Buscador

Twitter Facebook RSS

'Los Pitufos: La aldea escondida' - Y luego ya si eso, los Pitufos

Vía El Séptimo Arte por 31 de marzo de 2017
Imagen destacada

Voy a ser breve, dado que 'Los Pitufos: La aldea escondida' no es el tipo de largometraje que demande lo contrario. Ni como "largometraje de animación" ni mucho menos como "largometraje" a secas. Algo que no obstante, las cosas como son, tampoco es que sorprenda a esas alturas de la vida... por desgracia.

'Los Pitufos: La aldea escondida' es el tipo de producto -término más adecuado- que existe por las posibilidades mercantiles de la licencia. Más una excusa para mantener viva una llama azul que permita volver a los niños en contra de sus padres, obligados a contentar y entretener a una prole aún poco exigente con la vida.

Para que se hagan una idea, 'Los Pitufos: La aldea escondida' termina con un baile multitudinario al son de una canción interpretada por un artista de moda. Básicamente, un intento descarado por transmitir ese buen rollo, júbilo y sensación de diversión que los 85 minutos de película anteriores no han sabido transmitir.

¿Es que nadie va a pensar en los niños? Si nos ponemos así, por qué no mejor, ¿y es que nadie va a pensar en los adultos que llevan de la mano a esos niños? 'Los Pitufos: La aldea escondida' es lo que se pueden imaginar que es: Lo que un padre hace por su hijo porque le quiere, y porque así es más cómodo... que no más barato.

No me malinterpreten, 'Los Pitufos: La aldea escondida' no es que sea mala, es que no supone ningún reto para un adulto. Es el clásico producto conformista, predecible, cobarde y simplón que uno ha visto tan a menudo que piensa, cree, sospecha, que a un niño le entretiene por inexperiencia, y porque no es quién paga.

Entre medias de la resignación del "es lo que hay", los condescendientes recuerdos de la infancia y la frustración de quién ve despilfarrar opciones con tanta poca alegría: Si 'Los Pitufos: La aldea escondida' se hace llevadera es porque, al fin y al cabo, asumimos de antemano que el mundo es, básicamente, lo que es.

Y luego ya si eso, los Pitufos.

Por Juan Pairet Iglesias
@Wanchopex


Temas relacionados

< Anterior
Siguiente >

Noticias relacionadas

Elseptimoarte.net utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia con el sitio web. Al continuar con la navegación consideramos que acepta su uso. Mira nuestra política de privacidad