Buscador

Twitter Facebook RSS

'La hija' - Crónica de una tragedia (in)evitable

Vía El Séptimo Arte por 25 de noviembre de 2021
Imagen destacada

En una época en la que es muy común valorar cualquier película sin término medio como "la mejor" o "la peor", es una tentación muy grande comenzar diciendo que 'La hija' es la mejor película de Manuel Martín Cuenca. Lo sea o no, que en verdad ni lo sé ni me importa, sí es una película que funciona muy bien, tanto a la medida de sus elementos como de sus ambiciones. También, para quien esto suscribe una obra más redonda que 'Caníbal' y 'El autor', los otros dos (no tan, tan) apreciables thrillers por los que ubico en este nuestro mundo a Manuel Martín Cuenca.

En 'La hija' el cineasta presenta un tenso thriller cocido a fuego muy bajo que remite a películas como 'Perros de paja' de Sam Peckinpah, así como a otros posibles derivados patrios de los años setenta y ochenta que mi memoria no acierta a concretar. Es una imagen muy vivida pero a la vez muy difusa para mi desgracia, siendo un tipo de cine hacia el que soy particularmente afín y en donde casi a cámara lenta se asiste a la crónica de una tragedia (in)evitable. Casi dos horas a la espera de que suceda aquello que de una u otra manera sabemos que sucederá.

Lo dicho, lo que de alguna manera es (in)evitable. Por algún lado tiene que reventar. O de lo contrario nos sentiríamos engañados, pues se trata de una certeza por supuesto fundamentada, totalmente respaldada y alimentada por un guión y una dirección que desde el primer momento se aplican en desarrollar una sensación de calma muy intensa, y por supuesto, tensa. Una sensación de plácida incomodez y de violencia soterrada pidiendo la vez que arropa al filme de principio a fin mientras con calma, van pasando los minutos y solapándose los acontecimientos.

El arte de dilatar una narrativa enfocada en saborear cada giro, causa y efecto de un desarrollo dramático que si bien no está reñido con la sorpresa, apuesta más por la angustia (im)paciente asociada a un destino trágico que tememos alcanzar. La hostia a cámara lenta que vemos venir desde Cuenca, siendo ese instante hasta el impacto lo más sentido, por cuanto nuestra mente se adelanta a un dolor inminente pero aún no infligido. Ese momento de certidumbre durante el que la vida se detiene y nos permite sopesar lo mucho (o poco) que nos va a doler.

Puede que 'La hija' sea la mejor película de Manuel Martín Cuenca. O tal vez no. Ni lo sé ni me importa, siendo algo en cualquier caso más importante y relevante: Una película que funciona muy bien, tanto a la medida de sus elementos como de sus ambiciones. La categoría como cineasta de Manuel Martín Cuenca queda totalmente enmarcada con esta elegantísima propuesta de paciente y parsimonioso suspense. Un exquisito ejercicio de estilo respaldado además por dos intérpretes en eterna buena forma como Javier Gutiérrez y Patricia López Arnaiz.


Por Juan Pairet Iglesias
@Wanchopex


Temas relacionados

< Anterior
Siguiente >

Noticias relacionadas