Buscador

Twitter Facebook RSS

'La chica danesa' - Einar, Oscar y Lili

Vía El Séptimo Arte por 14 de enero de 2016

La chica danesa

‘La chica danesa’ relata el suceso real en el que Einar Wegener, que se somete al primer cambio de sexo por tal de conseguir y completar ser su verdadero yo, Lili Elba. Uno de esos bitopics con carácter dramático con una historia pequeña pero personal de los que cada vez más abundan y uno de los géneros que, personalmente más me cuesta valorar. Con ‘La chica danesa’ nos encontramos con éste tipo de películas que se apoyan principalmente en relatar eso, un ‘basado en hechos reales’ al que es importante resaltar que no tiene por qué ser sinónimo de una gran historia, ni si quiera de un grandísimo guión -con lo que cada uno pueda interpretar al referirse a un gran guión- o acontecimiento que cambió el mundo. Más bien, a groso modo, todo lo contrario. (Aunque en el cartel aparezca la palabra extraordinaria, debemos entenderlo por el sentido más 'insólito' que 'impresionante').

Tom Hooper, que parece sentirse cómo pez en agua en ambientaciones de época tras dirigir su premiada ‘El discurso del rey’ seguida de la también –pero no tan- premiada ‘Los miserables’, vuelve a sacar su mapa del tesoro en búsqueda de repetir una fórmula con la que agradar tanto al público cómo a la academia –y otros sectores- a los que solicitar más estatuillas y otros galardones con los que aumentar su colección, empezando con la elección de un tema que trata sobre un colectivo todavía muy minoritario, que incluso a día de hoy –que se sorprenda nadie- puede ser un tanto dificultoso en la comprensión y aceptación, al menos en gran medida, del público general. Cómo mencionaba antes, estamos ante un ‘basado en hechos reales’ con una historia a relatar que no supone ni se guarda uno de esos giros y acontecimientos que nos vayan a dejar con la boca abierta en la butaca del cine –y que tanto nos gusta cuando ocurre-, pues bastaría con leer la sinopsis, uno de los tráilers o simplemente la primera frase con la que abre éste escrito para intuir, sin mucho margen de error, por dónde van a a ir los tiros.

Así pues, la cinta nos lleva junto la banda sonora de Alexander Desplat, con una melodía tan dulce cómo melodramática, contenida, sabiendo dejar los silencios cuando la narrativa lo requiere, jugando un papel importante en los momentos más relevantes, un ejercicio de compresión, de aceptación, buscando una conexión para el público, ante un tema y determinados momentos en el que pueda llegar, repito, incluso a día de hoy, incomodar a más de un asistente. Y también a un retrato -que no necesariamente crítica- a cómo la sociedad de la época asumía e interpretaba la ‘enfermedad’ que Eignar Wegener. Y en parte, un reflejo de pensamiento que todavía sigue vive idéntico para ciertos miembros de la población, lamentablemente.

De la misma manera que el director va en busca del tesoro, estamos ante una de esas cinta que gran parte de su resultado se sustenta en la calidad de sus interpretaciones, uno de los realmente puntos fuertes del film, lo que se convierte nuevamente en un camino dónde poder encontrarse con las preciados y codiciados títulos honoríficos. Eddie Redmayne, quién da vida a Eignar Wegener Lili Elba, repite en uno de esos papeles que se intuyen golosos para la obtención de una estatuilla… y no es para menos, pues consigue, nuevamente, sorprendernos, con una interpretación en la que brilla especialmente en el lado femenino que se siente sencillamente impecable, aunque, todo sea dicho ya de paso, su interpretación cómo Stephen Hawking de ‘La teoría del todo’ –papel por el que parece haber nacido y por el que ya consiguió llevarse varios premios, entre ellos, Oscar a mejor actor- puso el listón tan alto que tal vez, y sólo tal vez, ésta interpretación quede vista a un pequeño, sólo pequeño escalón por debajo. Pero detrás de un gran hombre, o en éste caso, mujer, siempre hay una gran mujer, Gerda Wegener (Ex Machina, Operación U.N.C.L.E.), quién se encuentra con posiblemente la situación más complicada de todo el relato –por encima del personaje protagonista, quién rápidamente tiene quién es y lo que quiere- interpretada por una Alicia Vikander que vuelve a demostrar que es mucho más que una cara bonita, brindándonos la mejor interpretación de su carrera.

‘La chica danesa’ es un film con un tema a reflejar que se antoja en primera instancia complicado, realizado con elegancia y de estilo preciosista, en lo que todo luce estar calculado y medido con regla, lo que no tiene que ser valorado cómo síntoma de perfección, pues es precisamente esta perfección la que resta personalidad a una cinta bien acabada que parece ir en una búsqueda constante de ir directamente por el Oscar. Una película con un estilo tan correcto y delicado que, a su vez, no se le encontraran elementos destacables con la que conseguir que permanezca en nuestro recuerdo mucho más allá, quizás, de por exelente la calidad de las interpretaciones... y bueno, en el supuesto, por si Tom Hopper consigue encontrar su preciado tesoro...

Por Alex Martín Fernández
@fenometrix


Temas relacionados

< Anterior
Siguiente >

Comentarios

  • Avatar de Wanchope
    Wanchope 18 de Febrero de 2016, 10:50:48 am
    Un mes después, finalmente, cayó.  :poss

    ‘La chica danesa’ es un film con un tema a reflejar que se antoja en primera instancia complicado, realizado con elegancia y de estilo preciosista, en lo que todo luce estar calculado y medido con regla, lo que no tiene que ser valorado cómo síntoma de perfección, pues es precisamente esta perfección la que resta personalidad a una cinta bien acabada que parece ir en una búsqueda constante de ir directamente por el Oscar. Una película con un estilo tan correcto y delicado que, a su vez, no se le encontraran elementos destacables con la que conseguir que permanezca en nuestro recuerdo mucho más allá, quizás, de por excelente la calidad de las interpretaciones...

    Casi más uno. Discrepo con Feno en esto último, pues más allá de las interpretaciones de sus dos protagonistas también me quedo con su acabado visual, el cual junto a su BSO justifica de sobra su visionado en la pantalla grande. De hecho es lo que más me ha gustado, siendo comprensible su nominación al mejor diseño de producción. A diferencia de en 'Los miserables', aquí Hooper si me ha convencido como me convenció en 'El discurso del Rey'. La diferencia respecto a esta está en lo que decía Beyond, que a diferencia de aquella 'La chica danesa' si se muestra algo forzada y superficial.

    Por último decir que coincido en que es Vikander la que "cae mejor" de los dos y se convierte en la "protagonista espiritual" de la película. Redmayne tengo que reconocer que me irritó un poco con tanta sonrisita picarona, algo que no obstante lo atribuyo igualmente al carácter del personaje.
  • Avatar de fenometrix
    fenometrix 18 de Febrero de 2016, 11:21:52 am
    Eh! Yo no he dicho que el acabado visual y BSO ésten mal! Cómo mínimo, no en ese párrafo!
  • Avatar de Wanchope
    Wanchope 18 de Febrero de 2016, 11:51:12 am
    Eh! Yo no he dicho que el acabado visual y BSO ésten mal! Cómo mínimo, no en ese párrafo!

    Me refería a que también me acordaré de esos elementos cuando piense en la película. De hecho creo que me acordaré más de la puesta en escena que de los dos protagonistas.
  • Avatar de Sacri94
    Sacri94 30 de Mayo de 2016, 04:42:57 pm
    'La chica danesa' es una gran historia. Tom Hooper le aporta estilo visual a un ejercicio tan pro-Oscar como este, con unos paisajes daneses absolutamente espectaculares y con la peculiar forma de rodar que él tiene. Resulta igual de fácil que una película suya esté nominada en los Oscars como saber que ha sido dirigida por él. Esto resulta extraño, y tiene cierto mérito.

    En el resto, la película está bien. Es decir, no despunta, pero gusta. Lo que más llama la atención es una banda sonora de Alexandre Desplat realmente preciosa y que se funde a la perfección con el estilo de Hooper. Hablo en lo audiovisual, obviamente, pues lo que más llama la atención del film es su reparto. Vikander y Redmayne forman una pareja formidable, siendo bastante evidente el porqué del Oscar a la primera. Pasa por encima de quien se supone que es el personaje principal y consigue que empaticemos con ella tanto como lo hacemos con Lily. Redmayne, que me encantó en 'La teoría del todo' y lo destesté en 'El destino de Jupiter', aquí cumple en un papel que se antojaba realmente complicado. Consigue reflejar a la perfección lo que Lily debió sentir en aquel momento, un poco sobreactuado en ocasiones (así es él).

    No es una cinta que pasará a la historia pero si me parece que tiene dos interpretaciones principales maravillosas. El film consigue dar a conocer una historia tan necesaria como esta y la sensación que tiene uno al acabarla es que Lily lo pasó realmente mal, y que en aquella época, la gente no solía ser buena con cualquier cosa que pareciese diferente. Los diagnósticos que le dan algunos médicos al protagonista son brutalmente crudos y surrealistas. Pero esto sigue pasando hoy en día en algunos sectores, por penoso que sea.

    La dejamos en un 6,5. Es muy limitada y demasiado correcta en todo, lo cual la deja como una película disfrutable pero no será la favorita de nadie.

  • Avatar de Michael Myers
    Michael Myers 25 de Marzo de 2019, 02:15:20 pm
    LA CHICA DANESA QUE NO LLEGÓ AL CORAZÓN

    Tom Hooper es un director que me transmite sensaciones diversas. 'The Damned United' y 'El discurso del rey' me gustaron, mientras que 'Los miserables' y la que nos ocupa no me han parecido nada del otro mundo.

    Mi problema con esta película es que transcurre en camino seguro, mientras que hay poquísimo espacio para el drama. Tampoco pido que haya drama que se salga de madre, pero sí que me hubiese gustado ver situaciones más calamitosas para la pareja principal. Y no será por Eddie Redmayne y Alicia Vikander (ella sobre todo), que dan unos notables trabajos.

    El envoltorio es lo mejor y, a su vez, lo peor de este trabajo de Hooper. Por un lado tenemos paisajes, lugares y vestuario preciosos; por el otro tenemos ese mismo envoltorio que no ofrece nada más, salvo un drama excesivamente contenido. Con un poco más de riesgo, habría estado definitivamente en un altar.

    6

Noticias relacionadas