Buscador

Twitter Facebook RSS

La clausura, a cargo de ''Fellini''

Vía Festival de Venecia por 07 de septiembre de 2013
Y de documental a documental... y tiro porque me toca. Venecia cierra el mostrador. Última ronda, que aquí todo está vendido y la gente se quiere ir a Toronto. La 70ª Mostra ha clausurado con otra concesión a la no-ficción, que al mismo tiempo ha supuesto un último homenaje al ahora maltrecho cine italiano. Como el presente (a todos los niveles) da más náuseas que cualquier otra cosa, es comprensible que se recurra al ayer para hallar consuelo. Ya saben, aquello de ''cualquier tiempo pasado...'' acostumbra a dar sus resultados.

Como ya sucediera con Franceso Rosi, Venecia ha recuperado del olvido a Ettore Scola, quien supuestamente se retirara del mundo del cine hará ya una década. Diez años después de la coral 'Gente de Roma', el veterano cineasta se postra en 'Che strano chiamarsi Federico!' ante la figura del gran(dísimo) Federico Fellini. La película mezcla imágenes de archivo con recreaciones ficticias, e intenta indagar en un pozo sin fondo: ¿Quién fue realmente Fellini?, se pregunta Scola, y las respuestas que provee son del todos convincentes. Por imaginativas, por tiernas con el objeto de estudio y por divertidas. El -afortunadamente- ''resucitado'' director logra asentarse en el tan esquivo equilibrio de este tipo de productos. Dicho de otra manera, y aplicado al caso, consigue reivindicar su propia voz... sin olvidarse de hacer justicia a su -nuestro- ídolo. Chapeau.

Y con la Competición cerrada desde ayer, sólo queda esperar al fallo de Jurado, presidido por otro peso pesado: Berarno Bertolucci. Como siempre, toca especular y basarse en las sensaciones transmitidas por las crónicas que nos han llegado estos días desde la ciudad de los canales. A priori, parten con ventaja, respecto a sus rivales, Tsai Ming-liang, Kelly Reichardt, David Gordon Green, Jonathan Glazer, Stephen Frears y, por qué no, el ya retirado Hayao Miyazaki. El León de Oro espera.

Click aquí para más información
< Anterior
Siguiente >

Comentarios

  • Avatar de reporter
    reporter 08 de Septiembre de 2013, 12:59:39 am
  • Avatar de Wanchope
    Wanchope 10 de Septiembre de 2013, 06:30:20 pm
    Cuanto mal le ha hecho Toronto a Venecia...  :disimu
  • Avatar de perka
    perka 10 de Septiembre de 2013, 10:02:56 pm
    En mi opinión Toronto tiene mejor cartel ya que muchos de los grandes festivales (cannes, venecia)
  • Avatar de Genjuro
    Genjuro 11 de Septiembre de 2013, 12:13:40 am
    En mi opinión Toronto tiene mejor cartel ya que muchos de los grandes festivales (cannes, venecia)

    Depende del perfil y de los requisitos.

    Por un lado, si hablamos de cine de autor, nadie le tose a Cannes. Si hablamos de perfiles más oscarizables, Toronto lleva la delantera.

    Por otro, si no importa que sean estrenos o no, pues igual Toronto puede discutirle a Cannes su lugar, porque recoge un gran número de películas del propio Cannes, de Venecia o de Telluride. Pero vamos, también lo haría Londres, por ejemplo.

    Al festival que parece se ha comido es a Venecia, aunque para mí los films de Tsai, Garrel, Reichardt y Miyazaki tienen mucho más interés que cualquier película que pueda estrenar la cita canadiense.
  • Avatar de Wanchope
    Wanchope 11 de Septiembre de 2013, 10:07:42 am
    Por un lado, si hablamos de cine de autor, nadie le tose a Cannes. Si hablamos de perfiles más oscarizables, Toronto lleva la delantera.

    Es lógico, Toronto se ha convertido junto con Sundance en el gran festival de Norteamérica, y a los norteamericanos les sale más cómodo presentar sus películas allí que cruzar el charco para venirse a Europa. Y hoy por hoy, para los países angloparlantes es el mejor escaparate (pues vender cualquier producto a Estados Unidos te sufraga los gastos, prácticamente).

    Al festival que parece se ha comido es a Venecia, aunque para mí los films de Tsai, Garrel, Reichardt y Miyazaki tienen mucho más interés que cualquier película que pueda estrenar la cita canadiense.

    A Venecia y a San Sebastián, también, al que parece que le llegan las sobras de ambos. Pero como dices la diferencia principal entre Toronto y Venecia es lo que podríamos llamar el factor populista, en donde Venecia suele estrenar títulos de autor más minoritarios y Toronto cintas que cuentan con una mayor proyección popular, para entendernos.

    También es que los medios norteamericanos realzan muy mucho lo que sucede en Toronto mientras que, ahora más que nunca, tienden a ignorar Venecia siendo que ambos coinciden en el tiempo (un gran fallo, por cierto).

Noticias relacionadas