano como cineasta. Tampoco es que entorpezca o moleste, si bien no logra lo que por ejemplo sí logró Robert Zemeckis con un match-ball como el de 'Forrest Gump'.

Esto es, proyectar la historia e impulsar la película por encima de su condición de crowd-pleaser. Al igual que ya lo era la mencionada 'Green Book', este viaje del Barón de la Birra por Vietnam es una película hecha para complacer, agradar y emocionar a todo el mundo. El problema, para quien se lo encuentre o se lo quiera encontrar, es que al igual que en su momento 'Forrest Gump', no se trata de una película a la que la inercia tienda a socorrer.

Dicho de otra manera, 'Yo me encargo de la cerveza' es una película irregular y dispersa que carece de una narrativa cohesionada y de un tono estable. Una película con la que su director parecería estar en guerra si no fuera alguien tan blandito como un Farrelly que por otro lado, lo único que hace es llevársela a su terreno sin la elegancia y encanto del Zemeckis de 1994 que este, incluso con su talento, no ha sido capaz de reeditar durante el siglo XXI.

No se equivoquen, 'Yo me encargo de la cerveza' se trata de una película disfrutable aunque pueda no ser una gran película, ni mucho menos la que podría haber sido con estos mimbres. Funciona, pero a arreones y sin que el drama y la comedia, la birra y la guerra terminen de trabajar juntas. Es como un puré en donde todos los ingredientes están presentes porque, evidentemente, están dentro de la cazuela aunque sólo se hayan cocido sin batir.

La sensación, extrañamente, es que se trata de una película mucho más interesante que 'Green Book' pero al mismo tiempo mucho menos redonda. Zac Efron lo da todo y su entusiasmo es contagioso, casi tanto como la tendencia bonachona e idealista de Farrelly. Pero no deja de ser un paseo por el infierno teñido de un importante dramatismo, siendo que carece de la contundencia de una apuesta tan decidida como la de sí, 'Forrest Gump'.

No deja de ser un "basado en hechos reales" aunque rara vez lo parezca, siendo algo más cercano a un cuento de hadas moralista para adultos de lógica cuestionable y credibilidad dudosa. De esta manera, nos queda un agradable pero inconsistente crowd-pleaser pasajero cuyo persistente dramatismo no arraiga fuera de lo que, como ficción de consumo rápido, nos parecerá más o menos simpática según sean nuestras expectativas.


Por Juan Pairet Iglesias
@Wanchopex


Temas relacionados

< Anterior
Siguiente >

Comentarios

  • Avatar de Wanchope
    Wanchope 06 de Octubre de 2022, 08:53:44 am

Noticias relacionadas